Menú Portada
Ella demandará a todos aquellos que hablen de sus supuestas infidelidades

Borja Thyssen y Blanca Cuesta ultiman los detalles de su despedida de solteros

Septiembre 27, 2007
pq__BORJABLANCA.jpg

El Obispado de Segovia decidió el pasado miércoles no autorizar la celebración de la unión eclesiástica entre Borja Thyssen y Blanca Cuesta al considerar que el Obispado que “no concede autorización para celebrar matrimonios en capillas privadas de ningún género y, por lo mismo, dicha boda no se puede celebrar canónicamente en dicho lugar”. La capilla, situada en el antiguo esquileo de Cabanillas de Monte, tampoco pudo ser utilizada por Laura Ponte y Beltrán Gómez Acebo por los mismos motivos cuando decidieron pasar por la vicaría.
 
Pese a que la decisión ha sorprendido a los contrayentes, que no esperaban que esto pudiera suceder, me aseguran que Blanca y Borja continúan con sus planes de boda pese a que todavía no han encontrado la alternativa perfecta. Quizás han sido demasiado poco previsores y ahora hay quienes les están dando más de un portazo al interesarse por varias basílicas colindantes e Iglesias cercanas a la ciudad. Sin embargo, ambos quieren mantener el trece de octubre como fecha para su enlace matrimonial pese a la reiterada negativa de Carmen Cervera, que no presenciará el ceremonial. Me cuentan que marchará a los Estados Unidos para evitar a los medios de comunicación españoles.
 

El sino de la Baronesa

La aristócrata nunca aprobó la idea de que la alegre peliteñida contrajera matrimonio con barrigón incluido, pues casarse de puro penalti sigue sin gozar del beneplácito de la mayor parte de la población. De ahí su imparable –e incluso agotadora- insistencia de retrasar hasta junio semejante acontecimiento. A principios del estío la Cuesta ya habría recuperado parte de su escultural figura por lo que evitaría ser la comidilla de aquellos que todavía ningunean la libertad de pensamiento por considerarla algo más que ofensiva: los ultra conservadores que ahora rinden pleitesía a una Baronesa a la que antaño amordazaron por sus trabajos como actriz del destape. Y es que, como dice el dicho popular, es mucho más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio.
 

¡Sí a la despedida!

 Por el momento no se ha cancelado la cena prevista para el próximo doce de octubre (un día antes del esperado enlace) que tendrá lugar en el restaurante Negro de Anglona (calle Segovia, nº3), uno de los lugares con mayor encanto y distinción de la ciudad de Madrid, que servirá para decir adiós a ambas solterías. Un festón del que todavía quedan por escoger múltiples detalles decorativos, así como el menú que se ofrecerá a los invitados, muchos de los cuales sorprenderán por su televisiva popularidad. Borja y Blanca están algo indecisos, pues la carta del Negro de Anglona es de lo más tentadora: desde un entrecot con virutas de foie, hasta un sabroso tataki de atún rojo acompañado de una salsa agripicante. Sirva mi recomendación para la elección de los postres: el melocotón de Luis, un afrutado helado con pequeños caramelos que explosionan en la boca.
Los mismos con los que cuasi se excitó Rafa Medina, el mayor de los hijos que el Duque de Feria tuvo con Nati Abascal, al juguetear con una despampanante rubia durante una cena con más amigos. Es más que significativo que los convidados, que en ningún momento han recibido pautas sobre el vestuario que deben llevar esa noche, no hayan sido avisados del aplazamiento o suspensión total de la celebración, por lo que, hasta nueva orden, todo transcurrirá tal y como estaba previsto.
 

El casado, casa quiere…

La revista Diez Minutos publicaba en la edición de esta semana que Borja Thyssen y Blanca Cuesta habían adquirido un edificio de cinco alturas y un duplex situado en uno de los barrios más cotizados de Barcelona. Sin embargo, fuentes interesadas en este asunto, me aseguran que todavía no se ha firmado ningún documento de la escritura, ni tan siquiera hay fecha prevista para hacerlo. Esto es debido a las dudas que embargan a la pareja, que prefiere continuar escudriñando más viviendas que se ofertan en la misma inmobiliaria.
El casoplón que muestra la conocida publicación es un edificio de setecientos metros cuadrados: quinientos interiores y doscientos exteriores que podría costarles algo menos de dos millones y medio de euros y no tres millones. Sin embargo, Borja ha fijado sus ojos en otra lujosa propiedad que, de querer reformarla íntegramente, le acarrearía un menor desembolso económico. ¡Todavía va a ser cierto aquello de que Borjota tiene vista empresarial…! 
 

Tocada y hundida

La difusión del contenido de unas cintas telefónicas grabadas sin el consentimiento de Blanca Cuesta ha provocado que el estado anímico de la modelo empiece a preocupar a sus más cercanos. La de los pechos operados lloró amargamente al enterarse de que algunos periodistas habían comentado que podría haberle sido infiel a Borja con un apuesto caballero con el que se le ha visto en más de una ocasión. Cuesta asegura que la información es incierta y que responde a un intento desesperado -de una mujer que le tiene más que inquina- para destrozar su idílica relación. Así pues, fuentes cercanas a la pareja me aseguran que Blanca interpondrá demandas a diestro y siniestro contra aquellos que insinúen que ha traicionado al hombre con el que pretende contraer matrimonio en las próximas semanas. Blanca está realmente hundida, rota y tremendamente afectada… Y aún les quedan cuatro reportajes jurándose amor eterno…
 

Por Saúl Ortiz