Menú Portada

Asturias otorga subvenciones a ritmo de chapuza: los Ayuntamientos de Gijón, Oviedo y Avilés no tienen aprobado un plan estratégico e incumplen varios artículos de la Ley

Septiembre 14, 2015

Las alcaldías ovetense y avilesino priorizan desmesuradamente la concesión directa de las subvenciones, que en la mayoría de los casos no se encuentra justificada. Tanto las ayudas concedidas por concurrencia competitiva como las concedidas directamente cuentan con importantes incumplimientos detectados

JAVIER-FERNANDEZ

Las fuerzas socialistas están desmantelando el panorama político y social asturiano. Si bien el presidente del Principado de Asturias, el socialista Javier Fernández, recortaba hace escasos días la subvención a los medios para el fomento de la utilización del asturiano en un 37%, lo que la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana (XDLA), calificó como un “ataque grave a la viabilidad de los proyectos informativos en asturiano”, los Ayuntamientos de Gijón, Oviedo y Avilés no lo están haciendo mucho mejor con los paquetes de ayudas que están a su cargo. Un reciente Informe de la  Sindicatura de Cuentas del Principado de Asturias deja en entredicho a los tres consistorios en el régimen de sus subvenciones. Como dato, cabe recordar que el municipio gijonés es el único que no está comandado por una fuerza de izquierdas, pues Carmen Moriyón, del Foro Asturias, es su alcaldesa desde 2011. Oviedo se encuentra bajo el mandato de Wenceslao López desde las últimas elecciones y Mariví Monteserín es la alcaldesa de Aviés, ambos del PSOE.

Y es que el despiporre rige los contratos que regulan las subvenciones en las tierras de Don Pelayo. El Ayuntamiento de Gijón, al igual que el de Oviedo y el de Avilés (el tridente con mayor peso dentro de la Comunidad Asturiana), “no tiene aprobado un Plan Estratégico de subvenciones, incumpliendo el artículo 8 de la Ley General de Subvenciones”.

Concesión directa en lugar de la concurrencia competitiva

La adecuación a la legalidad de las subvenciones concedidas por estos Consistorios, está cogida por pinzas y se aleja de lo que sería un código de buenas formas. Además de entregarse los paquetes de ayudas sin el control que representa una planificación ordenada, buena parte de los procesos se han establecido a través del procedimiento de concesión directa; esto es, han sido otorgados a dedo, sin dar oportunidad alguna a un concurso ecuánime entre distintas proposiciones. Así, en el caso de Gijón, su Ayuntamiento ha concedido las subvenciones de modo directo en un 36,23% de los casos, menoscabando claramente la concurrencia competitiva. Sin embargo, la situación resulta más sangrante en los municipios de Oviedo y Avilés, dónde se ha optado por la concesión discrecional directa en un 80,09% y en un 82,07% de los casos, dejando a la concurrencia competitiva -priorizada por la Ley-, en unos números prácticamente residuales.

Pero, ¿por qué se elige la concesión directa en lugar de la concurrencia competitiva? Parece que la única respuesta es la supervivencia de la red clientelar alimentada por intereses y nepotismo. Unos datos que quedan de manifiesto al comprobar que la Sindicatura de Cuentas del Principado de Asturias aduce en el mismo Informe que la ausencia de concurrencia competitiva no queda justificada adecuadamente en el 28,36% de los casos en Gijón, en el 60,48% de las ocasiones en Oviedo y en el 24,27% de las mismas en Avilés.

Hay que destacar también que la mayoría de las subvenciones han sido otorgadas de manera irregular, ya que tanto las concedidas por concurrencia competitiva como las concedidas directamente cuentan con importantes incumplimientos detectados. En el primer caso, en los tres Ayuntamientos no se establecen criterios de concesión perfectamente delimitados, de tal manera que resulta imposible estimar a priori los puntos que pueda obtener cada solicitante. Esto provoca que los pocos procesos regidos por concurrencia competitiva estén también por un posible favoritismo, ya que la adjudicación del contrato no responde a un criterio fijo, sino voluble.

Reconocimientos extrajudiciales de crédito

Más irregularidades tienen que esconder los consistorios asturianos en lo que respecta a las ayudas concedidas directamente. En el caso de Gijón, éstas no reúnen, en su totalidad, los requisitos necesarios para ser nominativas, algo que sucede en el 87,50% de las subvenciones concedidas por el Ayuntamiento de Oviedo.

Un auténtico atropello a la igualdad de ofertas y a la ecuanimidad ante las ayudas dispuestas por los cabildos asturianos. Una forma que concede poco lustre a la praxis municipal pero que supone un modo rápido y eficaz de garantizar el mantenimiento de este sistema manido, vetusto y casi ilegal.

El Informe de la Sindicatura de Cuentas del Principado también recoge otros aspectos como los reconocimientos extrajudiciales de crédito que en 2013 ascendieron hasta los 75.600 euros en Gijón, hasta los 412.920 euros en Oviedo y hasta la friolera de 3.349.141 euros en Avilés, a pesar de ser un régimen territorial mucho menor que los dos anteriores.

Doinel Castro