Menú Portada
Se ha visto salpicado en la Operación Malaya, en operaciones dudosas con clientes, recomprando activos a Reyal Urbis y en la detención de Lorenzo Sanz

Banesto, en el ojo del huracán

Noviembre 5, 2008

Muchas sombras en el futuro de Banesto. El pasado mes de julio salió al rescate de Reyal Urbis haciéndose con activos de la inmobiliaria para rebajar su deuda a través de la sociedad Promodomus . Hace tan sólo 15 días Reyal Urbis consiguió refinanciar 3.000 millones de euros de deuda hasta 7 años. En un comunicado en la CNMV la constructora indicó que había alcanzado un acuerdo “formal y vinculante” con las 51 entidades financieras, curiosamente lideradas por Banesto y Banco Santander.

pq_630_Ana-Patricia-Botin.jpg

Logró un beneficio neto de 653,8 millones de euros en los nueve primeros meses del año, ni más ni menos que un 12% más pese a la crisis del sector financiero. Ha frenado la concesión de créditos pero José García Cantera, consejero delegado de Banesto, destacó que el Banco tiene una posición neta de liquidez de 7.000 millones de euros. Sorprendió la postura de la entidad presidida por Ana Patricia Botín de “no transparencia” a la hora de saber las entidades financieras y Cajas de Ahorro que se acogieran al fondo de 150.000 millones de euros suscrito por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Una actitud diametralmente opuesta, por ejemplo, a la de su colega BBVA. “¿Algo que ocultar”, se preguntan en sectores financieros.
Lo cierto es que, al margen de operaciones dudosas con clientes de las que informó en su día este periódico y a las que el Departamento de Atención al Cliente de nunca dio respuesta, Banesto se vio salpicado en la ya casi olvidada Operación Malaya. En algunas de sus sucursales ubicadas en la Costa del Sol se pagaron a Julián Muñoz cheques al portador, en ventanilla, por importes próximos a los 25 millones de las antiguas pesetas. Los directores de las mencionadas sucursales fueron llamados a declarar por el juez Miguel Ángel Torres, entonces instructor de la causa, los directivos de Banesto se negaron a declarar acogiéndose al secreto bancario.


De Lorenzo Sanz a Reyal Urbis

Y no menos sorprendente fue su denuncia que acabó con la detención del ex presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz. Sucedió en Córdoba: una supuesta tentativa de estafa, tras intentar una operación económica rocambolesca. Intentó ingresar en una oficina de Banesto de dicha ciudad al menos dos pagarés falsos y sin fondos a nombre de una fundación nicaragüense con sede en Italia y que estaban avalados por un banco que no existe. Las cifras de esos pagarés que han trascendido son desmesuradas: unas fuentes hablan de 500 millones de dólares (342 millones de euros) y otras las elevan con cierto pudor a 10.000 millones (6.845 millones de euros). En esta ocasión, Banesto si colaboró con la Justicia.
Pero quizá el problema actual más grave viene derivado de la deuda que tiene contraída con la inmobiliaria Reyal Urbis. ¿Por qué ha salido a su rescate? Sencillamente porque la quiebra de la inmobiliaria, a la que vendió activos con una plusvalía de más de 1.000 millones de euros, arrastraría al Banco. Opacas relaciones e interdependencias entre la entidad y la inmobiliaria de las que extraconfidencial.com les informará pormenorizadamente en su edición de mañana.