Menú Portada
El contrato regirá el vestuario a las producciones propias de la Televisión Pública de Asturias

Asturias se echa a la calle contra el recorte de las ayudas para libros de texto, al tiempo que invierte 188.000 euros en estilismo de su televisión pública

Enero 13, 2014
pq_939_JAVIER-FERNANDEZ-ASTURIAS.jpg

Los recortes en Educación son una de las heridas que más se infectan en el día a día de los ciudadanos. La cura para tal infestación -el remedio de la enfermedad- descansa en la acción de Gobierno hacia una política menos austera o una revisión de la lista de prioridades. Para ello claman miles de vecinos cada día, en las plazas mayores de los ayuntamientos españoles. Quizá, quienes tengan más razones para ello sean los oriundos de Asturias y Extremadura, que vienen de sufrir el recorte más acusado en las ayudas de libros de texto.

El Ministerio de Educación del siempre controvertido José Ignacio Wert dispondrá de este año de 11,5 millones de euros menos en cuanto a ayudas para libros de texto (se ha pasado de 30 millones a 18,5 en tan solo un curso). El reparto por comunidades del presupuesto, debido a la notoria reducción, dejó a algunas comunidades más tocadas que a otras. En concreto, las regiones más afectadas por el recorte han sido Asturias (54% menos) y Extremadura (52%).

Por llevarse el mayor varapalo tras la nueva distribución del presupuesto, en Asturias, unas 20.000 personas según los convocantes y 6.000 según la Policía, se echaron a las calles de Avilés para protestar contra las políticas de recortes y en demanda de una alternativa más justa a la crisis. Por su parte, el secretario general de CCOO en Asturias, Antonio Pino, criticaba “una política de recorte que después de seis años sigue cargándose sobre la espalda de los mismos”, esto es, los “pensionistas, empleados públicos, desempleados, mujeres inmigrantes y demás colectivos de la sociedad”.

Los gastos superfluos del Gobierno de Javier Fernández

Lejos de apoyar su política educativa con fondos autonómicos, el socialista Javier Fernández refuerza otros sectores claramente menos prioritarios. El pasado mes de noviembre, la Plataforma de Contratación del Estado publicaba el anuncio de licitación para el contrato que se ocuparía del “servicio de estilismo y vestuario a las producciones propias de TPA” (Televisión del Principado de Asturias). En total serán 188.000 euros -valor estimado del contrato- los que se pondrán al servicio de aquella empresa que salga vencedora del procedimiento negociado con publicidad.

Y es que lo que se recorta en Asturias en educación, se invierte en espectáculo, en una televisión que apenas alcanza el 5% de audiencia. ¿Cuántos libros se pueden comprar o becas otorgar con esos 188.000 euros? Mientras se recorta en necesidades el derroche de las televisiones autonómicas continúa.