Menú Portada
EXCLUSIVA: MEMORIA ECOMOMICA REAL MADRID 2007-08 (1)
La reversión de las amortizaciones que en su día hizo Florentino Pérez le ha permitido presentar ganancias en lugar de pérdidas

Calderón recurre a una “salvedad contable” para presentar superávit en las cuentas

Noviembre 16, 2008
pq__portadamemoria.jpg

Ramón Calderón, presidente del Real Madrid, presentará el próximo martes en la asamblea de compromisarios del club un superávit de 35,330 millones de euros del ejercicio 2007/08, cerrado a 30 de junio. Una cifra casi idéntica a la de la temporada anterior. Calderón presentará a sus socios un presupuesto de gastos para la temporada actual de 373,813 millones, en la que espera llegar a los 400,156 millones de ingresos. Pero tras esos fantásticos números hay otros datos que demuestran que la gestión de Calderón no es tan boyante como querrá vender.
¿Hay alguien que no haya escuchado a Ramón Calderón pregonar a los cuatro vientos que el ejercicio económico cerrado el pasado 30 de junio ha sido el mejor de la historia del Real Madrid? No, ¿verdad? Pues verás como sale algún compromisario (más de uno) y le rebate todas las bondades vendidas en los medios de comunicación amigos. Le pueden decir, por ejemplo, que los 35 millones de beneficio en realidad han sido déficit, de no haber recurrido a una “salvedad contable” como el propio Real Madrid define en su Memoria Económica. O que el pasivo circulante es superior al activo circulante. O que los tribunales han vuelto a fallar en contra del club y a favor de Hacienda. O que se acabó lo de presumir de deuda bancaria cero, porque ya hay un crédito concedido de 29 millones de euros, aunque a 30 de junio no estaba tocado. O que la sección de baloncesto volvió a perder más de 16 millones de euros. O que siguen cayendo los ingresos por merchandising…
Pero para ser justos, también hay que reconocerle a Calderón que tras muchos años los auditores (Ernst & Young) no han puesto ningún reparo a las cuentas. Se ajustan al Plan General de Contabilidad y por tanto, son aprobables porque representan el verdadero estado de la entidad. Otra cosa es que ese estado sea bueno o malo. Es opinable. Y algunos datos indican que hay que preocuparse.

