Menú Portada
Bertín Osborne Representaciones, obtiene por ello beneficios fiscales

Bertín Osborne tiene su sociedad de gestión artística domiciliada en el País Vasco

Enero 17, 2010

El conglomerado de empresas de Bertín Osborne no deja de crecer en los últimos meses, bodegas, empresas de alimentación, yeguadas o representación artística, esta última, Bertín Osborne Representaciones, SL, domiciliada en San Sebastián, obteniendo una tributación más favorable.

pq_921_bertin-osborne.noticia.jpg

La normativa es clara, en el caso de las compañías, la ley sobre el Impuesto sobre Sociedades define que el domicilio fiscal de las sociedades será el social, siempre y cuando en él estén centralizadas su gestión administrativa y la dirección de sus negocios. Este es el caso de Bertín Osborne Representaciones, SL cuyo domicilio social está en San Sebastián y por tanto tributa a la Hacienda Foral Guipuzcoana.

El Impuesto de Sociedades que debe pagar una empresa cuyo domicilio fiscal esté asentado en el País Vasco es del 28%, dos puntos por debajo que abonan aquellas que se encuentran instaladas en el territorio general, y con un tipo especial de gravamen para las pequeñas empresas del 24%.

La normativa vasca de este Impuesto se aplica a las entidades cuyo domicilio fiscal se encuentre en el País Vasco. Si el volumen total de operaciones de la entidad en el ejercicio anterior supera los 7 millones de euros anuales, se exige además que la entidad realice en el País Vasco, en los términos especificados en el propio Concierto Económico, más del 25% de sus operaciones.

La sociedad de Bertín Osborne no tiene este problema, ya que aunque sus resultados empresariales son muy positivos, 982.099,16 euros de cifra de negocio en 2007 y 1.105.274,55 euros en 2008, están muy lejos de superar los 7 millones de euros y por tanto que 1,75 millones procedan de la organización, explotación, asesoramiento y participación de toda clase de espectáculos y programaciones culturales y musicales del ámbito público y privado, incluyendo organización de festivales, y grabaciones de discos, el cual es el objeto social de la empresa del País Vasco.

Lo que si destaca, respecto a este tipo de sociedades que tienen los profesionales del espectáculo son sus 14 empleados (muchas otras sociedades de representación tienen uno o ningún empleado). Lo que no se libra es de “algún” descuido en el pago de impuestos como atestigua el embargo que por 349,06 euros realizó el Ayuntamiento de San Sebastián por 349,06 euros.