Menú Portada
Bilbao Vizcaya Argentaria es la primera entidad que se sumó a la iniciativa de Zapatero de moratoria temporal parcial en el pago de hipotecas

BBVA, Francisco González, Hacienda, las bombas de racimo y los paraísos fiscales

Enero 20, 2009
pq_683_Francisco-Gonzalez.jpg

Nos aseguran que Francisco González y el Banco que preside, el BBVA, se apuntan a un bombardeo, y nunca mejor dicho por lo que más adelante les adelantaremos, aún en plena crisis. De momento, ha sido la primera entidad financiera en sumarse a la iniciativa del Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero de moratoria temporal parcial a sus clientes en pago de las hipotecas. Un acto loable. Pero ¿se acuerdan del caso del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, a la sazón accionista mayoritario de Viajes Marsans, quien dejó de ingresar más de 100 millones de euros por el impuesto de sociedades por Aerolíneas Argentinas según un informe emitido por los peritos de Hacienda a instancias del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid? Pues Díaz Ferrán no es el único privilegiado con la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Algún rédito tiene que tener sentarse en el Palacio de La Moncloa junto al presidente del Gobierno. Así lo hizo Francisco González, presidente del BBVA, junto a otros máximos mandatarios de distintas entidades financieras y Cajas de Ahorro. Porque resulta que FG, como la mayoría de los diputados españoles, compagina su actividad presidencial con negocios privados de dudosa honorabilidad. Bueno, él y parte de su familia, entre ellos su esposa Carmen Ordóñez Cousillas.

El caso es que el presidente del BBVA mantiene, o al menos mantenía, un contencioso con la Hacienda Pública por un importe cercano al millón de euros. Se trata de una sociedad de inversión personal que, no podría ser de otra manera, gestiona a través del BBVA. Auténtica ingeniera financiera que se nos escapa al más común de los mortales. Y si de escapar se trata, en este caso de Hacienda, habría que hablar de las sociedades en las que participa Francisco González radicadas en los denominados paraísos fiscales. Y qué decir de la financiación que presta a distintas industrias armamentísticas en Hispanoamérica para que estas, entre otras cosas, fabriquen bombas de racimo.

Es la otra cara de la Banca, al menos la del BBVA. De todos estos pormenores informaremos en próximas ediciones. Y por una vez, y sin que sirva de precedente, los sindicatos bancarios han cumplido con su deber y misión que es denunciar hechos como los que le relatamos