Menú Portada
LAS CUENTAS OCULTAS DE BARREDA (II)
El ex director del ente autonómico nunca presentó las cifras en la Comisión de Control Parlamentario

Barreda y García Candau ocultaron datos sobre la deuda de la televisión de Castilla-La Mancha

Julio 19, 2011

Una auditoria incompleta de 2007 fijaba la deuda del ente en 1.300 millones de euros

El segundo canal autonómico tiene una audiencia de tan sólo un 0,6%


En una maniobra de última hora, la recién elegida presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, dejó en la estacada a Ernesto Sáenz de Buruaga</strong> y fichó casi por sorpresa a Nacho Villa, hasta entonces director de informativos de la Cadena Cope, para dirigir la televisión autonómica de la región castellana. Buruaga apostó por Cospedal durante la campaña electoral, incluso entrevistó a la candidata en su programa ‘La Mañana’ de la Cope, y según diversas fuentes el periodista que fue estrella durante los gobiernos de José María Aznar había ya movido sus hilos con sigilo para hacerse con el puesto, pero la dirigente popular prefirió confiar en el último momento en Villa para sustituir al que también fue ex director general de RTVE, Jordi García Candau, uno de los protegidos del ex presidente socialista José María Barreda, y que llevaba en el cargo desde 2000 con un sueldo anual de 120.000 euros.

Según anunció recientemente Cospedal, la deuda que se ha encontrado al llegar a la presidencia de la comunidad castellano-manchega asciende a 1.700 millones de euros -aunque en un primer momento se barajó la cifra de 700-, y la televisión autonómica no se escapa, ya que arrastra un déficit importante que Nacho Villa tendrá que intentar enderezar. La tarea principal a la que se enfrenta el ya ex director de Información y de la página web de la Cadena Cope será la privatización de Radio Televisión Castilla-La Mancha (RTVCM), una de las principales propuestas que la ya presidenta regional, María Dolores de Cospedal, puso sobre la mesa en su programa electoral y, ganadas las elecciones, mantuvo en el debate de su investidura.

Deuda millonaria


Según una auditoría realizada en 2007 por la firma Account Control, el grueso de las deudas de RTVCM se sitúa en torno a los 1.300 millones de euros, aunque la información no es del todo clara ya que el Ejecutivo de Barreda no facilitó todos los datos a la entidad auditora, algo de lo que se han quejado en varias ocasiones desde las filas populares, y García Candau nunca presentó las cifras en la Comisión de Control Parlamentario. Lo que sí se conoce es el coste por hogar que supone a día de hoy la televisión pública castellano-manchega, que asciende a 104 euros netos por vivienda, según datos de 2009 ofrecidos por el Informe Económico sobre la Televisión Pública en España de la consultora Deloitte, financiado por la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA). Por su parte, la consultora audiovisual Barlovento aclara en otro estudio que la cadena que ya está en manos de Nacho Villa tiene una audiencia media del 7,1% en su primer canal y del 0,6% en su segundo, por lo que la aportación de los ciudadanos se antoja del todo exagerada. Su programación está basada en informativos y películas de bajo coste, y sus mejores cifras las consigue con la retransmisión de corridas de toros.

Bono, sin pelos en la lengua

En lo que se refiere a contrataciones, Account Control afirma que los datos también se desconocen, ya que nunca se comunicaron al Registro Electrónico de Contratos del sector público regional de Castilla-La Mancha. No obstante, la empresa encargada de la auditoría informa de que el ente público cuenta con 423 trabajadores, fijos y temporales, entre directivos (32), técnicos superiores (151), personal administrativo (54) y otro tipo de personal (186), sin especificarse en este último grupo la categoría laboral.

José Bono
, ex presidente manchego, salió también al paso recientemente, como suele hacer siempre que hay polémica en la comunidad que un día gobernó, para criticar las declaraciones de Cospedal sobre la “quiebra total” de esta región y la dificultad a la hora de pagar las nóminas. El presidente del Congreso de los Diputados no se mordió la lengua y afirmó, tajante, que “con lo que debe la televisión valenciana se paga toda la deuda de Castilla-La Mancha”. “La deuda de Castilla-La Mancha es el 0,8% de la deuda del país, que mensualmente recibe de los fondos del Estado 350 millones de euros, cuando la nómina de los funcionarios cuesta 275, por lo que no se puede decir que el déficit que arrastra la comunidad no permite pagar las nóminas”, dijo Bono.

Según la UTECA, la cadena con mayor déficit es la valenciana, que acumula 1.122 millones de euros. Le sigue Telemadrid, con 250 millones. Por detrás están la televisión catalana, con 45 millones; la gallega, con 25; la balear, con 20,8; la vasca, con 16; la extremeña, con 1,5; y la canaria, con 0,3. No hay datos de la andaluza, la asturiana, la aragonesa y la murciana, como tampoco se tienen de la castellano-manchega.