Menú Portada

Baltasar de Casanova: apellidos, nobleza, elecciones catalanas y paradojas histórico-genealógicas

Noviembre 11, 2010
pq__Ricardo0001.jpg

Mientras muchos intentan todavía digerir con dificultad el nuevo proyecto no de Ley sobre el posible cambio en el orden de los apellidos, que pondrá fin a la idea de linaje y que sin duda es visto por algunos círculos como un atentado más a las bases mismas de la nobleza, miembros de la nobleza catalana y de la nobleza castellana se han dado cita el pasado día 4 en Madrid para la presentación del nuevo libro de Carmen Güell Malet, hija del Vizconde de Güell y miembro de una de las más notables familias de la gran aristocracia catalana.
 
El libro, una novela histórica dedicada a la vida de la muy desconocida reina Germana de Foix, segunda esposa de Fernando el Católico, es un loable intento de rescatar para el gran público a un personaje hasta ahora muy olvidado. La presentación corrió a cargo del Conde de Orgaz y por la periodista Isabel Durán, amigos personales de Carmen Güell, en presencia de numerosos detentadores de títulos del reino y de personas como Antonio Eraso, amigo personal del Rey don Juan Carlos.
 
Sincrónicamente en Lérida el Marqués de Elche, Baltasar de Casanova-Cárdenas y Habsburgo-Lorena, presenta su candidatura como número dos por esa ciudad en las listas del partido “Ciutadans” para las próximas elecciones catalanas. Nada aparentemente muy sorprendente en esta candidatura más allá de que el protagonista sea un título del reino, cosa nada habitual en Cataluña. Pero por muy curiosas paradojas históricas Baltasar de Casanova-Cárdenas, cuyo padre unió los apellidos familiares, reúne en su persona la más sorprendente combinación genética que pueda imaginarse en la Cataluña de hoy, pues cuenta entre sus antepasados directos a tres de los grandes personajes que en 1714 se vieron directamente implicados en la represión de los levantamientos en Cataluña y en la definitiva supresión de los fueros catalanes por el polémico Decreto de Nueva Planta.
 
Por su padre, que es Duque de Maqueda, Grande de España y presidente del Real Cuerpo de la Nobleza de Cataluña, desciende de Felipe V, el rey triunfador que emitió tan denostado decreto cuyos ecos llegan hasta nuestros días y, al mismo tiempo, del legendario Rafael de Casanova que en 1714 era Conseller en Cap de Barcelona cuya defensa dirigió el 11 de septiembre fecha en la cual la ciudad fue derrotada y tomada definitivamente por las tropas de Felipe V. Pero por su madre, la Archiduquesa Mónica de Austria, desciende también del Emperador Carlos VI cuya pretensión a la corona de España, apoyada por Cataluña, estuvo en el origen de la cruenta Guerra de Sucesión española y de sus secuelas que tanta desazón han generado siempre en Cataluña. El joven Marqués de Elche, de veintinueve años y descendiente del icono del nacionalismo catalán, es un experto en Ingeniería Agraria y, junto a su padre, dirige las explotaciones agrícolas de su familia desde su residencia del Castillo de La Rápita, en la población leridana de Vallfogona de Balaguer. Baltasar de Casanova-Cárdenas ya se había presentado a las elecciones europeas en el 2009 en las listas del partido “Libertas” con el que “Ciudatans” se ha coaligado.
 
Él mismo afirma haberse decantado por las listas de “Ciutadans” por tratarse de un partido no nacionalista en una Cataluña en la que la política está fuertemente teñida de un nacionalismo juzgado como excesivo en muchos círculos de la nobleza y la alta burguesía catalanas.
 

Ricardo Mateos