Menú Portada
"No he sido infiel a mi mujer"

Belén Esteban y Fran Álvarez al borde de la reconciliación

Marzo 17, 2010

La situación parece haber mejorado entre Belén Esteban y Fran Álvarez, aunque todavía no se ha producido la tan ansiada reconciliación.

pq__belenfran.jpg

Cuando Belén Esteban anunció que había firmado los papeles del divorcio, las voces más discordantes que apuñalan verbalmente a la de San Blas advirtieron que todo era una estrategia comercial para combatir contra el estreno de un programa de Antena 3. Sin embargo, el paso de los días desarmó esa desinformación y el asunto pasó a ocupar gran parte de los espacios dedicados a fisgonear en las vidas ajenas. La noticia dio la vuelta al mundo del corazón. Hasta el punto en el que incluso han aparecido terceras personas que, al parecer, tuvieron parte de culpa en la mal llamada separación definitiva. Una joven, cercana a la treintena, morena y de aspecto apetecible ha saltado a la palestra como amiga o revolcón de un Fran Álvarez todavía muy enamorado de su mujer. Dicen que se han visto en varias ocasiones y que él lleva tras ella desde hace más de un año. Algo insólito, sobre todo porque en caso de que los clandestinos encuentros se hubieran producido, habría fotos a raudales. Si por algo se caracteriza la Esteban es por llevar a un enorme número de periodistas y reporteros gráficos que inmortalizan todo cuanto ocurre en su vida. De hecho, fueron los propios fotógrafos los que dieron la voz de alarma a varias publicaciones que empezaban a especular con una posible ruptura. Ahora, cuando la tormenta se ha convertido en una llovizna, los ánimos parecen estar algo más templados. Todavía no hay reconciliación entre Fran y Belén, pero todo parece indicar que, muy pronto, antes de lo que algunos imaginan, el matrimonio volverá a vivir bajo el mismo techo. Es lo que ambos quieren. Y ya no lo ocultan.
 
Fran, muy nervioso
 
La situación desbordante que estos días afrontan Belén y Fran, ha dejado algo más que tocado al afable camarero. Acostumbrado a una vida algo más anónima que la de su mediática mujer, Fran se ha visto involucrado en un barrizal de informaciones y comentarios que no cesan. Habrá que esperar a que este desasosiego finalice, es lo único que pide el guapo mocetón: “Yo lo que quiero es que la prensa nos deje en paz porque estamos bastante cansados de esta situación. Esto empieza a ser insostenible, porque, incluso, me están saliendo novias. ¿Qué va a ser lo próximo? Seguro que me sale un novio”, me dijo con cierta reminiscencia. Lo cierto es que la vida de Álvarez ha dado un cambio importante desde que Belén anunciara que lo suyo se había sesgado para siempre. Personas del entorno más próximo a Fran (y no de su familia) malmeten hasta el extremo porque hay a quien no interesa que esta relación siga avanzando poco a poco. Lo único que tiene claro el madrileño es que quiere solucionar los problemas con la Esteban. Sigue más que ilusionado con esta intermitente relación: “Es mi mujer y voy a luchar por ella” me espetó. “Me arrepiento de haber firmado los documentos del divorcio y sólo el destino sabrá lo que pasará entre nosotros. Lo que sí está claro es que ni le he sido infiel, ni tengo ninguna relación en estos momentos. Todo lo que se está explicando en televisión es absolutamente falso”.
 
Belén, destrozada por la Campanario
 
Pocas veces he escuchado a Belén Esteban tan hundida como ayer. Su voz al otro lado del teléfono reflejaba el estado anímico que le envuelve estos días: “No puedo más, Saúl, esto ya me está sobrepasando”. La rubia no sólo se refiere a su conflicto con Fran, sino también a las incendiarias declaraciones que María José Campanario realizó en el programa ‘Tal cual lo contamos’ que dirige Eduardo Blanco. La de Castellón se lanzó a cuchillo contra la Esteban, incluso advirtió que intentaría llevarla a la cárcel. Afirmaciones realmente duras que han provocado un importante enfado y que, a buen seguro, termina como el Rosario de la Aurora. Pero no todo son penas en su vida, pues está convencida de que lo suyo con su todavía marido: “Lo dejo en manos del destino, pero tengo muchas ganas de verlo, ya son dos semanas”, dice sin ruborizarse. Suerte.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)