Menú Portada
El presidente del Real Madrid ha movilizado a varias peñas para que acudan en su ayuda

Calderón llama “energúmenos” a los socios del Madrid que vayan a reventar la asamblea del domingo

Diciembre 3, 2008

A pocas fechas de la asamblea anual de compromisarios del Real Madrid, el presidente de la entidad, Ramón Calderón, prosigue su peregrinar por los medios de comunicación para tratar de crear el ambiente necesario a su favor para que los socios le aprueben las cuentas que sigue tildando de las mejores de la historia, no solo del Real Madrid sino de la historia del deporte mundial. Ayer fue más lejos cuando llamó “energúmenos” al grupo de compromisarios que según el acudirán al Palacio de Congresos a reventar la asamblea.

pq__caldereta.jpg

Hace ya unos cuantos años, cuando Ramón Mendoza ocupaba puesto en los asientos de los asambleístas y el presidente era Ramón Mendoza, tomó el micro para intervenir y como el coro de seguidores mendocistas no le dejaron hablar les llamó “borregos”. Ayer, en puertas de una de esas asambleas a las que él acudía a censurar a los presidentes, ha vuelto a insultar a sus compañeros de club. “Es posible que haya 30 ó 40 energúmenos, que los hay pero el resto no son así, que se dediquen a gritar, insultar y a cambiar el sentido de la asamblea. El que quiera actuar de esa forma irracional lo hará y quedará retratado. Pero esto no es que no sea bueno para el presidente y su junta, es que es malo para la imagen del Real Madrid”. Esta fue una de las frases más desafortunadas de Ramón Calderón en sus dos años largos de mandato y las pronunció ante las cámaras de Telemadrid en una entrevista cordial donde pudo decir todo lo que se le ocurrió en su propia defensa.
Lo mismo que cuando el día 18 de noviembre perdió los papeles y puso a parir a Florentino Pérez cuando se fotografió con Ronaldo y Zidane en Marruecos y a los pocos días se dio cuenta de la metedura de pata, es posible que hasta el domingo cuando los “energúmenos” se lo recriminen no se dé cuenta del alcance de sus palabras de ayer. Es tal la necesidad que siente de encontrar apoyos para desmotivar a la oposición que ha llegado un momento en que no sabe lo que dice o no tiene nadie a su alrededor para que le frene.
En Telemadrid ayer echó toda la carne en el asador. Con la seguridad de que el fichaje del holandés Huntelaar es otro hecho muy positivo para su gestión, Calderón está convencido que los pocos que acudan el domingo, en pleno puente, no tendrán argumentos para tirarle las cuentas y el presupuesto. En su exageración ha calificado las cuentas del pasado ejercicio como las mejores del mundo mundial. Decía Calderón que “el compromisario demuestra interés por el club y es una persona, seria, sensata y responsable que sabe que lo que vamos a presentar son las mejores cuentas de la historia del Real Madrid. ¿Qué sentido tiene no aprobarlas? Transcurrirá con normalidad y demostraremos nuestro madridismo. Es imposible que no aprueben las cuentas más importantes del mundo del deporte, incluyendo la NBA, el rugby americano o el beisbol. No tiene sentido, sería un absurdo y estoy seguro que las van a aprobar”.

¿Las mejores cuentas, en pleno puente?

Dicho esto uno se pregunta por qué ha convocado la asamblea en el puente festivo más largo del calendario español, lo que obliga a los 2.000 compromisarios a quedarse sin vacaciones para ir a un acto que está pendiente de realizarse desde el 1 de septiembre. Si son tan buenas e irreprochables, ¿por qué pretende Calderón que no haya más allá de 400 asistentes, además, de los suyos? Sencillamente porque sabe que no es verdad lo que dice y que el socio también lo sabe. Hace unos días le confesaba a un periodista cuando le preguntaba en confianza sobre este asunto y le decía que “a ver si cuando yo estaba en la oposición tenía que aguantar asambleas preparadas y ahora que estoy en la presidencia voy a dejar que sea la oposición la que las prepare”. Cierto y muy cierto. Ahora, ¿quiere decir con esto que él está actuando igual que a los que criticó?
Pues sí y también hay pruebas. El departamento de peñas del club está programando viajes de peñas de fuera de la capital para que acudan invitados al partido ante el Sevilla (21 horas). Los viajes serán muy temprano porque tienen que asistir a la asamblea como invitados a hacer de cla al presidente frente a los compromisarios que se muestren hostiles. El “pack” incluye viaje, bocadillo y entrada al partido. Pura democracia.
Acabando con las declaraciones en Telemadrid, preguntado por su resquemor ante Florentino Pérez y el porqué del supuesto acoso al que se ve sometido, Calderón dijo que “todo viene de que yo no era su candidato en las elecciones y puso a todos los que estaban en el club a trabajar para otro candidato. Y como no ganó le sentó muy mal. Yo le sigo respetando y quiero tener una buena relación con él”.
La posible moción de censura tampoco le preocupa al presidente: “Quien lo crea conveniente está en su derecho de presentarla, es una opción más. Yo desde aquí le animo a que lo haga”. Y eso que añade que “me da igual quien se vaya a presentar a las elecciones, cuantos más mejor. Yo no sé si lo haré porque falta año y medio. Lo que tengo claro es que voy a cumplir mi mandato y no me van a echar chillando ni con insultos. Sería un error anticipar las elecciones, porque sería otro presidente que abandonaría el club. Si hay una moción de censura la asumiré con naturalidad. El camino no es gritar e insultar. Mientras no haya moción de censura seguiré mi camino“.
Camino tortuoso, en campaña desde el día siguiente a ser proclamado presidente, cuestionado por los más de 10.000 votos por correo que no se contabilizaron y que hubieran dado el triunfo a Juan Miguel Villar Mir. Igual esa moción de censura sirve para ratificarle en el cargo o para que vuelvan a pronunciarse los socios.