Menú Portada
La entidad ha logrado el 90% de sus ingresos anuales del negocio bancario

BFA-Bankia ganó 818 millones en 2013, tras dedicar 1.200 millones al arbitraje de preferentes

Febrero 3, 2014
pq_939_goiri2.jpg

El Grupo BFA-Bankia logró un beneficio neto proforma de 818 millones de euros en 2013, con lo que la entidad cumple el objetivo fijado en el Plan Estratégico 2012-2015 de obtener unas ganancias de 800 millones de euros. De esta forma, el grupo bancario deja atrás las pérdidas históricas de 19.200 millones en 2012.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el grupo bancario asegura que el beneficio contable del Grupo BFA -considerado el efecto neto del canje de instrumentos híbridos y diferentes efectos fiscales- alcanzó los 2.171 millones de euros, tras dedicarse 1.200 millones para afrontar el proceso de arbitraje para solucionar las demandas de los poseedores de preferentes.

En el caso de Bankia, consiguió un beneficio después de impuestos de 509 millones de euros tras destinar la totalidad de los resultados extraordinarios del ejercicio a provisiones para reforzar el balance. Este resultado es proforma, es decir, incluye el impacto de un crédito subordinado concedido por BFA a Bankia en septiembre de 2012 y que se canceló en mayo de 2013.

Sin el efecto de ese préstamo, los beneficios después de impuestos de Bankia ascenderían a 608 millones: a los 580 millones de euros de beneficios antes de impuestos se sumaron otros 28 millones conseguidos de Hacienda al activar 230 millones de créditos fiscales.

Goirigolzarri: “No es imposible” recuperar todas las ayudas públicas

Durante la rueda de prensa para presentar los resultados anuales, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha afirmado que “no es imposible” recuperar todas las ayudas públicas inyectadas en el grupo BFA-Bankia, y se ha declarado “mucho más optimista” tras superar las previsiones de beneficios de 2013.

Sin embargo, Goirigolzarri ha evitado garantizar de forma tajante que las ayudas de 22.000 millones de euros recibidas por el grupo se puedan recuperar en su totalidad. “Hoy estamos mucho más cerca de recuperar las ayudas de lo que lo estábamos hace un año”, ha asegurado.

Al ser preguntado sobre una eventual privatización parcial de la entidad, el banquero ha reconocido que en este momento hay “apetito del mercado”, aunque ha advertido de que el primer tramo de la colocación deberá hacerse de manera muy cautelosa para dejar “buen sabor de boca”.

El primer ejecutivo de la entidad ha reconocido que se han mantenido “conversaciones informales” con el FROB y el Ministerio de Economía para comenzar a definir un posible plan de privatización. “Se trata de una decisión que corresponde al accionista”, ha señalado, antes de avisar que debe hacerse con los tiempos “correctos”.

En este sentido, Goirigolzarri ha recordado que el FROB tiene intención de poner en marcha un concurso para nombrar un asesor estratégico global “para una posible colocación, y entiendo que están en ese proceso”.

Según ha explicado, la privatización total de Bankia llevará su tiempo -“más de uno o dos años”- y será un proceso “largo que no se va a poder llevar a cabo de una sola vez”.

El máximo responsable de Bankia ha augurado una “mejora sustancial” en el modelo de negocio este año y ha defendido la “obsesión” por generar valor en la entidad y ofrecer resultados.

En el comunicado previo, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha afirmado que “el ejercicio 2013 ha sido un año clave y ha confirmado alguna de nuestras fortalezas: además de superar ligeramente nuestra previsión de resultados y mejorar significativamente el ratio de eficiencia, hemos completado la reestructuración –dos años antes de lo previsto– y hemos recuperado el pulso comercial, mejorando los niveles de productividad”.

Asegura que se ha recuperado la confianza del mercado y, como muestra, recuerda que en los ocho meses transcurridos desde que empezaron a cotizar las nuevas acciones de Bankia (28 de mayo de 2013), “la presencia de inversores internacionales en el capital de Bankia ha pasado del 3,8% al 10,4% actual. Además, el banco ha vuelto al mercado con una emisión de deuda sénior que obtuvo una sobredemanda de 3,5 veces y fue adquirida en un 85% por inversores extranjeros”.

Aportación del negocio bancario

En Bankia, los ingresos provenientes del negocio bancario subieron en el último trimestre de 2013 respecto a los trimestres anteriores. El margen de intereses alcanzó los 690 millones de euros en el cuarto trimestre, y acumuló 2.567 millones de euros en todo el ejercicio, un 19,7% menos. Ese resultado descuenta ya el efecto del préstamo subordinado que BFA concedió a Bankia en septiembre de 2012 y que se canceló en mayo de 2013.

El incremento del margen entre octubre y diciembre se explica por el aumento del rendimiento del crédito y la continuada caída del coste de los depósitos. Ambas circunstancias, continúa la entidad, situaron el margen de la clientela en el 0,95% en el cuarto trimestre, el nivel más alto de todo el año.

Los ingresos por comisiones alcanzaron 249 millones de euros en el cuarto trimestre y totalizaron 935 millones de euros en todo el ejercicio, un 5,8% menos que en el ejercicio anterior.

De este modo, los ingresos básicos bancarios (intereses y comisiones) suponen más del 90% del total de ingresos en el conjunto del año. “Su continuo crecimiento desde principios de 2013 refuerza la recurrencia de la generación de resultados”, señala el comunicado de BFA-Bankia.

En esa nota, destaca que la evolución del negocio bancario es “relevante, ya que se ha producido en paralelo al proceso de cierre del 38% de la red minorista existente a finales de 2012”.

Por su parte, el margen bruto se situó en 3.772 millones de euros, un 8,4% menos que en 2012 (descontado el efecto del préstamo subordinado de BFA).

“La ejecución acelerada del plan de reestructuración ha permitido a Bankia reducir los gastos de explotación un 16,9% respecto a 2012, hasta los 1.905 millones de euros”, indica el banco.

El año pasado, Bankia dotó 1.733 millones de euros para provisiones, “parte de las cuales fueron realizadas con cargo a las plusvalías extraordinarias del año (330 millones de euros), que se dedicaron íntegramente a fortalecer el balance”, añade el comunicado.

Dentro de esos importes, Bankia incluye una dotación de 230 millones para cubrir las contingencias que se deriven de los procedimientos judiciales en curso asociados con el proceso de canje de instrumentos híbridos del Grupo. “Bankia y BFA han firmado un acuerdo en virtud del cual cualquier importe derivado de los costes relacionados con la ejecución de las sentencias en las que resulte Bankia condenada y que exceda la cantidad antes mencionada será asumido por BFA”, explica el grupo en la nota.