Menú Portada

Barcelona-Manchester City: El primer gran duelo táctico de la temporada enfrenta a los líderes en posesión de la Liga y la Premier

Octubre 19, 2016
guardiola-aguero

El fútbol merece la pena por este tipo de partidos. Este miércoles (Camp Nou, 20:45 horas) se medirán los dos adalides del juego de toque del balompié europeo. Barcelona y Manchester City librarán una batalla en el césped que comenzará en las pizarras de sus dos entrenadores: Luis Enrique y Pep. El choque, además, está marcado por el regreso de Guardiola al que fue su imperio. El duelo, pues, adquiere un halo de espiritualidad que va más allá del mero resultado. Ambos tienen la obligación moral de no renunciar a su estilo. Todas las miradas estarán puestas en el Camp Nou, que a priori condensará el fútbol más vistoso del viejo continente durante un par de horas.

La posesión, el santo Grial

Barcelona y Manchester City son los dos equipos con mayor posesión de España e Inglaterra (68% los de Luis Enrique y 64% los de Pep). En realidad, el fútbol de posesión es inherente a la figura de Pep Guardiola. Él fue el que lo llevó a cotas obsesivas en el Barcelona. A Luis Enrique básicamente se le exige que mantenga ese modelo, el que ideó Cruyff e implantó de forma definitiva Pep. En este sentido, la comparación con Guardiola es inevitable en Can Barça. Su etapa en el banquillo blaugrana tiene, en el imaginario colectivo, trazas de auténtica divinidad.

Luis Enrique lo sabe y por ello (como todos) se ha intentado diferenciar del ahora técnico del City. Presenta este Barcelona una mayor tendencia al juego vertical y a las transiciones rápidas. No es extraño ver al Barça contragolpear con soltura cuando las circunstancias lo permiten. En cambio, el equipo es más frágil a nivel defensivo. Da la sensación de que es más sencillo hacerle gol a este Barcelona que al de Pep.

Por su parte, el City, siendo aún un equipo por hacer, es ya una escuadra característica. El mayor logro de Guardiola es que el equipo no tenga nada que ver con el de Pellegrini únicamente en un par de meses. Ya no es un equipo cualquiera, sino su equipo. En una competición tan física y en la que tanto prima el fútbol directo como la Premier, el cuadro cityzen tiene como principal mandamiento sacar el balón en corto desde atrás. Cueste lo que cueste y aunque sea por el centro. Es una muestra de valentía de un hombre que dinamitó la idiosincrasia deportiva de un club tan hermético como el Bayern.

El partido se ha empezado a jugar en la sala de prensa y de momento Pep Guardiola le ha pasado la patata caliente de la posesión a Luis Enrique. El entrenador del City, al señalar que espera que sea su ex equipo “el que tenga el balón”, traspasa esa obligación a su contendiente y abre nuevas posibilidades. El entrenador del Barça, además, tiene la responsabilidad de jugar ante su público, que no permitirá ninguna concesión en este aspecto. A Guardiola hay que ganarle jugando bien. Si no, vale menos.

¿Dinámicas diferentes?

El Manchester City llega al Camp Nou después de encajar una serie de resultados negativos (dos empates ante Celtic y Everton y una derrota ante el Tottenham). No obstante, Guardiola insiste una y otra vez en remarcar su modelo de juego. No va a renunciar a seguir adelante con su idea aunque los resultados se estanquen. En el plano táctico nos encontramos con la duda de si el de Santpedor utilizará una defensa de 3 o su habitual línea de 4. La primera opción parece una temeridad cuando se tiene enfrente a la MSN pero con Pep nunca se sabe.

Por su parte, el Barcelona goleó al Deportivo en la última jornada de Liga, algo que parece insuficiente para despejar las últimas dudas vertidas por el cuadro de Luis Enrique. La derrota sufrida en Vigo denotó una preocupante vulnerabilidad defensiva y sus partidos anteriores ya despertaron algunas críticas sobre su juego, mucho más trabado que antes. Ahora, la mayor parte de las victorias culés son trabajadas. Nada fluye como antes o eso parece.

Por ello, quizás Barça y City no lleguen en rachas tan diferentes. Ambos levantan dudas, ambos parecen ganables pero ambos son considerados los equipos que mejor tratan al balón. Que ruede.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99