Menú Portada
El técnico del club blanco ya medita dejar el cargo: no aguanta a Calderón

Bernd Schuster: “En el Real Madrid no recibes informaciones, sólo opiniones”

Septiembre 20, 2007

Llevamos 28 días de Liga y tres Champions y dice Bernardo Schuster, el técnico del Real Madrid, que no sabe si seguirá a final de temporada. Le recuerdo a Bernardo que el récord de estampida blanca la tiene José Antonio Camacho, que no llegó ni a debutar. Porque le tocaron los perendengues ¿Cómo al alemán?

BERND.jpg

En España o no pasa nada o pasa de todo. Vamos de un extremo a otro sin saber bien porqué. Pero claro, qué podemos esperar, si en las elecciones políticas hay quien el mismo día da su voto al candidato de IU en el ayuntamiento y a la del PP en la comunidad. Hoy recogemos varios ejemplos verbales que nos ratifican todo ello.
Comencemos con Bernd Schuster, el entrenador del Real Madrid. Se pasó los últimos tres años haciendo la pelota a los periodistas mientras entrenaba al Xerez, al Levante y al Getafe porque sabía que por sí solo no iba a llegar a donde se había marcado: el banquillo del Camp Nou o el del Bernabéu. Visto que en Cataluña aún no le han perdonado que se fuese del Sánchez Pizjuán cuando fue sustituido en la triste final de la Copa de Europa ante el Steaua de Bucarest, afiló sus garras hacia el banquillo merengue. Tragó carros y carretas, pero logró su objetivo. Ahora que ya es técnico de prestigio ha decidido quitarse la careta y ya no es simpático con la prensa, a la que odiaba cuando era jugador y acabará despreciando a no tardar mucho.
Bueno, pues el ínclito alemán acaba el partido ante el Werder Bremen y se dirige a una televisión de su país para cuestionar las estructuras madridistas: “En el Real Madrid no recibes informaciones, sólo opiniones. Esto no es agradable y tengo que ver si puedo aclararme con esta situación”. En otras palabras, que no aguanta a Calderón con sus opiniones y mucho menos a Mijatovic con las suyas. Y ahora que se siente fuerte, líder en Liga y en Europa, deja caer la primera carga de profundidad. Esperemos a la segunda a ver a quién se lleva por delante. Por cierto: Schuster no fichó la pasada temporada por el Betis porque puso como condición echar a todos los brasileños de la plantilla. ¿Cuántos brasileños quedan en el Real Madrid? ¿Y cuántos juegan? Cuando uno es alemán…

Una de coches

Otro ejemplo saber estar. Fórmula 1. McLaren. Los tramposos del equipo británico son sancionados por espionaje y pierden el mundial de constructores. Un pastón, vamos. Durante el juicio se dice de todo. Lo más destacable sale de la boca de Ron Dennis, el mecánico que llegó a ser jefe: “Alonso y yo no nos hablamos desde el Gran Premio de Hungría, pero no importa. No hemos vuelto a conversar desde entonces”. ¿Alguien tiene ya alguna duda de a quién apoyará Mclaren para que gane el Mundial? Vamos, que como llegue con un punto de ventaja Hamilton al último Gran Premio de Brasil, el inglés se estrella con el español.
Claro que Fernando Alonso no es tampoco el príncipe azul de esta película y cada vez que habla se retrata: “Si no gano yo, que ganen los Ferrari”. Labor de equipo. No me extraña que un legendario como Niki Lauda, tres veces campeón del mundo ha ya dicho: “Prost era un perro y Alonso es peor todavía”. El asturiano cuenta los amigos con los dedos de una mano y le sobran cuatro dedos. El calvo de la tele.

Una de canastas

Como España sólo acabó segunda en el Eurobasquet, el figurón no pudo sacar pecho. Había presumido tanto, estaba tan seguro del éxito de ‘su’ selección que la vistió hasta con una camiseta color oro. Algo currísimo. Y claro, ya no puede ir por ahí presumiendo de oro mundialista porque la plata europea no lo permite. El presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez, tiene tal rebote que hasta el entrenador, Pepu Hernández, le sobra. Pero mira por donde el tal Pepu es más listo que los ratones colorados y le ha ganado por la mano: “No sé si tengo contrato para Pekín”. Yo sí que lo sé, y muy bien pagado. Y ahora, a ver si el Pepe Sáez tiene cojones de echarte sin que le saquen a gorrazos del puesto. Qué listo eres, Pepu.
José Luis Sáez: “Pepu estará en Pekín si él quiere”. Qué remedio, ¿verdad? Si por ti fuera iría de mamporrero. Como otros muchos.

Y otras de despistados

Y para acabar, una amalgama de razones para varios despistes. Habla Robert Pirés, jugador del Villarreal y que fue compañero de Thierry Henry, jugador del Barça que no acaba de centrarse: “A Henry le está pasando factura el asunto de su divorcio. Eso es algo pesado que cuenta en lo deportivo. Además, tampoco puede ver a su hija y eso está provocando que no estemos viendo al gran Henry”. Es que las faldas tiran mucho.

Michel Platini, presidente de la UEFA y, según se ve, alma cándida: “El dinero siempre ha estado presente en el deporte, y el fútbol tiene un componente profesional desde hace 150 años. Sin embargo, obtener ganancias no es el principal objetivo de nuestro deporte, la meta siempre ha sido conseguir títulos. Por primera vez, entramos en una era en la que la obtención de beneficios es la única medida de los éxitos deportivos“. Vamos, anda. Se acaba de caer de un guindo

Juande Ramos, todavía técnico del Sevilla, tras el 3-0 cosechado por su equipo en Londres en el debut en la Champions: “El nivel de la Champions es muy superior al de la UEFA”. ¿Entonces el Sevilla no es el mejor equipo del mundo, Del Nido?

Y para acabar, una de Vuelta a España de Ciclismo. ¿Que qué es eso? Una carrera de bicicletas que hace años apasionaba a los españoles. Alguien de la organización, sin identificar, porque están escondidos ante tal bochorno de Vuelta: “La carrera está siendo muy dura”. Lo dice por insufrible para los espectadores. Ja, ja, ja…