Menú Portada
Las declaraciones realizadas en el homenaje a Di Stefano han sido consideradas como atentatorias contra la soberanía española

Blatter y la FIFA, demandados en Madrid y en Zurich por sus amenazas y coacciones a España

Febrero 25, 2008

Miembros de la “Plataforma Federación de todos” han interpuesto una demanda contra el presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), Joseph Blatter, por la vía penal por coacciones. La querella criminal, presentada ya en Madrid, se fundamentan en las declaraciones realizadas por Blatter en las que amenazaba con expulsar a España de la Eurocopa del próximo mes de junio. Esta semana en Zurich, lugar donde tiene su sede, se presentará otra contra FIFA por su reglamento electoral.

pq_461_sepp_blatter.jpg

Las autoridades no han actuado y han tenido que ser particulares quienes lo hagan. Blatter, saltándose protocolos y respetos hacia el país que le había invitado a un acto, haciendo uso del poder que cree tener, sugirió la posibilidad de que España no jugara la Eurocopa y que sus clubes fueran apartados de la Copa de Europa y la de la UEFA, si el Gobierno español insistía en mantener la orden por la que se convocan elecciones en las federaciones deportivas, entre ellas la de Fútbol. Ante esta injerencia en la soberanía española, alguien ha decidido tomar el camino de los tribunales, que por experiencia, parece que es el único que entiende el mandamás del fútbol mundial.
La querella presentada en los juzgados de primera instancia de Madrid está fundamentada en lo que se considera una injerencia de la FIFA en un Estado de derecho, con unos principios democráticos consolidados desde hace décadas. Se trata de un delito de coacciones, inconcebible e inadmisible en España que es un país con plenas garantías democráticas.
Sepp Blatter amenazó con sanciones al fútbol español ante la decisión del Gobierno de adelantar las elecciones en la RFEF por una normativa que obliga a ese proceso a todas las federaciones que no se clasificaron para disputar los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. El presidente de la RFEF, Angel María Villar, solicitó el apoyo de los organismos internacionales y esgrimió la norma de la FIFA para los procesos electorales, que en países democráticos no tienen cabida por tener normas mucho más avanzadas, democráticas y garantes de los propios procesos. Recordemos que Blatter dijo la semana pasada en Madrid que “espero que las autoridades políticas españolas comprendan el riesgo que corren por obligar a la RFEF a cumplir la orden ministerial, que supone una intervención directa del Gobierno inaceptable.
Los demandantes argumentan en la querella que no sólo no hay ninguna injerencia, sino que en España la regulación del deporte viene establecida por la Ley del Deporte, aprobada en 1990 por el Parlamento. El régimen electoral de todas las federaciones deportivas está regulado por orden ministerial y el Gobierno establece un sistema transparente y democrático. Las amenazas de Blatter tienden a impedir que se ejerza un derecho español en su territorio y para que no se cumpla lo que la propia Ley del Deporte establece.

Otra demanda, en Zurich

Esta misma semana los mismos demandantes interpondrán otra demanda contra la FIFA ante el Tribunal de Comercio de Zúrich, con la finalidad de paralizar la intromisión de la normativa FIFA con su reglamento electoral de las federaciones de fútbol e impedir su aplicación en España.
Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte ya advirtió que si el presidente de la RFEF no convocaba las elecciones haría cumplir la ley: “España es un país soberano, gobernado por los españoles”, en clara alusión a la intromisión de Blatter en materia que no son de su competencia.
Para esta semana se esperaba que la Junta de Garantías Electorales se pronunciase sobre el incumplimiento de la orden ministerial que ya está llevando a cabo la Federación Española de Fútbol. Parece que hasta que no pase el 3 de marzo, fecha en que ha convocado una asamblea extraordinaria la RFEF, no se adoptarán medidas.