Menú Portada
El juicio de esta pieza separada de la Operación Malaya comienza hoy en la Audiencia de Málaga

Así era la presunta red de blanqueo de dinero de Julián Muñoz, Maite Zaldívar e Isabel Pantoja

Junio 27, 2012
pq_923_pantoja_juzgado.jpg

Hoy comienza en la Audiencia Provincial de Málaga el juicio contra Julián Muñoz, Maite Zaldívar e Isabel Pantoja -y otros siete imputados más-, por un presunto delito de blanqueo de capitales, una pieza separada de la Operación Malaya, la causa madre cuyo final está previsto para el 31 de julio. La cabeza visible de todo este entramado formado por una pareja de tres, era Julián Muñoz, que entró en el Ayuntamiento de Marbella en 1991 de la mano de Jesús Gil y Gil. Desde esta fecha fue concejal de fiestas, primer teniente de alcalde y, finalmente, alcalde desde abril de 2002 hasta agosto de 2003.

En este periodo recibió, presuntamente, cohechos y sobornos, propiedades y dinero, que la Justicia estima, al menos, en 3,6 millones de euros procedentes de una manera ilícita, ocultando gran parte de ese dinero en el extranjero, y que fue presuntamente blanqueando de la siguiente manera para hacerse con un importante patrimonio. Fue a partir de 2002 y principios de 2003 cuando Julián Muñoz comenzó a desprenderse de los fondos que tenia ocultos, preferentemente en Suiza, haciéndolos llegar a su todavía mujer, Maite Zaldívar, como a su nueva compañera sentimental por entonces, Isabel Pantoja.

¿Fondos ilícitos a nombre de sus familiares?

En un primer momento, según las investigaciones judiciales, se valió para dar salida a los fondos generados ilícitamente de su mujer y de sus hijas, junto a su cuñado Jesús Zaldívar, que se convirtió en el presunto testaferro de la pareja. Muñoz tenía dos maneras de esconder el dinero. Una, en su casa, en las famosas bolsas de basura. Así, cuando abandonó el domicilio conyugal, según declaro Maite Zaldívar a la Policía, se llevó este dinero que sumaba en torno a los 300.000 euros. La otra vía eran las cuentas que tenía abiertas en Suiza, contando con la participación de la entidad Ferrier Lullin & Cie SA , posteriormente absorbida por el Banco Julius Baer.

En Suiza abrió varias cuentas bancarias, con el apoyo de su cuñado Jesús Zaldívar, con nombres rocambolescos como “Dama de Noche”, “El Batán”, “Luna Llena”, etc. Desde allí movía el dinero a cuentas de Maite Zaldívar, que había constituido para ello una sociedad interpuesta denominada “Meja INC”, inscrita en el paraíso fiscal americano de Delaware. Una vez constituida esta sociedad, los Zaldívar abrieron dos cuentas más: una en Gibraltar y otra en la sucursal de Cajamar en Marbella.

Auténtica y sofisticada ingeniería financiera

Desde Suiza hacían transferir el dinero a las dos cuentas mencionadas, primero Gibraltar y luego Marbella. El dinero, una vez llegado a la cuenta de Marbella, era sacado por caja en efectivo, para acto seguido hacer otras imposiciones simultáneas en otras cuentas corrientes de la unidad familiar. Así se realizaron 112 apuntes bancarios entre octubre de 2003 a mayo de 2006 de retirada de dinero de las cuentas de Meja INC por valor de 601.016,79 euros y un valor de abono en las otras cuentas de Maite Zaldívar de 601.100,90 euros.

Entre las sociedades utilizadas por Maite Zaldívar para incrementar su patrimonio figuran: Outdoor Aventure SL ,para la franquicia de Adolfo Domínguez en el centro comercial la Cañada de Marbella; Alabama Consulting, para sus facturaciones televisivas, 150.000 euros de media; Batua S.A.,para regentar un pub en Marbella; y Senior Servicios Generales, para registrar los pisos, barcos y coches. Esta última era una sociedad comprada por un precio de ganga (3,500 euros) con todos sus inmuebles incluidos, a la familia Villaroya-Pattier, también imputada en esta pieza separada por ser presuntos testaferros del blanqueo de Julián Muñoz.

