Menú Portada
El hijo de la Baronesa niega ser el padre de sus hermanas

Borja Thyssen, dispuesto a llegar a los tribunales

Julio 10, 2009

El rumor está en la calle, a pesar de que los desmentidos no se han hecho esperar. Borja Thyssen asegura que no es le padre de las mellizas que adoptó su madre.

pq_819_borjita.jpg

Es consciente de que el runrún está en la calle. No es la primera vez que alguna mente retorcida le ha preguntado si sus hermanas podrían ser sus propias hijas. Él siempre ha negado con una sonrisa nerviosa clavada en el rostro. Hace unos días volvieron a tomar fuerza los mismos rumores. Varios medios de comunicación se hicieron eco de que Borja Thyssen podría haber engendrado, vía inseminación, a la mujer que dio a luz a Carmen y Sabina, las mellizas que adoptó la Baronesa pocos días después de su nacimiento. Es cierto que se desconoce quién es el padre de sus hijas, pero insinuar a bocajarro que es su propio hijo el donante del esperma, resulta algo más que atrevido. Podría ser el argumento perfecto para una superproducción hollywoodiense que llevaría por título: “El padre de sus hermanas”.  Borja está enfurecido. Me cuentan que va a tomar medidas legales tan pronto como reúna todos y cada una de las manifestaciones públicas de quienes insisten en que el pequeño Sacha no es su único descendiente. No quiere que sobrevuele la duda y está dispuesto a aclarar a través de un próximo comunicado los puntos más controvertidos de esta historia. No es de extrañar, pues en caso de ser una información no ceñida a la realidad puede ocasionarle más de un zarandeo personal. Tan molesto se encuentra, que hace unos días decidió agarrar sus bártulos y marcharse en compañía de Blanca y su hijo a un casoplón con vistas en Ibiza. Desde allí atenderá a las llamadas telefónicas de sus abogados para intentar solucionar este conflicto. La siempre señorial Carmen Cervera ha preferido mirar hacia otro lado. De momento parece haber decidido no pronunciarse sobre un asunto del que sólo ella puede hablar con documentación irrefutable. Otra cosa es que esté dispuesta a hacerlo. Hace mucho tiempo que la aristócrata tenía la necesidad de airear quién se escondía detrás de la paternidad de sus dos guapas mellizas. Sin embargo, una fuerza mayor la oprime para no desvelarlo. No obstante, me aseguran que Tita no se mantendrá en silencio durante mucho tiempo. Ya prepara la que será su enésima entrevista sobre la relación que mantiene actualmente con su familia. Será entonces, sólo entonces, cuando se podrá tirar de la manta y descubrir la identidad de tan misterioso caballero de espermatozoide prodigioso.
Por Saúl Ortiz