Menú Portada
Estas breves visitas de un día a las distintas cortes podrían ser fruto de un acuerdo entre este trío de jóvenes reyes -Felipe de España, Guillermo Alejandro de Holanda y Felipe de Bélgica-, para reencontrarse como antaño

Bélgica y Luxemburgo, nuevo test para doña Letizia

Noviembre 9, 2014

Todos los ojos estarán puestos en la reina consorte, que en su viaje a Holanda fue fuertemente criticada por la prensa de aquel país que la consideró pobremente vestida para el evento frente a una más imponente y regia reina Máxima

pq_929_matilde_letizia.jpg

Mañana martes llegan don Felipe y doña Letizia de visita al gran ducado de Luxemburgo asentando esa política que ya viene siendo habitual en los nuevos reyes de desplazamientos de un solo día a los distintos países de Europa. Tras sus primeros viajes a los países vecinos (Marruecos, Francia y Portugal), tocó el turno a la corte holandesa, y ahora siguen Luxemburgo y Bélgica, pues llegarán a Bruselas en la mañana del miércoles. Dos visitas breves en la línea de sobria actuación de don Felipe y doña Letizia, que en Zarzuela se consideran muy relevantes por la importancia institucional de ambos países en el contexto de la Unión Europea (irán acompañados por el Ministro de Asuntos exteriores), pero que también tienen una notable dimensión dinástica por tratarse de dos monarquías cuyas familias reales son muy cercanas a los reyes de España.

Por otra parte, y como ya sucedió en Holanda, doña Letizia podrá conversar tranquilamente en español (aunque su inglés ha sido muy alabado durante su estancia en Viena) tanto con la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo, cubana de origen, como con el rey Felipe de Bélgica que es buen conocedor de las tierras españolas pues en el pasado visitó con mucha frecuencia tanto Sevilla (donde tuvo una novia de juventud), como la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda. En Luxemburgo serán recibidos por los grandes duques a las puertas del Palacio Gran Ducal, donde posteriormente se entrevistarán con ellos siguiendo luego un almuerzo íntimo con los soberanos y con los grandes duques herederos Guillermo y Estefanía. Posteriormente, y ya en la tarde, recibirán en audiencia en el mismo Palacio al presidente de la Cámara de Diputados, al Primer Ministro y a los Ministros de Estado y de Asuntos Exteriores.

El Caso Noós vuelve cernirse con negros nubarrones sobre la familia real

El programa será similar al día siguiente en Bruselas, donde por lo apretado de la agenda no tendrán ocasión de encontrarse con los reyes salientes de Bélgica, Alberto y Paola, que en estos días se muestran inquietos por una nueva intervención quirúrgica del rey Alberto. Pero como ya sucedió durante su reciente viaje a Holanda todos los ojos estarán puestos en doña Letizia, que en aquella ocasión fue fuertemente criticada por la prensa holandesa que la consideró pobremente vestida para el evento frente a una más imponente y regia reina Máxima. Parangón reconocido de elegancia, doña Letizia sobresaldrá por encima de la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo, pero se encontrará en Bruselas con la discreta pero fina y elegante reina Matilde, hija de una aristocrática familia belga, cuya imagen suele ser impecable.

Mientras, hay quienes postulan que estas breves visitas de un día a las distintas cortes podrían ser fruto de un acuerdo entre este trío de jóvenes reyes, Felipe de España, Guillermo Alejandro de Holanda, y Felipe de Bélgica, tomado en los tiempos en los que como príncipes herederos solían encontrarse de forma regular en distintos lugares. Sin embargo, son muchos los que echan de menos las visitas de Estado de otros tiempos mucho más cargadas de simbolismo regio. Por otra parte, ya hay quien apunta que estas visitas al Benelux habrían estado convenientemente fijadas en estas fechas para restar atención a los nuevos acontecimientos en relación con el Caso Nóos, que han llevado a doña Sofía a viajar a Ginebra para estar al lado de su hija Cristina en momentos tan difíciles. Algo que no es cierto puesto que este viaje ya estaba programado hace semanas, como ya informamos en estas mismas páginas, y no podía retrasarse ya que la visita de los reyes a Bélgica ya tuvo que ser anulada antes de verano por el fallecimiento de Adolfo Suárez. El Caso Noós vuelve a cernirse con gruesos nubarrones sobre la familia real española a la espera de una ansiada resolución que exonere lo más posible a la infanta Cristina.

Libro de las memorias del rey Simeón de Bulgaria
 
Y mientras en Ginebra se contiene el aliento el libro de memorias del rey Simeón de Bulgaria continúa de plena actualidad generando un gran interés, y el príncipe Miguel de Grecia, primo dilecto de doña Sofía, acaba de publicar una nueva obra literaria sobre “Alejandro Magno” y lanza su propia página web oficial en la que una vez más plasma su buen gusto con bellas fotografías, recuerdos de familia, y apuntes sobre sus numerosos viajes por todo el mundo, su interés por la historia y, por supuesto, su pasión por el mundo esotérico y por los fantasmas.

Residente en París pero propietario de una villa en la isla griega de Patmos, Miguel de Grecia forma parte del círculo íntimo de doña Sofía que comparte con él numerosos intereses y su común pasión por Grecia. Y en España llegan noticias del nuevo embarazo de la duquesa de Noto, nuera del infante don Carlos, y el sábado pasado, en medio de la fiebre del 9N se celebraba en la Iglesia de la Merced de Barcelona una misa por el décimo aniversario de la beatificación del emperador Carlos de Austria-Hungría a la que no faltó su nieta la archiduquesa Micaela, residente en la provincia de Tarragona. 

Ricardo Mateos