Menú Portada
El Ministro se contagia de la fiebre del Gobierno socialista de conceder subvenciones

Caamaño concede 37.537,60 euros a Fundaciones del ámbito de la Justicia

Diciembre 26, 2010

Las agraciadas: la Fundación Antonio Carretero, la Fundación del Consejo General de la Abogacía Española, la Fundación Firma y la Fundación Wolters Kluwer

pq_922_caamano.jpg

Tiene la virtud de pasar desapercibido ante los problemas que, a más velocidad de la que quisiéramos, padece España. Pero si hay algo que une a Francisco Caamaño con sus compañeros de Gobierno es la fiebre incurable del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero de conceder subvenciones a diestro y siniestro y sin saber muy bien con qué objetivo. En esta ocasión, las ayudas no destacan por cuantía pero sí sus destinatarios y el objetivo de las mismas. Y si no, juzguen ustedes mismos.

El pasado 16 de diciembre, el BOE publicaba una Resolución de la Secretaría de Estado de Justicia, por la que se aprobaba la concesión de subvenciones a Fundaciones en el ámbito de la Justicia. Es una orden del Ministerio de Justicia (637/2007, de 28 de febrero de 2007), por aquel entonces gobernado por Juan Fernando López Aguilar, uno de los “caídos” de ZP.

Para la concesión de una Justicia independiente

La citada Resolución, firmada por el secretario de Estado de Justicia, Juan Carlos Campo Moreno, aún deja más perplejo: “La Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2010 establece con cargo al Ministerio de Justicia, la cuantía máxima de 37.537,60 euros para estas subvenciones destinadas a la financiación de actividades (congresos, seminarios, jornadas, cursos, simposios u otras de carácter similar), relacionadas con la Administración de Justicia y con los problemas de la organización judicial tanto en el ámbito nacional como internacional, sus causas y posibles soluciones”. En definitiva, y según la orden, para las actividades que contribuyan a la consecución de una Justicia independiente, que garantice las libertades públicas y los derechos de los ciudadanos ante la misma. Casi nada.

Y los criterios de valoración de Francisco Caamaño y su equipo hicieron que el Ministerio de Justicia se decantara por las siguientes:

 

         A la Fundación Antonio Carretero, la cantidad de 13.763,75 euros para la realización de dos publicaciones jurídicas.

         A la Fundación del Consejo General de la Abogacía Española la cantidad de 11.261,35 euros para la celebración de una mesa internacional de análisis de modelos de asistencia jurídica gratuita.

         A la Fundación Firma la cantidad de 6.256,25 euros para la realización de una jornada sobre dirección de equipos de trabajo en Justicia.

         A la Fundación Wolters Kluwer la cantidad de 6.256,25 euros para la realización de jornadas sobre la nueva oficina judicial.

 Como decíamos no es una cantidad desorbitada pero mejor estaría empleada quizás, en mejorar el funcionamiento de los Juzgados o, por ejemplo, atender las exigencias de los trabajadores de la Justicia para que esta sea, simplemente, justa.