Menú Portada
LA CALIDAD ALIMENTARIA DE LOS ENFERMOS NAVARROS (II)
Tras analizar pormenorizadamente el ahorro inexistente del nuevo sistema, los expedientes sancionadores y las más de 2.000 quejas de los pacientes

Así degrada el Gobierno de Navarra la calidad de los alimentos de sus complejos hospitalarios: se pasa de 4 productos congelados a 18

Julio 8, 2014

El Ejecutivo liderado por Yolanda Barcina es el responsable de una externalización con la que ni se ha ahorrado, ni se ha satisfecho a los pacientes, ni se ha mejorado la calidad del servicio o de los alimentos
El sistema de producción de alimentos en frío implantado por la empresa Mediterránea de Catering refrigera los alimentos “hasta una temperatura de tres grados centígrados” para luego calentar las comidas en los carros 
Este proceso altera claramente el estado de la comida por lo que en este proceso se podrían perder sus propiedades y nutrimientos e incluso se podrían generar bacterias dañinas.


“Recalentar bien los alimentos cocinados. Un almacenamiento correcto retrasa la proliferación de gérmenes pero no los destruye. Al recalentarlos por encima de los 70º C aseguramos la destrucción de los gérmenes”. Esta es la quinta regla de oro de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la preparación de alimentos. Mediterránea de Catering (MC), adjudicataria de la adjudicación del contrato para la la unificación y externalización del servicio de alimentación hospitalaria de Navarra en julio de 2012, para un periodo de cuatro años por un valor estimado de casi 23 millones de euros (22.818.215 euros sin IVA), parece no cumplir a rajatabla este requisito.

El sistema de producción en frío -implantado por Mediterránea de Catering (MC) en el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN)– es descrito a la perfección por la Cámara de Comptos de Navarra en su informa de fiscalización realizado sobre el proceso de unificación y externalización del servicio de alimentación hospitalaria de Navarra. Éste “consiste en la producción de comidas e inmediatamente después, éstas se refrigeran hasta una temperatura de tres grados centígrados mediante un abatidor de temperatura en un tiempo inferior a dos horas. Los alimentos se pueden almacenar en cámaras frigoríficas hasta un máximo de cinco días. El emplatado se efectúa en zonas independientes climatizadas (entre 10 y 12 grados centígrados) para evitar la ruptura de la cadena fría, en bandejas individuales el día en que se va a producir la ingesta. Estas bandejas se colocan en los carros de retermalización que se mantienen a una temperatura de tres grados hasta la hora de cada servicio. Previamente al inicio de la ingesta, se calientan las comidas en los propios carros”.

Una comparativa demoledora
 
Atendiendo a este punto, la Cámara de Comptos realiza una comparativa de las materias primas más utilizadas en las antiguas cocinas y en las actuales. Al contrastar el tipo y forma de elaboración, se da asombrosamente que a pesar de que la privatización del servicio se realiza en aras de una mayor calidad, antes de la llegada de MC (cuando el servicio se realizaba con medios propios) tan solo había en las cocinas del CHN cuatro productos congelados y desde la llegada de Mediterránea de Catering, este número casi se ha quintuplicado llegando a los 18. El resultado ha sido el siguiente:

Como se puede comprobar, el proceso de producción en frío (preparación-refrigeración-calentamiento) altera claramente el estado de la comida por lo que en este proceso se podrían perder sus propiedades y nutrimientos e incluso se podrían generar bacterias dañinas. Lo que queda claro es que con el paso a la gestión del servicio alimentario, ni se ha ahorrado, ni se ha satisfecho a los pacientes, ni se ha mejorado la calidad del servicio o de los alimentos, sino todo lo contrario.  

<div>