Reversión de las amortizaciones

Si usted lee la memoria (mañana la publicaremos íntegra), comprueba la cuenta de pérdidas y ganancias y se fija minuciosamente en cada detalle, inmediatamente comprobará que los alardes de ejercicio magnífico pregonado por Calderón carece de fundamento. Sí, las cuentas arrojan un superávit después de impuestos de 35.307.000 euros, exactamente 85.000 euros más que en la temporada 2006/07. Pero si miramos el total del resultado ordinario comprobaremos que el beneficio antes de impuestos es de 12.382.000 euros, lo que representa más de 13 millones de euros menos que la anterior campaña.
¿Cómo es posible entonces un superávit similar al de un año atrás? Hay que ir al capítulo de ingresos extraordinarios, donde nos encontramos una cifra inesperada: 85.813.000 euros. A 30 de junio de 2007 los extraordinarios fueron de 2,4 millones de euros. ¿De dónde ha salido todo ese ingreso extra? La propia directiva lo explica en la Memoria: “Los ingresos extraordinarios corresponden fundamentalmente a la reversión de la amortización acumulada del inmovilizado inmaterial deportivo y no deportivo por 68.312.000 euros y 13.325.000 euros respectivamente”.
Les traduzco: Durante el mandato de Florentino Pérez el Real Madrid adoptó la resolución de amortizar todas las compras de jugadores y otros activos en el mismo ejercicio de la adquisición, algo que el Plan General Contable español no permite. Para que lo entiendan, si Zidane costó 72 millones de euros y firmó por cuatro temporadas, el Real Madrid amortizó los 72 millones en el momento del fichaje, cuando lo correcto hubiera sido amortizarlo en cuatro años, a 18 millones por año. Los auditores lo fueron señalando temporada tras temporada, aunque Florentino lo hizo con una finalidad clarísima: rebajar al máximo los impuestos que había que pagar por la venta de la vieja Ciudad Deportiva. De no haberlo hecho así la Hacienda Pública se hubiera llevado un bocado enorme de los 720 millones de euros de la venta.
Ahora Calderón ha decidido corregir ese error, con lo que el Real Madrid lo que en aquellos ejercicios marcó como gastos no lo eran y ahora, de golpe, el actual presidente lo hace aflorar como ingresos extraordinarios por esa “salvedad contable”. Así, en las notas 5 y 6 de la Memoria afloran esas cantidades, que se puede decir que son las que han salvado la campaña. Se ponga como se ponga Ramón Calderón.
O sea, que por muy mal que hable Calderón de Florentino Pérez, le tiene que estar muy agradecido a su habilidad financiera durante su mandato, porque de lo contrario la temporada 2007/08 hubiera pasado a la historia como una de las más nefastas económicamente. Porque otra herencia del pasado, concretamente de la época de Lorenzo Sanz (1996-99) ha supuesto en el ejercicio pasado un quebranto ante Hacienda de 21.870.000 euros correspondiente a los derechos de imagen y el IVA en las operaciones referidas. Aunque el Madrid ha recurrido al Supremo nada hace indicar que lo vayan a recuperar.
Consecuencia, que nos hubiéramos ido a una desfase de más de cuarenta millones de euros negativos entre los ingresos y los gastos extraordinarios, que hubiesen llevado el ejercicio a casi treinta millones de euros de pérdidas.

Más Pasivo que Activo, y la Deuda

Por último, otros dos datos son igualmente relevantes en este primer análisis de las cuentas del Real Madrid. El club reconoce una deuda exigible de 284 millones de euros, de los que deduce 85 millones que era la tesorería existente a 30 de junio. En consecuencia Calderón anunciará a los socios que la deuda del Real Madrid asciende a 199 millones de euros, cantidad perfectamente asumible por una entidad del prestigio del club blanco. No tan aceptable si como la propia junta reconoce la Ciudad Deportiva está construida en un 20 por ciento de su totalidad. Lo peor de la cifra, que en un año ha crecido de 157 millones a 199 millones de euros.
Pero sin duda lo más preocupante para los socios está contenido en la nota 7 de la Memoria, referida al activo circulante (todo lo que se puede hacer dinero de forma rápida) y al pasivo circulante (créditos comerciales, otorgados por proveedores y acreedores, pagarés, etc.). Dice textualmente que “las elevadas inversiones realizadas en el inmovilizado en los últimos ejercicios junto con el importe de las cuotas de socios y palcos girados antes del 30 de junio, dan lugar a que el pasivo circulante sea superior al activo circulante. A pesar de esta situación y de acuerdo con la información disponible, existen factores mitigantes como los resultados positivos previstos para el próximo ejercicio, la naturaleza recurrente de los saldos acreedores operativos (jugadores, compras, socios, palcos), así como la existencia de la línea de crédito por importe de 29 millones de euros (sin disponer al 30 de junio) que mitigan las dudas que pudieran surgir sobre potenciales riesgos de tesorería y sobre la situación financiera del club”.
Sí, como lo leen. La cantinela de no tenemos deuda bancaria va a pasar a mejor vida. Dice la nota 18 de la Memoria: “Con posterioridad al 30 de junio se ha acordado con una entidad financiera los términos para una posible financiación que se llevaría a cabo en el caso de producirse una eventual adquisición que se considera estratégica para el club”. O sea, dinero para fichar, pero que como han leído antes, también está previsto por si las cosas económicamente se torcieran. ¿Se torcerán?
Mañana le contaremos las previsiones y alguna cosa más.