Menú Portada

CaixaBank alcanza los 100.000 clientes de pulseras Visa “contactless”

Agosto 26, 2016
Imagen de la pulsera Visa -contactless- de CaixaBank

CaixaBank ha superado los 100.000 clientes de sus pulseras Visa contactless para realizar pagos en comercios. Las cifras actuales convierten a la pulsera Visa contactless en la mayor experiencia en Europa de uso de un wearable como medio de pago para compras.

El accesorio wearable, que cumple ya dos años en el mercado, fue el primero de sus características lanzado en España y uno de los primeros del mundo en ponerse en marcha. La buena acogida del producto hizo que CaixaBank decidiera convertir la pulsera en un producto de su catálogo disponible en todas las oficinas de la red comercial.

Actualmente, la entidad dispone de más de una docena de modelos distintos, con colores diferentes y personalizados con imágenes de clubes de fútbol. Igualmente, el cliente puede tener su pulsera con modalidad de pago de débito, crédito o prepago. La pulsera Visa contactless es una tarjeta adicional a la tarjeta contactless del cliente, por lo que todas las compras realizadas con ella se cargan según la modalidad que tenga contratada en su tarjeta.

Comprar con la comodidad de no llevar la cartera

La pulsera de CaixaBank está basada en la tecnología de pago contactless: lleva en su interior un microtag con la información encriptada de la tarjeta del cliente, protegida con las mismas garantías de seguridad que las tarjetas habituales (sistema EMV). Este chip con tecnología contactless permite conectar la pulsera con los datáfonos y realizar transacciones como si fuera una tarjeta contactless normal.

Toda esta tecnología se reúne en un wearable de tamaño reducido, diseñado con cierre ajustable y materiales antialérgicos. El formato, elástico y ajustable, permite utilizar la pulsera cómodamente en todas las actividades diarias.

La interacción con el datáfono es muy similar a la que se realiza con las tarjetas contactless. El cliente acerca al terminal la muñeca en la que lleva el gadget; el dispositivo conecta por proximidad y realiza la transacción. Como en el pago con tarjeta contactless, en compras superiores a 20 euros, el cliente tiene que teclear el número PIN de su tarjeta para validar la operación. Para operaciones inferiores, el cliente puede realizar la operación simplemente acercando la pulsera al terminal del comercio.

El sistema es totalmente compatible con todos los datáfonos que aceptan pagos contactless, en cualquier lugar del mundo.

Con la seguridad de siempre y el servicio gratuito CaixaProtect

La pulsera dispone de las mismas prestaciones de seguridad que la tarjeta contactless habitual. Al utilizar la tecnología EMV, todas las compras realizadas con la pulsera se realizan de forma encriptada. Además, como el resto de tarjetas de CaixaBank, la pulsera contactless dispone del servicio gratuito CaixaProtect, que protege al cliente ante un posible uso fraudulento de sus tarjetas.

El hecho de poder ofrecer medios de pago en múltiples formatos (pulsera, pero también tarjeta física o tarjeta virtual para pago móvil) potencia el valor del servicio de CaixaBank en banca electrónica. El cliente puede elegir realizar compras con el medio de pago que más le convenga en cada momento y controlar y gestionar todos los movimientos con la aplicación móvil CaixaBank Pay.

Para que el cliente pueda llevar un perfecto control de las operaciones realizadas con la pulsera, CaixaBank dispone de una aplicación móvil específica que informa al cliente al instante de todas las operaciones realizadas con el dispositivo. La aplicación es totalmente gratuita y el cliente puede descargársela a través de un mensaje que recibirá en el momento de la activación de la pulsera. Además, esta aplicación está disponible en la tienda de aplicaciones de la entidad, CaixaMóvil Store.

CaixaBank, líder en innovación

CaixaBank está considerada como una entidad financiera líder en innovación a nivel mundial, con 5 millones de clientes en banca online y 3 millones de clientes en banca móvil.

La entidad es líder en banca electrónica, con 15,7 millones de tarjetas en circulación y una cuota de mercado por facturación del 22,8%. Ha sido una de las primeras entidades del mundo en apostar por la implantación comercial de los sistemas de pago contactless y de la tecnología de pago por el móvil, lo que le ha valido para recibir diversos premios internacionales.

En 2016, la entidad ha recibido el premio Retail Banker of the Year”, como reconocimiento a la entidad financiera con mejor estrategia de innovación del mundo del año, y ha sido galardonada por The Banker como “Mejor Proyecto Tecnológico del Mundo” por el lanzamiento de imaginBank, el primer banco mobile only en el que la operativa se realiza exclusivamente a través de apps para móviles y para redes sociales.