Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Así “robaban” a los bebés en la España de Franco (II): el caso paradigmático de Inés que conoció la realidad a los 41 años

Agosto 29, 2017

Entre los años 60 y 70 del siglo pasado, en determinadas Clínicas españolas y auxiliados por sacerdotes o monjas, determinados médicos o enfermeras les quitaban los bebés a sus madres inmediatamente después del parto, les comunicaban que habían nacido muertos o que habían muerto poco después, se los daban a parejas pudientes y falseaban los documentos del parto para el Registro Civil. Una causa abierta en 2012 en un Juzgado de Instrucción de Madrid desvela con todo lujo de detalles cómo se actuaba en la España de Franco para robar los bebés a personas con pocos recursos y dárselos a familias pudientes y de gran moralidad.

robados

En un Auto al que ha tenido acceso Extraconfidencial.com -omitiremos los nombres reales para mantener el anonimato-, se relata con terrorífico realismo cómo actuaban un médico y un sacerdote -ambos ya fallecidos-, junto a un grupo de enfermeras de un Hospital madrileño, para quitarles los bebés a determinadas personas y dárselos a otras, normalmente por dinero, aunque a veces lo era también por amistad o por “moralidad” (casos de madres prostitutas).

En el año 2012 tuvo entrada en un Juzgado de Madrid una denuncia interpuesta por una mujer, I. M. P., en la que aseguraba que era un “bebé robado” por los que hasta ese momento había considerado como sus padres. La confirmación le había llegado ese mismo año, según la denuncia, por la supuesta madre, que le confirmó todos los datos sobre su robo desde el mismo paritorio. A la vista de lo allí relatado, el juzgado de instrucción madrileño dictó auto de incoación de Diligencias Previas, como resultado de las cuales se demostró que, efectivamente, I. M. P. fue sustraída de un sanatorio en el Paseo de la Habana, en Madrid, el 6 de junio de 1969, y que un médico y un sacerdote del citado sanatorio se la dieron “como regalo” al matrimonio P. M. R. -el marido, ya fallecido-, e I. P. P.

Lo que sigue a continuación es el relato frío de los hechos, según se recoge en el citado Auto del juzgado madrileño, pero muestra a las claras cómo se actuaba en términos generales en otras Clínicas para robar los bebés a sus madres.

Así era el modus operandi para robar bebés en la España de Franco

El seis de junio de mil novecientos sesenta y nueve, a una hora no determinada, el médico de la citada Clínica, E. V. V., contactó con una mujer, I. P. P., y le dijo que fuese al Sanatorio donde prestaba sus servicios, ubicado en el Paseo de la Habana, de Madrid, porque “tenía un regalo para ella”.

Una vez personada I. P. P. en el Sanatorio, E. V. V. le entregó un bebé de sexo femenino recién nacido cuyos datos de filiación así como identidad de los padres biológicos I. P. P. desconocía. El médico entregó dicho bebé a la mujer a fin de que a partir de ese momento actuase como si hubiese sido la madre biológica del mismo, cuando en realidad no lo era. E. V. V. no proporcionó a Inés ningún dato sobre el origen del bebé, manifestándole exclusivamente que “era un regalo”. En el momento en que el médico hizo entrega del bebé a I. P. P., en el Sanatorio San Ramón estaba presente también F. S. B., un sacerdote amigo del médico y de la mujer, hoy ya fallecido, el cual manifestó a los presentes que la verdadera madre biológica del bebé era una mujer ya casada.

Acto seguido, el médico expidió un certificado médico de nacimiento falso en el que constaba que esa mujer y su marido, P. M. R., eran los padres biológicos del bebé que el citado doctor les había entregado y al que el sacerdote mediador bautizó con el nombre de I. E. M. P. Asimismo, en dicho certificado, el médico hizo constar que el bebé había nacido a las doce horas del día cuatro de junio de 1969. Este certificado de nacimiento falso fue inscrito en el Registro Civil de Chamartín en fecha siete de junio de 1969 por la pareja agraciada con el bebé robado.

El impacto terrible al conocer la verdad

Desde que la niña fue entregada a esa pareja convivió con ellos como si fueran sus padres biológicos, desconociendo su verdadero origen hasta el año 2010 en que la mujer le confesó a su supuesta hija que no era su madre biológica. El impacto fue terrible y dos años después, I. E. M. P. interpuso una denuncia en el Juzgado que sirvió, al menos, para demostrar cómo se robaban los bebés en España durante al menos dos décadas.

El robo de bebés es muy difícil de demostrar, pero lo relatado en este caso es motivo de varios delitos: detención ilegal, previsto y penado en los arts. 163 y 165 del Código Penal; delito de suposición de parto, previsto y penado en el art. 220 del Código Penal; delito de falsedad en documento público, previsto y penado en el art 390 y siguientes del Código Penal; delito de adopción ilegal, previsto y penado en el art. 221 del Código Penal, y delito de sustracción de menores, previsto y penado en el art. 484 del Código Penal.

1- E. M. P. llegó a saber que fue un bebé robado cuando en el año 2010 se enteró por un artículo de prensa de todo el tema de los bebés robados en España. Por alguna razón, se destapó en ella una curiosidad que, finalmente, la llevó a la confirmación de que I. P. P. no era su madre biológica. Para confirma ese extremo, la supuesta madre y la supuesta hija se sometieron a la prueba del ADN, que confirmó que no tenían nada en común. Descubierto el engaño, la supuesta madre añadió otros datos importantes sobre la forma de operar con los bebés robados: el médico que le dio al bebé le pidió que simulara un embarazo y le dijo que si la niña se ponía enferma no fuesen a un médico, sino que le llamasen a él.

En próximas entregas relataremos otros casos parecidos, aunque aún sub iudice, y otros que han tenido que acogerse a la Justicia argentina para ser investigados, como el ya publicado por Extraconfidencial.com de Pilar Navarro Rico.

Jorge Ventura