Menú Portada
Generalitat, diputaciones provinciales y ayuntamientos deben más de 67.656 millones de euros

Cada ciudadano de una hipotética Cataluña independiente asumiría 9.044 euros de deuda únicamente de sus propias administraciones

Septiembre 25, 2014

Si a esta cifra se le sumara la parte proporcional de la Deuda del Estado, las obligaciones de pago de Cataluña llegaría hasta el 100% de su PIB
Desde que empezó la crisis, el endeudamiento de Cataluña ha crecido el doble que en Madrid
La ciudad de Barcelona tiene un pasivo de 1.110 millones, 689 euros por cada habitante, pero es Reus con 285,2 millones la que tiene un ratio más alto, 2.671 euros por cada ciudadano
En toda la Comunidad Autónoma, 756 ayuntamientos tienen deuda frente a 151 sin obligaciones de pago


Fin de semana “caliente” en Cataluña. Si este viernes Jordi Pujol comparecerá en el Parlament para someterse a las preguntas de los grupos parlamentarios sobre su supuesto enriquecimiento ilícito, el sábado con casi toda seguridad, Artur Mas convocará la consulta soberanista. Con ello, el presidente de la Generalitat de Cataluña marca los tiempos y se distancia tanto de la comparecencia del ex presidente Pujol como de una respuesta rápida del Consejo de Ministros, que o bien tendrá que convocar una reunión extraordinaria o esperar 6 días para tomar una decisión. Antes, todos los españoles podrán ver a Artur Mas en televisión, será el domingo en La Sexta, en una entrevista que realizará Ana Pastor para su programa “El Objetivo”. 

Con todo ello se abrirán unas semanas más que intensas a pesar del más que predecible dictamen del Tribunal Constitucional que vetará la celebración del referéndum crispándose más un debate que ha dejado bastante al margen aspectos tan importantes como el económico.

Un entorno económico más que adverso 

Si Cataluña se independizara, España perdería el 20% del PIB pero sería la Comunidad Autónoma la que presumiblemente tendría un coste mayor. La salida de la Unión Europea (UE) llevaría a una brusca caída de su comercio tanto de lo que venden a los países de la UE como al resto de España, que ahora estaría grabado con aranceles (Tarifa Exterior Común). Especialmente sería grave el “Efecto Frontera”, un proceso ya estudiado en casos como la República Checa y Eslovaquia o Croacia y Eslovenia, que lleva a que el comercio entre dos nuevos países que acaban de separarse se derrumbe. Si estás perdidas se cuantifican en alrededor el 20% del PIB catalán, las cifras se dispararían por la previsible marcha de empresas, caída del turismo y desaparición del euro como moneda propia aun asumiéndola para realizar transacciones (tal y como está ocurriendo en Kosovo y Montenegro, países no miembros de la UE). Todo se agravará con problemas de financiación, el acceso a los mercados financieros será más caro y complicado, una situación más que preocupante si tenemos en cuenta el elevado endeudamiento de Cataluña.

Una deuda abultada que crece el doble que en Madrid

Como pueden ver en el cuadro adjunto, la Generalitat tiene una deuda acumulada de 61.836 millones de euros, a los que hay que unir otros 342,3 millones de la Diputaciones Provinciales y 5.477,9 millones de los ayuntamientos suman un total de 67.656,2 millones de euros, o lo que es lo mismo 9.044 euros por cada habitante de Cataluña.

Desde que comenzó la crisis, la deuda de Cataluña se ha multiplicado por cuatro, hasta los 61.836 millones; y la de Madrid por dos, hasta los 25.018. En términos absolutos, el endeudamiento catalán ha crecido en 46.000 millones mientras que el madrileño ha sido de 15.000, lo que marca formas muy distintas. Cataluña es la autonomía donde más ha crecido la deuda en términos absolutos. Desde que comenzó la crisis el agujero ha aumentado en más de 46.000 millones desde los 15.776 millones de 2007.

A todo ello tenemos que unir especialmente los pasivos de los ayuntamientos catalanes. De los 947 municipios, sólo 151 no tienen deuda frente a los 796 que sí tienen, y lo hacen de forma muy dispar e importante.

Quien tiene más Deuda en total es Barcelona, con 1.110 millones de euros y una distribución per capita de 689 euros por habitante. Pero quien destaca más en esta proporción es Reus (Tarragona), sus 285 millones en obligaciones de pago se reparten en 2.671 euros por cada ciudadano,


La proporción de deuda española

Estas cifras serán más abultadas al asumir la parte de la deuda pública del Estado que se quedaría una Cataluña independiente. Las cifras de este hipotético reparto varían mucho, desde un 20% (proporción del PIB) hasta un 11%-12%, tesis que defienden los partidarios de la independencia por ser la menos importante y correspondería a lo que denominan “proporción del gasto que históricamente España ha hecho a Cataluña” según la profesora de Hacienda Pública de la Universidad de Barcelona, Núria Bosch.  Sea de una forma u otra, la Deuda supondrá entre el 92 y el 100% del PIB de Cataluña, lo que junto a los graves problemas de financiación construiría un lastre muy difícil de superar.