Menú Portada
La sociedad pública Sodena no solicitó esta financiación

Caja Navarra financió la compra de acciones de Iberdrola 9 meses más tarde de efectuar su compra

Mayo 7, 2009

También realizó la cobertura de riesgos que le generó ganancias

Sodena ha tenido que pagar  4,08 millones en intereses y comisiones del crédito sindicado y 8,3 millones por la prima del seguro y sus comisiones

La Caja era propietaria del 20% de Sodena en el momento en que se compran las acciones

También obtuvo 7,2 millones de acciones de Iberdrola que le generarían unas plusvalías de más de 52 millones


Francisco Iribarren, vicepresidente y consejero de Economía del Gobierno de Navarra, ideo la operación de compra, en la que el Gobierno de Navarra echaba un capote a Iberdrola en todos los términos, comprando y financiando la operación. Su idea original era aportar 50 millones de fondos propios y el resto mediante un crédito. Pero como ya ha informado Extraconfidencial, finalmente en una operación ejecutada con una celeridad inusual para una operación “estratégica”, unas prisas que generan dudas y motivos de compra ajenos a estas necesidades “estratégicas” se pagó 173.556.238 euros exclusivamente mediante recursos propios. Esta cantidad enorme limitaba las necesidades financieras de la empresa, y como si se empezara la casa por el tejado busco el dinero después de la compra.

Más que buscar se le ofreció, como reconocen hasta la propia empresa. Sin solicitar ningún crédito expresamente, para financiar la compra y poder disponer del dinero, Sodena recibe una propuesta de crédito por parte de Caja Navarra, con un límite de 120 millones de euros. El crédito es sindicato por otras seis entidades financieras: BBK, Cajastur, Caixa Galicia, Caixa de Aforros de Vigo, Ourense y Pontevedra, Caja de Ahorros de Salamanca y Soria y la Caja de Ahorros de Canarias. El préstamo es renovable durante cuatro años, y se concede a unas condiciones financieras extraordinarias, al euribor más 0,375% con la garantía de pignorar siete millones de acciones de la compañía.

Pero no es lo único en lo que participa Caja Navarra, que en ese momento era accionista de Sodena con un 20% del capital, también participó en la cobertura de riesgos con la cual se limitaba el beneficio pero impedía una pérdida. Según la empresa se analiza varias opciones pero escoge a Caja Navarra, priorizando de nuevo. El seguro, basado en una combinación de instrumentos financieros, se firma el 15 de junio de 2005, casi cuatro meses después de la compra. Otra clara muestra de improvisación ¿Qué hubiera pasado si las acciones se hubieran desplomado en esos meses? La suerte de un mercado alcista se alió, y al subir el precio de las acciones de forma importante, CAN ejercita su derecho de compra, por lo que Sodena, para no proceder a la venta de acciones, decide liquidar en marzo de 2007 la diferencia de precio entre los 20,67 euros y los 38,82 que valían en ese momento. En total, 5,01 millones de acciones por 18,14 euros dan un total de 90,95 millones de euros. Este dinero es pagado con cargo en el crédito sindicado concedido en 2005 para financiar la compra del 1% de Iberdrola.

Ganadores de la operación

Sodena es una empresa de capital riesgo, cuya inversión, realizada con dinero público ha generado ganancias a muchos actores. Caja Navarra que se benefició de plusvalías, intereses y a posteriori se hizo con gran parte de las acciones, Ahorro Corporación que ejecutó tan importante operación de compra, los vendedores que se ocultan tras la falta de información del Gobierno navarro y como informará Extraconfidencial también por parte Iberdrola