Isabel Pantoja, negocios a precios de saldo

En cuanto a Isabel Pantoja el presunto blanqueo de capitales se realizó de tres formas distintas:

1)- Mediante la compra del apartamento nº 105 del Hotel Guadalpín, de Marbella, que compró el 24 de febrero de 2003 a través de su sociedad Franbel Artis SL a la inmobiliaria Aifos por valor de 353.695 euros. El apartamento se pagó en metálico, con una supuesta rebaja de un 33,75 %. Paralelamente a la compra, Julián Muñoz dos días después concedió la licencia de primera ocupación a la entidad Aifos y así como el acuerdo del levantamiento de la paralización de las obras.

Según las investigaciones policiales, cuando se compró este apartamento la sociedad de Isabel Pantoja sólo tenia en caja un saldo positivo de 14,98 euros, y además hasta el año 2005 no se contabilizó esta adquisición en el balance de Franbel Artis. Pero además los saldos bancarios de la tonadillera y de todas sus sociedades factureras (Pantomar, Panriver, Agosbril, Franbel Artis, Belfran Artis) solo arrojaban total de 490.326 euros a 31 de diciembre de 2002, por lo que era muy difícil que entre todas se gastaran ese dinero para pagar en metálico el apartamento en cuestión.

2)-Mediante la compra del chalé “Mi Gitana”, en la urbanización La Pera. Un chalé de 650 metros cuadrados construidos sobre dos parcelas de 3.169 y 328 metros cuadrados respectivamente. El chalé fue adquirido por la sociedad de Isabel Pantoja Panriver por 3.365.667 euros el día 20 de abril de 2004. Se lo compró a la sociedad Huracán del Oeste Inversiones, participada a su vez por una sociedad gibraltareña, Stonesseed Holdings Limited. El pago se produjo mediante la formalización de un préstamo con la entidad Banif, con unas cuotas de 60.00 euros trimestrales.

La fórmula ideal de Julián e Isabel

Según la policía, esta fórmula fue ideada por Julián Muñoz e Isabel Pantoja para blanquear presuntamente el dinero a partir del pago de las cuotas del préstamo hipotecario. Y, por tanto, del precio de la casa. Además, una vez con el dinero del préstamo de BANIF en la mano, sólo se le pagó al vendedor la cuantía de 2.644.453 euros y con el dinero restante -721.214 euros-, se constituyó un fondo de inversión. Precisamente, una vez detenido e ingresado en prisión Julián Muñoz, se produjeron impagos en las cuotas de dicho préstamo hipotecario.

3)-Mediante los ingresos en efectivo en las cuentas bancarias de Isabel Pantoja y sus sociedades por importe de, al menos, 1.127.101 euros. Según la Policía, cuando Isabel Pantoja no estaba con Muñoz en sus cuentas bancarias apenas hubo ingresos en efectivo; así  por ejemplo, el dinero ingresado en efectivo en sus cuentas bancarias durante el año 2002 fue de tan sólo 4.816 euros. Por el contrario, a partir de 2003, cuando ya estaba unida sentimentalmente a Muñoz, sus cuentas fueron recibiendo abonos de efectivo en metálico muy significativas, tanto  en numeró como en cantidad. Se producen así las llamadas operaciones financieras de fraccionamiento, la conocida técnica del Structuring o de pitufear; es decir, ingresos inferiores a los 3.003 euros entonces permitidos por el Banco de España. Se produjeron, según la policía, diez ingresos en dos semanas, de los cuales ocho fueron consecutivos y diarios., por lo que la instrucción judicial infiere que se trata de dinero que correspondía a los fondos opacos de Julián Muñoz.

Ahora será la Audiencia Provincial de Málaga la que deba corroborar y validar los informes policiales y la instrucción del caso, en un juicio que durará, repartido en 49 sesiones, hasta abril de 2013 y que comienza hoy. Se trata del juicio más mediático de los últimos tiempos con Julián Muñoz, Maite Zaldívar e Isabel Pantoja juntos de nuevo y, esta vez, en el banquillo de los acusados camino, quizá, alguno de la cárcel de Alahurín de La Torre.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com