Menú Portada
Designará nueva auditora a Ernst & Young, en lugar de Deloitte

Bankia propondrá a la junta general la reducción del número de miembros de su consejo de administración

Junio 23, 2013
pq_935_bankia-3.jpg

Bankia propondrá a la junta general de accionistas, que se celebrará el martes 25 en Valencia, la reducción del número de miembros de su consejo de administración de 19 a 15 componentes, según consta en la convocatoria de la junta general de accionistas, así como la signación de Ernst & Young como auditor en lugar de Deloitte.

La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri también planteará a la junta la reducción del número de miembros de la Comisión Ejecutiva y de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, así como la creación de la figura del consejero independiente coordinador.

El objetivo que persigue la nacionalizada es introducir determinadas mejoras de carácter técnico “que se estiman beneficiosas para la organización y administración de la sociedad”.

Así, apuesta por reducir el número de miembros de la comisión ejecutiva y fijarlo en un mínimo de 5 y un máximo de 7, frente al mínimo de 7 y máximo de 11 que existe en la actualidad. En cuanto a la constitución de este órgano, Bankia precisa que en el caso de que no llegue a crearse, será el consejo de administración el que retendrá sus competencias, “sin perjuicio de las facultades que el mismo pueda delegar”.

También propone recortar el número de integrantes de la comisión de Nombramientos y Retribuciones, que estará formada mayoritariamente por consejeros independientes, con un mínimo de 3 y un máximo de 5, frente al mínimo de 3 y máximo de 7 consejeros actuales.

En este caso, el banco explica que esta comisión estará presidida por un consejero independiente nombrado por el consejo de administración.

Consejero independiente coordinador

Bankia aprovecha este cambio en los estatutos para crear la figura del consejero independiente coordinador, que se encargará de “canalizar todas aquellas cuestiones y preocupaciones que le transmitan los consejeros externos y podrá solicitar la convocatoria del consejo de administración, así como la inclusión de puntos en el orden del día”.

En particular, esta persona asumirá la tarea de organizar las posibles posiciones comunes de los consejeros independientes y servir de cauce de interlocución o de portavoz de tales posiciones comunes.

El plazo de duración del cargo de consejero independiente coordinador será de tres años y no podrá ser reelegido sucesivamente. Cesará cuando concluya su plazo de consejeros, cuando pierda la condición de independiente o cuando lo acuerde el consejo de administración, previa propuesta de la comisión de nombramientos y retribuciones.

Cambio de auditora

Otra de las propuestas que llevará Bankia a la junta será el cambio de auditora, en línea con las recomendaciones realizadas por las autoridades internacionales y españolas en este sentido.

Tras más de una década en la que la firma Deloitte ha auditado las cuentas de las principales cajas de ahorros que dieron origen a Bankia y, posteriormente, del propio banco y su matriz, Banco Financiero y de Ahorros (BFA), se propondrá a la próxima junta general de accionistas la designación de Ernst & Young como firma auditora para los próximos tres años.

La nacionalizada aprovechará el encuentro para someter al control de la junta la aprobación de las cuentas anuales e informe de gestión de Bankia y de su grupo consolidado y el acuerdo de aplicación a pérdidas de la reserva generada por las reducciones de capital

aprobadas por la comisión rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y aplicación de la reserva por prima de emisión a la compensación de pérdidas.

El orden del día también incluye la delegación en el consejo de administración de la facultad de ampliar el capital social hasta un

máximo del 50% del capital social suscrito, en una o varias veces y en cualquier momento en el plazo máximo de 5 años. Asimismo, se someterá a votación consultiva el informe sobre la política de retribuciones del consejo de administración de Bankia.

Otro de los puntos se centra en la posibilidad de dejar en manos del consejo la facultad de emitir valores convertibles y/o canjeables en acciones de la Sociedad, así como warrants u otros valores análogos que puedan dar derecho, directa o indirectamente, a la suscripción o adquisición de acciones de la sociedad por un importe total de 5.000 millones de euros, así como de la facultad de aumentar el capital social en la cuantía necesaria, y de la facultad de excluir, en su caso, el derecho de suscripción preferente.

A ello se unirá la delegación en el consejo de administración de la facultad de emitir obligaciones, bonos y demás valores de renta fija simples, warrants e instrumentos no convertibles hasta un límite máximo de 30.000 millones de euros y pagarés hasta un límite máximo de 15.000 millones de euros, así como la facultad de autorizar el consejo a adquirir acciones propias, “facultándole expresamente para reducir, en su caso, el capital social en una o varias veces a fin de proceder a la amortización de las acciones propias adquiridas”.