Menú Portada
En febrero de 2013 salió oficialmente del concurso de acreedores tras publicar en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME), el cese del administrador concursal

Así supera la crisis la principal empresa de Miguel Bosé (nuevo valedor de Podemos): Menos trabajadores, incumplimiento en el plazo de pago a sus proveedores, beneficiándose de subvenciones

Noviembre 27, 2014

La sociedad agropecuaria domiciliada en Extremadura evitó su situación de suspensión de pagos tras una quita de hasta el 50% de sus deudas 
También aumentó los incumplimientos en los plazos de pago efectuados a los proveedores. Si en 2012, el 82,65% de estos pagos se realizaron dentro del tiempo máximo legal, este porcentaje se desplomó hasta el 71,61%
La empresa imputó como beneficio, en cada uno de los últimos años, 32.788 euros provenientes de una subvención de capital entregada por la Junta de Extremadura
Tiene un crédito fiscal abultado, por pérdidas acumuladas, vigente hasta el año 2029. Sólo cuando acumule beneficios que superen los 6,1 millones de euros, pagará por el Impuesto de Sociedades
 


¡Exprópiese! Bajo este lema, Hugo Chávez desde el año 2002 al 2013, y actualmente su sucesor Nicolás Maduro, han nacionalizado más de 1.300 grandes y medianas empresas en Venezuela, sumiendo a su país en un caos económico de escasez de productos básicos, inflación e inseguridad jurídica. A pesar de ello, este país es referencia para Pablo Iglesias y su emergente partido Podemos, el cual, al calor del “caballo ganador”, se le unen cada vez más aduladores.

Uno de ellos es Miguel Bosé, que ha aprovechado la convulsa situación política española en la promoción de su nuevo disco, “Amo”. En este trabajo se incluye un tema titulado “Sí se puede”, que ha definido como “canción protesta dance“, que afirma haber compuesto, “antes de que apareciese Podemos“. Aún así, en entrevistas en prensa y televisión, ha dejado frases como “aquí no van a dejar de robar en la puta vida“, ha definido la gestión de Mariano Rajoy como “nefasta” y no ha dudado en criticar y dar un paso atrás en su relación activa con el PSOE y en dejar su guiño a Podemos. Incluso ha señalado que es “el tiempo de los Pablos: , Pablo Alborán, Pablo López, Pablo Iglesias…”

Capitalista de puertas a dentro

Pero detrás de esta versión populista, tiene otra cara, la de empresario que aprovecha los resortes y beneficios del capitalismo. Presidente, administrador y accionista de la sociedad Brumale SL -que se dedica a la comercialización de jamón de bellota “Monsalud” desde el año 2002- domiciliada en Montánchez (Cáceres), salió hace poco más de un año de una situación de concursos de acreedores, tras hacerse público en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) el cese del administrador concursal en febrero de 2013.

Después de un desplome en sus resultados (hasta el 2011 acumuló más de 3,2 millones de euros de pérdidas), la situación patrimonial de la sociedad era calamitosa: la deuda bancaria superó los 4,4 millones (3,5 millones a largo plazo y 1,4 millones a corto plazo) y debía 900.000 euros con otros acreedores. A pesar de ello, consiguió un acuerdo aprobado por el 98 % de los acreedores, en el que se contempló una quita, o perdón de la deuda, que en algunos casos alcanzó el 50 % del total, con hasta cuatro años de carencia en los que no había que realizar ni un solo pago.

A esto no hay que olvidar como también se ha beneficiado de las administraciones que tanto critica, gracias a una subvención de la Junta de Extremadura, que ha ido distribuyendo a lo largo de los años a su cuenta de resultados. De hecho, esta es una de las partidas más importantes en los beneficios de la sociedad en estos dos últimos años, según se muestra en la memoria del año 2013, ya que le permitió trasladar a la cuenta de resultados unos ingresos por 32.788 euros

Incumplimientos en los plazos de pago y destrucción de empleo

El acuerdo con sus acreedores fue más que beneficioso ya que le permitió aplazar el pago de más de 3,3 millones de euros a más de 5 años, siendo la partida principal 2,9 millones de deuda bancaria. El principal pago lo tiene que realizar a lo largo de este ejercicio, 1,13 millones, pero tiene vencimientos por un valor de  274.663 euros a pagar a más de 5 años.

Pero todo no es negativo. La mala gestión de la sociedad llevó a unas pérdidas abultadas que le han permitido obtener un crédito fiscal de 6,16 millones de euros (base imponible), que pueden disputar hasta el 2029. Es decir, hasta que no supere esta cifra, no pagará un euro a Hacienda por el Impuesto de Sociedades. Pero quizá lo más llamativo es como aumentó los incumplimientos en los plazos de pago efectuados a los proveedores. Si en 2012, el 82,65% de estos pagos se realizaron dentro del tiempo máximo legal, este porcentaje se desplomó hasta el 71,61% un año más tarde.

Tampoco la empresa de Miguel Bosé es un “paradigma” para el empleo. La caída en el número de trabajadores fue también importante, especialmente en el segmento del personal cualificado. Si en 2012 declaraba una media de 11,26 trabajadores (los decimales se deben a que buena parte de los contratos no han durado años completos) en el 2013 se había reducido hasta 9,39, casi un 20% menos.

Con todo ello, la empresa consiguió salir de los números rojos por segundo año consecutivo, registrando un beneficio de 81.192 euros -64.206 euros en 2013-, a pesar de que su cifra de negocio (ingresos), disminuyó desde los 1,06 millones del ejercicio 2012 a los 819.830 euros del 2013.