Menú Portada
La nueva entidad ocupa el décimo lugar por capitalización bursátil entre los bancos de la zona euro y nace con un core capital del 11%

CaixaBank, el nuevo banco del Grupo “la Caixa”, inicia su cotización

Julio 1, 2011

CaixaBank inicia hoy su cotización en los mercados bursátiles después de que haya concluido con éxito el proceso de reorganización del Grupo “la Caixa”, que ejercerá su actividad financiera de forma indirecta a través del nuevo banco. CaixaBank, la nueva denominación de Criteria CaixaCorp tras recibir el negocio bancario del Grupo “la Caixa” y convertirse en una entidad financiera, nace con unos activos de 265.479 millones de euros, un core capital del 11%1 y una posición de liderazgo en la mayoría de segmentos de banca minorista.

La reorganización del Grupo propiciará que Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona preserve su naturaleza jurídica y sus valores de liderazgo, confianza y compromiso social y, al mismo tiempo, ejerza la actividad financiera a través de CaixaBank, un banco del que será el accionista mayoritario. Con la nueva reorganización, el Grupo “la Caixa” sale reforzado, con una estructura financiera más sólida, que garantiza su crecimiento futuro y la generación de valor a largo plazo a los grupos de interés: especialmente clientes, empleados y accionistas.

El presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, asegura que “la nueva estructura permitirá al Grupo adaptarse a las nuevas circunstancias de forma más rápida, manteniendo los negocios actuales, aprovechando las oportunidades de crecimiento que se puedan presentar, abriendo el acceso a los mercados y, además, reforzando la posición de la Obra Social, cuya actividad queda garantizada y fortalecida”. A partir de ahora, la Obra Social del Grupo “la Caixa” se financiará con los dividendos que obtenga Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona por sus participaciones en CaixaBank y en CaixaHolding.

Respaldo de 630.000 accionistas

El nacimiento de CaixaBank se ha producido una vez recibidas las aprobaciones de los órganos de gobierno de Criteria CaixaCorp y de Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona y tras obtener el visto bueno de los reguladores. Esta operación ha venido precedida de una emisión de obligaciones subordinadas necesariamente convertibles en acciones de CaixaBank por un importe de 1.500 millones de euros. Esta emisión permitirá elevar el número de accionistas de CaixaBank desde los 365.000 actuales a los 630.000 que tendrá tras la conversión de las obligaciones.

El vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin, explica que la reorganización estructural del Grupo “la Caixa” “no afectará al perfil de hacer banca que nos ha caracterizado desde siempre y que nos ha llevado a ser una entidad líder del sistema financiero español”. “Tenemos lo mejor de seguir siendo una caja y todas las ventajas instrumentales de ser un banco”, añade Nin.

La red de oficinas y cajeros, así como los diferentes servicios financieros, mantendrán la marca “la Caixa” en sus relaciones con los clientes, que pasarán a ser clientes de CaixaBank. Este cambio no afectará al servicio que se les presta desde las oficinas porque los productos y servicios se mantienen sin modificaciones de numeración