Menú Portada

Belén Esteban toma el pelo a los espectadores del Deluxe, Mercedes Milá atiza a Jiménez Losantos y Évole consigue que Rajoy se ponga a sus pies

Abril 4, 2016
mercedes mila

Al fin llegó la esperada entrevista que Belén Esteban lleva cuatro meses anunciando: “El día que me siente en el Deluxe va a temblar Telecinco, lo voy a contar todo con papeles”. Pero de los papeles y de las cifras económicas que supuestamente le adeuda Toño Sanchís, ni rastro en la emisión del pasado viernes. De hecho, la de San Blas se refugió en una entrevista encorsetada donde escondió su vehemencia habitual por prescripción judicial. La estrella de Sálvame afirmó que ella no le encargaba a su ex representante que le comprara sustancias: “El dinero me lo he gastado en lo que me ha dado la gana. Tres cojones te importa a ti, Toño Sanchís“.

En una entrevista farragosa, Belén insinuó que el mánager le es infiel a su mujer, que éste se habría llevado 1.487 euros de la cuenta para las víctimas de Lorca, que se está investigando la falsificación de su firma y que nunca ha estado enamorada de Toño, sino que éste se estaba enamorado de su dinero. Kiko Hernández desveló que Toño, en su entrevista en Lecturas, se negó a contestar si le había comprado sustancias a Belén, si tuvo alguna relación sentimental con su ex estrella y si le había sido infiel a su mujer, Lorena Romero.

El Deluxe aprovechó el “belenazo” y disparó su audiencia en 7,3% de share respecto a la semana anterior, liderando el viernes noche con rotundidad.

Mercedes Milá se revuelve contra Losantos

Federico Jiménez Losantos aprovechó hace unos días los micrófonos de Sálvame para atacar a Rosa Benito mientras promocionaba su minoritaria emisora de radio. El locutor turolense desconocía que Mercedes Milá le iba a contestar desde su librería de Barcelona, +Bernat, pesadilla económica para la presentadora según publicó hace cuatro meses a un medio digital.

“¿Por qué no te callas?”, bramó la presentadora de Gran Hermano, que aprovechó la entrevista para insinuar que prepara su regreso a televisión con un nuevo proyecto que suponemos que complementará con el citado reality-show. Mercedes, poseedora de un chalet edificado de forma ilegal en Menorca, tal y como desveló Extraconfidencial, cubre así el palo que supuso hace dos años la cancelación de Diario de…, que le condenó a pegarse la gran vida con nueve meses de vacaciones al año.

Évole se sale con la suya

Mariano Rajoy, íntimo de Mauricio Casals, se quitó de encima los prejuicios existentes para regalarle una hora de su vida a Jordi Évole, azote de su partido al igual que otras estrellas de La Sexta. Según han señalado varios medios, las reticencias iniciales fueron solventadas después de que el presentador aceptarse emitir una hora en bruto, sin cortes ni montajes, que siempre pueden provocar acusaciones de maniqueísmo o manipulación.

Rajoy se venga de Évole comparando su discurso con el de Pablo Iglesias

Évole arrancó a su manera, con sonoro bofetón: “que bueno Mariano no tener que verte a través de un plasma”. El presentador de Salvados arrancó con varias preguntas: qué interés tenía Rajoy en conceder ahora la entrevista, cuántos refugiados sirios ha acogido España, qué tal van los pactos postelectorales, etc.

Las evasivas de Rajoy, que llamó “Andrés” a Rivera, son habituales en él. Y los mecanismos del Presidente en funciones para señalar que los casos de corrupción son aislados y no sistémicos son chocantes. Pero al menos el gallego no tuvo más remedio que mojarse al apuntar que no sabía nada de los casos de corrupción de su partido y se vio desnudo al ver en la tablet del presentador como varios compañeros suyos llamaban “delincuente” a Luis Bárcenas segundos después de haber abogado por no culpar a nadie antes de que un juez no emita sentencia.

Dice Rajoy que no sabe nada sobre el dinero negro que financia las campañas electorales, que se arrepiente de haber mandado a Bárcenas los famosos SMS y que no sabía que el ex tesorero del PP hacía prácticas delictivas. “¿Qué quiere decir con eso?”, dijo un avergonzado Rajoy al comprobar como Évole volvía a tocarle la cara desde su tablet al emitir un corte en el que éste le decía a Luis del Olmo que no se acordaba de la última vez que había hablado con Bárcenas días después del “sé fuerte”.

“Las cosas están suficientemente explicadas”, sentenciaba Mariano: “Ya he despejado todas las dudas”. No había más que ver su cara de poema para comprobar la incomodidad que le produce el tema. Arrinconado y quizás en su momento político más bajo, Rajoy no supo resolver las dudas que le salpican sobre el famoso tema.

A este dardo se le añadieron dos preguntas que dejaron definitivamente KO a Mariano: “¿Con qué legitimidad pueden pedirle ustedes en el PP a los españoles que paguen el IVA?”(mientras este partido no lo pagó en la reforma de la sede de Génova). Y “¿Usted no es responsable de la catarata de casos de corrupción que salpican al Partido Popular?”.

Rajoy entonces tiró balones fuera, recordó el Caso ERE  que afecta a los socialistas y abusó del topicazo.  Évole, que avanzó que entrevistará en pocos días a Arnaldo Otegi, se llevó varios pescozones de su entrevistado: “Hay que trasmitir verdadera realidad”, “hay que ser justo”, “no hay que ir solo por las cosas malas” y “tengo sensación usted no conoce lo bueno”. Y el mejor: “El otro día el señor Pablo Iglesias, que tiene un discurso similar al que tiene usted en alguna ocasión…”.

Jorge Higueras