Menú Portada
Ultima el cierre de 400 oficinas de Banca comercial y ha iniciado otra ronda de prejubilaciones en Banesto

Botín no cree en España

Febrero 13, 2011
pq_924_botin1.jpg

Willkommen”. Con esta palabra daba el Banco Santander la bienvenida a las 173 Oficinas recién adquiridas en Alemania al Banco escandinavo SEB y que, desde el pasado viernes, forman parte del mayor Banco de España. Esta es la primera compra que finaliza este año y a la que habrá que añadir otras, como la de la tercera entidad financiera de Polonia adquirida al Allied Irish Bank -por el cual ya ha lanzado una OPA por su capital restante-, y las Oficinas en el Reino Unido compradas al Royal Bank of Scotland.

Emilio Botín –cuya sucesión continúa alentando rumores y posicionamientos más que cuestionables-, no sólo piensa en el extranjero para diversificar mercados, sino para compensar lo que se avecina en España, en la que cada vez cree menos. A veces, las palabras no se traducen en hechos. Recientemente, en la presentación de resultados del Santander, Don Emilio “alababa” las medidas de José Luis Rodríguez Zapatero, pero lo cierto es que España es ya el tercer país por beneficios después de Brasil y el Reino Unido. Y seguirá perdiendo posiciones.

Muestra de ello, es que en medio de la tormenta financiera de las Cajas de Ahorro, el Santander ultima un plan de reestructuración en el que se cerrarán unas 400 oficinas y se prejubilarán –según estimaciones de los sindicatos-, unos 1.200 trabajadores. Operación que ya ha comenzado en Banesto, entidad en la que, con fecha 31 de diciembre, se han pactado las primeras “salidas incentivadas”.

Mientras, Ana Patricia Botín, desde la “City”, ultima la salida a Bolsa de la filial británica con la que captará recursos para reforzar el capital y ultimar nuevas inversiones fuera de la España de Zapatero.