Menú Portada
"Obliga" a los diputados de las Cortes de Castilla-La Mancha a percibir un único sueldo

Barreda se desmarca, todavía más, de Zapatero

Febrero 15, 2011
pq_924_jose-maria-barreda.jpg

Andan ahora todos los partidos, -dicen que a instancias del Presidente del Congreso de los Diputados, José Bono-, enfrascados en ver quién gana la carrera por mejorar la imagen de la clase política y, de paso, obtener rentabilidad electoral. Y ha tenido que ser su paisano José María Barreda –que ha basado su campaña electoral a la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha en exigir a Zapatero que se decida de una vez sobre su continuidad-, quien ha tomado la iniciativa.

El candidato socialista a la presidencia de esta Comunidad Autónoma –en nombre del Rey y en el suyo propio-, promulgaba la Ley 15/2010, de 16 de diciembre, por la que modifica la Ley 4/1985 en cuanto a la designación de Senadores en representación de Castilla-La Mancha y en relación a las retribuciones a percibir. Esgrime Barreda en el texto que Castilla-La Mancha, desde su constitución como CC.AA, se dotó de un exigente régimen de incompatibilidades para sus Altos Cargos. Se pretendía, siempre según el presidente autonómico, conseguir una Administración y unos cargos públicos que hicieran de la transparencia una de sus principales señas de identidad.

La línea de actuación que han seguido, aseguran en la citada Ley, “ha sido impulsada por el principio de transparencia, apoyada por Ias demandas sociales identificadas con el interés público y enriquecida por la experiencia. En este sentido, teniendo en cuenta que la ética debe guiar la conducta de los responsables políticos, servidores y cargos públicos, y dada la sensibilidad que sobre estos temas tiene la ciudadanía, especialmente en estos momentos de austeridad, es propósito de esta Ley regular el procedimiento para percibir retribuciones aquellos Diputados de las Cortes Regionales que, sean propuestos para representar a Castilla-La Mancha en las Cortes Generales”.

Quien hace la Ley, hace la trampa

Pues han tardado algunos años en darse cuenta y retocar el Artículo 4ª de la citada Ley 4/1985, de 26 de junio que quedará como se lo reproducimos: “Celebradas las elecciones a las Cortes de Castilla-La Mancha, constituida la Mesa definitiva y los Grupos Parlamentarios, el Presidente, previo acuerdo de la Mesa de las Cortes, abrirá un plazo de veinte días a fin de que los Grupos Parlamentarios puedan proponer candidatos a Senadores. Si entre los candidatos figuran Diputados de las Cortes Regionales, deberán éstos presentar escrito ante la Mesa en el que manifiesten que sólo percibirán la remuneración que les corresponda como Senadores o como Parlamentarios Autonómicos, con renuncia a cualquier otra retribución pública o privada.»


Pues parece que quien hace la Ley hace la trampa. La redacción, según algunos expertos, deja la puerta abierta a la libertad de cada político que compagine ambos puestos para optar por esa única retribución, ya que existe una Ley superior que, de momento, les permite a Sus Señorías percibir más de un salario. Habrá que esperar a ver cuántos renuncian.