Menú Portada
El presidente del Real Madrid no quiere que se le involucre en el futuro en nada irregular

Boluda se quiere cubrir las espaldas con una auditoría

Febrero 10, 2009

Vicente Boluda, presidente del Real Madrid, podría haber ordenado una auditoría de las cuentas del club hasta el 15 de enero, fecha en que dimitió Ramón Calderón. La posible razón para ese hecho es la de diferenciar claramente lo que ha sido la gestión de su antecesor en el cargo y la suya propia, por si en el futuro el nuevo presidente decide buscar responsabilidades. Aunque Boluda era vicepresidente con Calderón y en la práctica es tan responsable como el ex presidente de su gestión, en la práctica no quiere que sea así.

pq__bolu.jpg

La ausencia de noticias hay veces que es la mejor noticia, pero no en el caso del Real Madrid. Tras la tumultuosa salida de Ramón Calderón de la presidencia, los socios madridistas sólo están interesados en saber cuándo son las elecciones y quiénes se presentan. Lo demás no les preocupa ni mucho ni poco, ni tan siquiera saber ya los puntos de la orden del día de la asamblea del 29 de marzo.
Por cierto que la oposición sigue esperando un gesto de buena fe de Vicente Boluda y que se persone en los juzgados para allanarse en las demandas de impugnación de la asamblea, como paso previo a alcanzar cualquier tipo de acuerdos. Acuerdos que serán imprescindibles si el actual presidente quiere recibir la ratificación en el cargo en la citada asamblea, lo que no va a conseguir si no se allana y si no consensua los nombres de la junta electoral y de la comisión de disciplina.
El próximo miércoles, 18 de febrero, la Plataforma Etica Madridista anunciará oficialmente su constitución, y lo normal es que esa fecha nos enteremos cuáles serán sus pasos y posiciones ante la asamblea del 29 de marzo, lo mismo que ante la indefinición que mantiene la actual junta sobre la modificación de estatutos y el voto por correo. Boluda deberá convocar una asamblea extraordinaria para modificar estatutos y de momento ni está anunciada, lo que alargaría aún más el saber la fecha de las elecciones -apunten el 5 de julio-.

Las cuentas, única preocupación

Pero de momento a Vicente Boluda sólo le preocupa dejar claras las cuentas, responsabilizarse de lo sucedido sólo desde el 16 de enero en que tomó posesión, y “cargar el mochuelo” anterior a Calderón. Su tesis es que Ramón Calderón ejercía un poder presidencialista y no consultaba las decisiones. Además de que ante los insistentes rumores de cuentas nada claras y sospechas de todo tipo, él no quiere saber nada. Por eso va a auditar las cuentas del club y si aparecen irregularidades o bien las hace públicas o directamente se las entrega al futuro presidente para que sea quien decida.
El no cargar con más despidos a su gestión es por lo que no ha despedido ya al director técnico Pedja Mjatovic. No hay acuerdo en el finiquito y si hay que pagar la totalidad del contrato, que lo haga otro. También está viendo la posibilidad de que Luis Bárcena devuelva la indemnización de 800.00 euros que firmó Calderón tras despedirle, pero salvo que el palentino quiera hacerlo legalmente no hay fórmula. Si alguien ha de responder de ese pago es quien firmó el finiquito (Calderón) y quien ordenó el pago (Boluda).
De momento, a Vicente Boluda le está gustando el cargo. Celebra reuniones, no se dan comunicados de las mismas, no se adoptan medidas… y hoy se va a Túnez a inaugurar una escuela de fútbol de la Fundación. Lo dicho, más que a un tonto un lápiz.