Menú Portada
El 27% de toda su red

Caja Mediterráneo cerrará este año 122 oficinas

Julio 10, 2011
pq_927_modesto_crespo_CAM.jpg

Caja Mediterráneo cerrará este año un total de 122 oficinas, el 27% del total que componen su red, según informó la entidad financiera, que destacó “la mejora del cumplimiento de su plan de recapitalización con medidas de reducción de costes y ahorro”.

La caja aseguró en un comunicado que la puesta en práctica de forma efectiva del plan de recapitalización 2011-2012 arroja por el momento “resultados más que positivos”, con la adopción de una serie de medidas encaminadas a la reducción de costes.

En cuanto a la reducción de la red de sucursales, en el plan se han previsto 122 nuevos cierres, de los que quince ya se han materializado y el resto se llevarán a cabo en su totalidad durante 2011, adelantando unos seis meses la previsión inicial. Con ello, la reducción final de la red de oficinas será del 27%.

Por lo que al plan de ajuste de plantilla se refiere, tras la aprobación del expediente de regulación de empleo (ERE) el pasado mes de junio ya se ha producido un ajuste equivalente al 37% en relación la planificación fijada para 2011.

En este caso, la entidad destacó que en gastos generales recurrentes, las medidas iniciadas durante el segundo trimestre del año permitirá una reducción superior en cinco puntos al objetivo del plan de recapitalización en 2011. De esta manera, y aislando partidas extraordinarias, el porcentaje de reducción se situará en torno al 16%.

Ahorro de más de 200 millones

El consejo de administración de Caja Mediterráneo aprobó la presentación a finales de abril ante el Banco de España de su plan de recapitalización, diseñado a partir del traspaso del negocio financiero de CAM a Banco CAM, y de aquí al año 2015 está proyectado mejorar del ratio de eficiencia hasta situarse en el 50%, así como ahorros recurrentes de más de 200 millones de euros y niveles de rentabilidad superiores al 15%.

En la elaboración del plan, según la caja, “se ha tenido presente el nuevo entorno competitivo y la evolución previsible del mercado para los próximos cinco años, así como los requerimientos regulatorios en materia de solvencia y liquidez”.

De este modo, el plan aprobado “contempla el desarrollo de diversas iniciativas en materia de reestructuración operativa y ahorro de gastos diseñadas para situar la productividad y eficiencia de la Entidad en los niveles requeridos por el nuevo entorno competitivo y regulatorio”.

Desinversiones

Según Caja Mediterráneo, la mayor parte de dichas medidas ya han comenzado a ser implementadas y se ha elaborado un detallado plan de desinversiones de activos no críticos para el negocio que ya está en marcha.

En este sentido, la directora general de CAM, María Dolores Amorós, ha destacado que “las medidas de reestructuración operativa y de ahorro de gastos reducirán significativamente los costes de la entidad”.

Según Amorós, “de acuerdo con las proyecciones financieras elaboradas para el periodo 2010-2015 se prevé una mejora paulatina del ratio de eficiencia que se situará en el 50% en el año 2015, y los mayores niveles de solvencia y eficiencia, junto con la recuperación paulatina del margen financiero, mejorarán la rentabilidad de la entidad que se situará en niveles de ROE superiores al 15% al final del año 2015”.