Menú Portada
Esta emisión ha tenido una importante demanda entre inversores asiáticos

CaixaBank emite 1.000 millones de euros en cédulas hipotecarias a cinco años

Febrero 12, 2012
pq_926_CaixaBank.jpg

CaixaBank ha cerrado hoy con éxito una emisión de cédulas hipotecarias a cinco años en los mercados de capitales por un importe de 1.000 millones de euros. Es la primera emisión a 5 años de una entidad financiera española durante este año y se enmarca dentro del plan financiero del ejercicio 2012 que servirá para mejorar la excelente posición de liquidez de CaixaBank, que a 31 de diciembre de 2011 ascendía a 20.948 millones de euros, el 7,7% de los activos totales.
El precio de la emisión se ha fijado en 248 puntos básicos sobre el midswap, el índice de referencia para este tipo de emisiones. El cupón se ha situado en el 4% lo que representa tan solo un spread de 8 puntos básicos sobre la deuda del Tesoro Español en el mismo plazo.
CaixaBank ha aprovechado las favorables condiciones del mercado para restablecer contacto con inversores nacionales e internacionales y demuestra el amplio acceso de la entidad en los mercados mayoristas. La emisión ha obtenido muy buena respuesta por parte de los principales inversores nacionales e internacionales, destacando la importante demanda procedente del mercado asiático y, en particular, de China.

Concretamente, los títulos emitidos hoy han despertado el interés de un total de 121 inversores de todo el mundo y han generado una demanda de más de 2.700 millones de euros. Destaca la participación de inversores como gestoras de fondos de inversión y de pensiones, bancos centrales, compañías de seguros y bancos.

El 64% de la emisión se ha colocado entre inversores internacionales. En la distribución geográfica, destaca Francia (22%), Alemania (15%), Reino Unido (9%) y Asia y otros países (18%). La demanda de inversores españoles ha sido del 36%.

Al igual que ha sucedido en el resto de emisiones de cédulas hipotecarias de CaixaBank, se espera que las agencias de rating Moody’s y Standard & Poor’s califiquen esta emisión con un rating de Aaa y AAA a largo plazo, respectivamente, el máximo posible para este tipo de emisiones. Esta operación cuenta con la consideración de benchmark, por lo que sus títulos podrán negociarse en los principales mercados mundiales de deuda.

Los bancos colocadores de la emisión han sido Barclays, CaixaBank, Crédit Agricole, JP Morgan y UBS.