Menú Portada
EXCLUSIVA
Las autoridades aeroportuarias les obligaron a retornar en el mismo avión de ida, esgrimiendo que iban en viaje de negocios y carecían de visado

Brasil devuelve a España a tres directivos de Iveco que pretendían visitar su filial en ese país

Marzo 18, 2008

Abel Gutiérrez Parra, Ángel Sanmillán Murcia y José Manuel Gómez León fueron rechazados por los servicios de inmigración de Río de Janeiro

El diputado Marcelo Itagiba pidió represalias contra directivos de empresas españolas, “la mayoría ilegales porque entraron como turistas”

El diputado Luiz Carlos Hauly instó a boicotear empresas españolas y pidió a los brasileños que no usaran “los servicios de Telefónica y el banco de Santander”

A pesar de las recientes afirmaciones de la Secretaria de Estado para la Cooperación con Iberoamerica Trinidad Jiménez, dándolo por zanjado, el conflicto diplomático entre España y Brasil continúa

Tras expulsar nuestro país en lo que va de 2008 a 750 turistas brasileños, el gobierno de Luiz Iznácio Lula da Silva, decidió responder aplicando una política de "reciprocidad". De este modo, se ha desatado una guerra diplomática inédita en la historia de las relaciones bilaterales entre los dos países


Extraconfidencial.com ha conocido en exclusiva algunos datos del último debate celebrado en la Cámara de Diputados brasileña, así como la identidad de los tres directivos de Iveco, filial de Fiat, devueltos a nuestro país el pasado jueves, 13 de marzo, desde el aeropuerto de Río de Janeiro en el mismo avión que los trasladó a Brasil.
El pasado jueves se celebró en la cámara diputados de Brasil un encrespado debate sobre los controles exigidos en las fronteras españolas a los nacionales brasileños. La mayoría de los partidos se posicionaron duramente contra las medidas migratorias de nuestro país contra sus ciudadanos. Según informaron a extraconfidencial.com fuentes de la legación brasileña en España, las intervenciones más duras fueron las del diputado por Río de Janeiro Marcelo Itagiba del PMDB (Partido del Movimiento Democrático Brasileño) y la de su homólogo por Paraná Luiz Carlos Hauly del PSDB (Partido Socialdemócrata de Brasil).
Durante su alocución, Itagiba exigió la urgente toma de represalias contra directivos de empresas españolas, quienes -según aseguró- “la mayoría se encuentran en situación ilegal porque entraron como turistas”. Por su parte, Hauly instó al pueblo brasileño a boicotear empresas españolas, pidiendo textualmente que no usaran “los servicios de Telefónica y el banco de Santander”.
No fueron los únicos incidentes contra intereses españoles en este enclave de América Latina. Según ha sabido en exclusiva nuestro periódico, los ecos del debate se dejaron sentir esa misma noche cuando los directivos españoles de la compañía italiana fabricante de transportes Iveco, Abel Gutiérrez Parra, Ángel Sanmillán Murcia y José Manuel Gómez León, fueron rechazados por los servicios de inmigración de Río de Janeiro.
Todos ellos se dirigían a visitar la filial de su empresa en la ciudad brasileña de Belo Horizonte. Las autoridades aeroportuarias brasileñas argumentaron que su visita obedecía a actividades profesionales para las cuales necesitaban visado. Los tres fueron enviados de vuelta a España en mismo avión que los llevó a Brasil.
No fueron los únicos expulsados. Este mismo domingo Brasil decidió deportar a otros ocho españoles desde el aeropuerto de Río de Janeiro. De este modo, el número de retornados a nuestro país en los últimos siete días alcanza ya la cifra de 21 viajeros

Próximo encuentro bilateral para intentar zanjar el problema

Recientemente el presidente brasileño Lula da Silva telefoneó a su homólogo español José-Luís Rodríguez Zapatero para felicitarle por su victoria electoral en las elecciones del pasado 9 de marzo. Según ha sabido este periódico, el mandatario latinoamericano aprovechó para sacar a colación este problema entre ambos países.
Este nuevo conflicto migratorio entre ambos países hizo que el canciller brasileño, Celso Amorim, y su el ministro español Miguel Ángel Moratinos, decidieran este mismo lunes en conversación telefónica, a reunirse a finales de este mes para intentar buscar una solución a este problema que está originando un perceptible malestar entre Madrid y Brasilia. Este encuentro se celebrara después de Semana Santa.