Menú Portada
La calificación como uso deportivo de buena parte del terreno de la Ciudad Banesto, principal escollo en una futura venta

Banco Santander impide el uso de las instalaciones deportivas de Banesto a los jubilados de la entidad

Mayo 17, 2013

Empresa y los sindicatos CCOO, UGT, FITC y SEB firmaron el uso exclusivo para los empleados que trabajen en las oficinas de la calle Mesena en el acuerdo del protocolo de fusión
La asociación de jubilados de Banesto ya ha protagonizado concentraciones y mandado un escrito en el que piden no sólo que los jubilados puedan seguir utilizando estas instalaciones, sino que incluso su uso sea extensivo a otros trabajadores de Banco Santander
 Ya han comenzado los traslados de personal de Banco Santander y empresas filiales a las que hasta ahora han sido las oficinas del Banco Español de Crédito

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Días de ajetreo en la calle Mesena, en la hasta ahora sede central de Banesto el ritmo es frenético. Los que fueran empleados del Banco Español de Crédito ya lo son de Banco Santander, y de hecho, incluso sus direcciones de correo electrónico ya han sido migradas. Pero lo más importante están siendo los traslados, dejando sitio a como adelantó extraconfidencial.com a otros empleados de Banco Santander y filiales que en los próximos meses harán sus maletas a los dos edificios que actualmente tiene la Ciudad Banesto disponibles (existe un tercero, la conocida como “Torre de Valores” en desuso por graves problemas estructurales). Los primeros traslados se realizarán ya en este mes de mayo, pero todo indica que se están acelerando los plazos para que los movimientos más importantes se hagan este verano.

Pero la Ciudad Banesto es mucho más, tiene un gran complejo deportivo, envidia de muchos años atrás, con piscinas y todo tipo pistas deportivas de las que disfrutaban los trabajadores de esta entidad en activo y también los jubilados. Pero todo ello ha cambiado, y de la noche a la mañana los trabajadores jubilados de la entidad absorbida han visto como se les prohíbe la entrada y todo tiene el origen en el acuerdo laboral de integración firmado por el Banco presidido por Emilio Botín y sindicatos. En este protocolo se especifica que “A partir de la fecha de integración formal de ambas entidades, las instalaciones deportivas y sociales existentes dentro del Complejo Mesena serán de uso exclusivo del personal activo de los empleados del Banco de Santander que presten sus servicios en cualquier de las Áreas o Departamentos allí ubicados.” Todo ello ha llevado a que miembros de la Asociación de Jubilados de Banesto (AJUBANESTO) haya iniciado una serie de protestas. De hecho, el pasado 21 de abril ya se concentraron en las piscinas de Pinar “en defensa del uso de las instalaciones sociales y deportivas del complejo de Mesena”. Igualmente han presentado un escrito en el que piden no sólo que los jubilados puedan seguir utilizando estas instalaciones, sino que incluso su uso sea extensivo a otros trabajadores de Banco Santander que no trabajen en el complejo de Pinar del Rey.

Escollo para una venta futura

Lo cierto es que uno de los problemas de una venta más o menos cercana de estos terrenos situados en una de las zonas “premium” de la ciudad de Madrid está la calificación de los mismos como zona deportiva lo que obligaría a la recalificación de la misma, ya sea total o parcialmente, si su destino fututo es que se conviertan en urbanizaciones de lujo como las que la rodean. Pero la preocupación es a medias, ya que dos precedentes avalan esta posibilidad. Por un lado, la macrooperación de la Ciudad Deportiva del Real Madrid, que permitió al Real Madrid de Florentino Pérez grandes plusvalías que sanearon las maltrechas cuentas del club, y la construcción de cuatro rascacielos en lo que eran terrenos de uso deportivo.

Y otro más, este no relacionado con instalaciones deportivas pero sí con edificios de valor histórico y propiedad de Banco Santander, como es la operación Canalejas. En esta actuación, Ana Botella ha permitido la transformación de distintos inmuebles (entre los que se incluye la antigua sede de Banesto) en un complejo de lujo con hotel y centro comercial, y en el que como en la operación de la Ciudad Deportiva (construyó una de las torres), vuelve a estar Juan Miguel Villar Mir, dueño de OHL, recientemente imputado por los supuestos donativos al Partido Popular, y flamante nuevo consejero del Banco Santander. Lo cierto es que con la nueva norma, si en unos años se trasladan todos los trabajadores de las oficinas de Mesena a otras localizaciones, las instalaciones quedarían sin uso, y su recalificación y venta parece que visto lo sucedido en otros casos con el Ayuntamiento de Madrid, no sería un problema y novias no le faltarán.