Menú Portada
El ajuste de plantilla tras la fusión de Banesto será más importante en Madrid, donde se adelanta la edad de retiro a los 55 años

Banco Santander propone prejubilaciones a partir de los 58 años con un 70% del sueldo

Marzo 3, 2013
pq_928_emilio-botin.jpg

La cuenta atrás para la fusión de Banesto está cada vez más cercana a finalizar. En apenas tres semanas, el 22 de marzo (fecha de la segunda convocatoria) se celebrará la Junta General de Accionistas del Banco de Santander por la que se aprobará este proceso de integración, que jurídicamente debería finalizar en el mes de mayo. Otra cosa es la integración operativa por la que se ha dado de plazo todo el 2013 para Banesto e incluso más para Banif, aunque es probable que incluso los plazos se dilaten, ya que aunque en aun en una fase muy inicial ya se están encontrando con los primeros problemas, a pesar de compartir buena parte de las plataformas tecnológicas.

Pero más largo va a ser el ajuste laboral, en el que el Banco de Emilio Botín acaba de presentar sus primeras propuestas que según reconocen los propios sindicatos no parecen desagradarles tanto en cómo se va a realizar el ajuste como en la homologación de las distintas condiciones laborales de los trabajadores de Banesto con las del Banco Santander. En esta primera cita entre empresa y organizaciones sindicales, el Banco ha planteado prejubilaciones anticipadas a partir de los 58 años con un porcentaje del 70% del salario, una edad que disminuye a los 55 años en Madrid donde el peso de las oficinas centrales y por tanto de las duplicidades es mucho mayor, y también lo es el ajuste necesario en puestos de trabajo. Además de ello, el Banco propone una oferta de bajas incentivadas de carácter voluntario para los trabajadores de menos de 49 años, con una indemnización “próxima a la máxima legal” a la que se añadirá una prima que aún no ha determinado. Es más aun la empresa no ha puesto sobre la mesa el número total de oficinas que se cerraran (en el momento del lanzamiento de la oferta de absorción se habló de unas 800) ni del total de plantilla a ajustar.

Un acuerdo proceso de tres años

De momento, el plazo para todo este ajuste es de tres años, en el que además de reducir plantilla tienen que igualar las condiciones de trabajo entre ambas empresas integrando las condiciones de trabajo, económicas y de beneficios sociales, sin que en palabras del Banco “no suponga pérdidas a ningún colectivo”. Una propuesta positiva, que según han destacado sindicatos buscan conseguir un acuerdo lo más rápidamente posible para evitar avanzar con la integración con conflictividad laboral.

Por parte del sindicato Comfia-CCOO han señalado que están de acuerdo con “los principios básicos del Protocolo de Fusión” como voluntariedad, salidas pactadas, ausencia de medidas traumáticas, diálogo pero que de momento falta saber “cifras y las condiciones generales de acceso a las mismas” que la organización sindical valora como insuficientes. La próxima reunión el viernes 8 de febrero en el que serán los sindicatos los que propongan temas como jornadas, horarios o beneficios sociales y se verá si finalmente hay un rápido acuerdo laboral.