Menú Portada

Así será el Titanic II, la réplica del mítico crucero, fabricada en China, que surcará los mares en 2018

Febrero 18, 2016
TitanicII

No será construido en los ya prácticamente abandonados astilleros de Belfast (Irlanda del Norte) ni tampoco hará su viaje inaugural en las frías aguas del Atlántico Norte, pero en 2018, 106 años después de su tráfico viaje inaugural, un nuevo Titanic volverá a los océanos.

El artífice es el multimillonario Clive Palmer, propietario de Blue Star Line que ha encargado la construcción de esta réplica que incluso supera ligeramente en capacidad al barco original. Aunque no se han desvelado todos los detalles, se conoce que tendrá casi 270 metros de largo y 53 de altura, y podrá alcanzar una velocidad de 24 nudos. Constará de 9 pisos y 840 cabinas para acomodar a 2.400 pasajeros y unos 900 miembros de tripulación, 177 más que el Titanic original.

Para la construcción del buque se están teniendo en cuenta los planos y viejas fotografías en blanco y negro del barco original. Las imágenes diseñadas por ordenador, muestran las grandes escalinatas de madera labrada que daban acceso a los lujosos salones. Recrean el ambiente exclusivo, chimenea incluida, de la habitación destinada a los fumadores. También se enseña el café parisino, que evoca el modernismo de la época. La reproducción también muestra la replica exacta de la piscina cubierta del Titanic, que en el original estaba forrada de azulejos vitrificados de gran tamaño. Los camarotes también recrearán los muebles de principios de siglo XX, aunque obviando las hamacas que de los pasajeros más humildes y en las que, en la película, Leonardo Di Caprio dormía junto a los emigrantes europeos que viajaban en pos del sueño americano.

Al igual que el buque original, ofrecerá a los pasajeros camarotes de primera, segunda y tercera clase. En lo que cambia radicalmente el Titanic II es en los dispositivos de seguridad, ya que constará con los más de modernos procedimientos de evacuación, sistemas de navegación digital y por satélite, sensores de radar según ha señalado James McDonald, director de marketing de Blue Star Line.

Una idea no exenta de polémica

El proyecto no es nuevo, se lleva años especulando con su construcción, de hecho ha pasado por distintas fases, incluso que se hablara de su abandono definitivo. En todo este tiempo ha recibido críticas de asociaciones de las víctimas del primer viaje del Titanic, en el que murieron 1.503 personas, considerando la botadura de la réplica como una falta de respeto para víctimas y supervivientes.

También es polémico su viaje inaugural. Si el primer Titanic partió del puerto de Suthampton con destino a Nueva York, este segundo lo hará por mares muy distintos, ya no tendrá que preocuparse de icebergs, pero si de ciclones tropicales. El Titanic II zarpará del puerto de Jiangsu en China con destino a Dubai, en los Emiratos Árabes. En un siglo la pomposidad y el dinero ha cambiado de continente.