Menú Portada

Así se organiza una justa y divertida partida de póker

Julio 22, 2016
poker

Las noches de colegas escasean y se necesitan nuevas y atractivas formas de quedar. Más allá de salir y divertirse, existen otras formas cada vez más habituales y en crecimiento para pasar un buen rato con los amigos, como por ejemplo, organizar una reunión en casa a través de una bonita y apetecible timba de póker.

Cada vez son más los seguidores de este deporte-juego en expansión, bien sea de manera profesional o como una forma de pasar el tiempo y socializar que sirva de enlace para el entretenimiento.

En cualquier caso, tanto si nos dedicamos de forma íntegra y profesional como modo de vida o tanto si lo hacemos de forma aficionada, varios son aspectos a tener en cuenta para celebrar una partida doméstica de póker:

  1. Qué queremos jugar

Inicialmente habrá de discutir cuál será el premio al que los jugadores puedan optar. En el caso de partidas de recreo o con los amigos, se podrá jugar mediante alguna apuesta, bien con dinero (simbólico o en grandes cantidades) o por ejemplo dar en prenda diversas partes de la vestimenta, lo que se conoce como Strip póker.

  1. El ambiente

Para hacer de las noches de póker las mejores y más atractivas, debemos establecer un ambiente que sea cómodo y estable para todos los presentes. Este ambiente deseable puede ir desde el propio clima (mejor una temperatura más baja que alta) hasta las bebidas o tipo de comida a elegir, pasando por el número de jugadores y perfiles con los que vayamos a jugar. Resulta conveniente elegir perfiles de amigos homogéneos, que no perturben la estabilidad del juego y sepan ganar y perder en cualquier situación.

  1. Herramientas de juego

Un buen jugador de póker sabe que tan importante es el con quién como con el con qué. Es decir, qué tipo de calidad habrá a la hora de desempeñar la timba. Es recomendable utilizar tapetes que se adhieran a la mesa, fichas que tenga un peso relativo alto y cartas que sean resistentes. Todo ello va en beneficio de una mejor jugada y control por parte de los jugadores, ya que de otra forma el juego podría verse parado por las malas calidades de los útiles.

  1. Nivel de la jugada

Debemos establecer cuáles serán los criterios, la intensidad y nivel de juego. Así, por ejemplo si vamos a realizar un juego de alto nivel conviene que todos los participantes tengan experiencias similares y un manejo amplio de toda la dinámica. Si por el contrario se opta por atraer a jugadores de diversas amplitudes y experiencias, ha de saberse que el juego fluirá de una forma más lenta. En cualquier caso, la expansión del póker como elemento de desarrollo social y de ocio se ha construido en base a la incorporación y repetición de jugadores nóveles, enseñándoles e integrándolos en el juego.

  1. Liga o juego aislado

Una de las posibilidades para dar más vida al juego y hacerlo más interesante, es la posibilidad de establecer una liga en la que después de varias tandas se proclame un ganador. De esta forma se puede extender la participación y diversión de todos los componentes, así como la duración y rivalidad en el tiempo. El hecho de establecer una liga obliga a los jugadores a permanecer más atento por el mayor número de posibilidades de ganar o perder, no arriesgando todo a un único juego.

En definitiva, para conseguir una de las mejores y más divertidas partidas de póker, es imprescindible seleccionar las mejores condiciones, los mejores jugadores y establecer unas reglas que permitan alcanzar la comodidad. Así mismo es importante seleccionar aquellos elementos que permitan disfrutar de la forma más agradable posible, como por ejemplo el ambiente o el lugar de desarrollo del juego.