Menú Portada
Sólo él y Mariano Rajoy tienen las claves del despido del ex tesorero

Bárcenas blinda a Arenas

Septiembre 9, 2013
pq_936_javier_arenas.jpg

Desde luego que no estaba en sus previsiones. Desde luego que su figura estaba en franca decadencia. Desde luego que el futuro y la regeneración no pasaban precisamente por él. Desde luego que era de los primeros en las quinielas para caer de la cúpula pepera cuando los máximos responsables de la formación (díganse Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal) decidieran iniciar la rueda de cambios.

Pero precisamente las revelaciones de Luis Bárcenas (cada vez más conocido entre las filas populares como Luis ´el cabrón´) le han blindado en el partido.

Al menos dos son los que tienen todas las claves del despedido pactado con Bárcenas. Uno, el presidente y jefe absoluto del PP, Mariano Rajoy. Y el otro, Javier Arenas. Arenas, ese hombre, el que está siempre a punto de caer y nunca cae. El que iba a abandonar la política después de su victoria-derrota en Andalucía pero que nunca se va. Ahora, menos. Él tiene las claves de la negociación. Él tiene la llave para buscar un problema interno de nuevo al propio Rajoy o a su odiada enemiga (antaño amiga del alma), María Dolores de Cospedal, la tercera pieza (¿directa o indirecta?, esto está por determinar aún) de la negociación del finiquito de Bárcenas.

 Tener la llave, tener los datos, tener la información en primera línea le blinda, y de qué manera.

¿Qué hacer con Javier? Esa es una de las preguntas que se han instalado entre los muros de la calle Génova, y no se alcanza ninguna respuesta. En cualquier caso, siempre pactar. Esa es la palabra. Una salida de Arenas de la cúpula popular sería pactada y acordada con él. No se quieren más flecos sueltos. “¿Y dónde le mandamos?”. Nadie encuentra aún la respuesta y nadie le pregunta aún directamente al propio Javier qué futuro prefiere. En esas están ahora en el PP. Esa es una de las cuestiones prioritarias: qué hacer con el blindado Javier. Hay quien hasta lo tararea en la sede del PP con la música del ´probre Miguel´. Otro capítulo oscuro sin cerrar en la sede popular. Pero en cualquier caso, las fuentes consultadas por este periodista le insisten que de ninguna de las maneras se va a producir una gran revolución de la cúpula popular, como apuntaban algunos cronistas de cámara este verano.

Matías Galdós