Menú Portada
Para hablar de actualidad

Beatriz Trapote espera un contrato para volver a televisión

Febrero 22, 2011

Me cuentan que Beatriz está esperando a que llegue un contrato suculento para volver a televisión. No para largar sobre su vida privada, sino para comentar sobre los realities de turno o sobre noticias de actualidad, nunca relacionadas con su familia política. Ella, muy segura de sí misma, advierte que está recibiendo constantes ofertas para volver a la pequeña pantalla, ninguna de ellas lo suficientemente atractivas para conseguir su regreso mediático.

pq_924_beatriztrapote.jpg

Es la novia de España. Hace algún tiempo que decidió retirarse de los medios de comunicación cansada, según ella, de las acusaciones que ciertos contertulianos vertieron sobre ella. Beatriz Trapote está fuera del ojo público. Lo último que se sabe de ella es que hace unos días acompañó a José Manuel Parada a someterse a una operación de rodilla que tuvo lugar en el sur de España. Como amiga no tiene precio. Sin embargo, el tiempo pasa y tras su abandono de ‘El programa de Ana Rosa’, Beatriz busca un hueco para volver por la puerta grande. Quiere hacerlo como ella sólo sabe: ejerciendo de periodista.
Me cuentan que Beatriz está esperando a que llegue un contrato suculento para volver a televisión. No para largar sobre su vida privada, sino para comentar sobre los realities de turno o sobre noticias de actualidad, nunca relacionadas con su familia política. Ella, muy segura de sí misma, advierte que está recibiendo constantes ofertas para volver a la pequeña pantalla, ninguna de ellas lo suficientemente atractivas para conseguir su regreso mediático.
Trapote insiste en que está harta de verse rodeada de muchedumbre no titulada en los espacios televisivos. Su calidad de periodista, dice, le impide colaborar en programas en los que se menoscaba su honor profesional. De risa, sobre todo porque su fama precede de haberse enamorado del hermano de un torero famoso con el que mantiene una relación rimbombante y más que polémica. Otras puede que hayan alcanzado el estrellato de la misma manera pero no intentan disimularlo. Resulta ciertamente patético.