Menú Portada
En este momento lidera todas las clasificaciones

Atila tiene un motor Mercedes y no dejará crecer la hierba en la Formula 1 este año

Febrero 23, 2014

Todavía no ha comenzado el Mundial de Formula 1 de 2014 y ya hay alguien que lidera todas las clasificaciones disponibles: Mercedes. Lo hace además de manera parcial como escudería, y de manera absoluta como el motor que mueve a unos pocos contendientes (Mercedes, McLaren, Force India y Williams) y que no presentan queja alguna de sus productos. El gadget mágico que impulse la alfombra voladora que pilote el Campeón de esta temporada llevará con casi toda seguridad una estrellita cromada pintada en su morro.

La Federación Internacional de Automovilismo programó para este 2014 uno de esos cambios mayores a la categoría con la idea de dar un paso en el plano tecnológico. Impuso unos nuevos motores más pequeños, tremendamente innovadores y que consumieran un tercio menos de combustible con la idea de contentar a autoridades, ecologistas, la industria, y lo hizo a regañadientes de los equipos, que veían encarecer su negocio sin obtener beneficio alguno a cambio. Los cambios han llegado y todo apunta a que los 400 ingenieros que ha puesto Mercedes -entre ellos la española Margarita Torres-Díez– han realizado un trabajo excelente, y el propulsor germano pero fabricado en Inglaterra va a marcar la pauta. El dato no escrito que se maneja es que desarrollan unos 40-50 caballos más que el de su más cercano competidor, lo que equivale a no menos de 15, puede que de 20 kms/h más al final de recta y un buen puñado de metros en las salidas.
 
Ferrari el único rival visible
Durante las pruebas de pretemporada todos los coches equipados con el han copado de manera prácticamente en exclusiva los primeros puestos en las tablas de tiempos con un único enemigo visible: Ferrari. Los italianos son los únicos que de momento plantan cara. Parece que coche tienen, y obviamente pilotos también pero necesitan crecer un poco más para dar verdaderas dentelladas. Los que están KO son los Red Bull cuya dictadura azul tiene toda la pinta de acabarse por varias razones y una, y clave, es su motor Renault. Red Bull apenas ha rodado en los tests invernales, marcando contra todo pronóstico un record negativo en este aspecto. De la madurez de sus invenciones habla el número de vueltas dadas y si no fuera por Marussia, ocuparían el farolillo rojo. Averías inexplicables, sospechosos humaredas, chapuceros boquetes en una sinuosa y hasta ahora prístina carrocería para evacuar un calor que devora el cableado interno, y un sinfín de problemas de un diseño tremendamente arriesgado al que se suman unos motores que según la rumorología, tardarán meses en recomponer sus entrañas. Al parecer los problemas no son sólo de software sino de índole estructural y rehacerlos conllevará nuevos desarrollos, estudios y pruebas. El problema para los galos es que la FIA, para evitar abusos de los más poderosos a la hora de invertir más y más en ellos, han puesto fecha límite a estos trabajos. Esa fecha es el 28 de febrero y es inviable para los franceses reparar su ingenio en tan corto periodo.

La FIA tendrá que abrir la mano y dejarles reparar esto, lo que costará dinero, tardará tiempo, y Red Bull puede quedarse con un motor cojitranco hasta casi la llegada del verano. A partir de ahí se verán obligados a hacer la remontada de su vida, algo a lo que están acostumbrados, pero se antoja complicado de cumplirse toda esta secuencia. La dictadura azul puede haber empezado a resquebrajarse en beneficio, esencialmente, de Mercedes y McLaren. Estos dos equipos motorizados por los primeros están, por potencial, tradición, capacidad financiera, y por las pistas dejadas en los entrenos de Bahréin, destinados a darse codazos por el liderazgo durante por lo menos la primera mitad del año con un incómodo moscardón rojo revoloteando alrededor. A partir de que los equipos empiecen a introducir evoluciones, Renault apañe sus goteras, y todo obtenga un cierto equilibrio, Hamilton, Rosberg y Button estarán en la pomada. El rookie Magnussen ha dejado ver maneras pero sigue siendo una incógnita y Alonso y Kimi estarán con la albaceteña afilada a la espera de que su gente les mejoren la montura y se la dejen al nivel de los Hombres de Gris, colores de los coches a seguir. ¿Una temporada gris? Si, es muy posible, pero sólo aromáticamente.

 
José M. Zapico
@VirutasF1