Menú Portada

Así comienzan La Liga los tres grandes: El Madrid sigue siendo letal, el Barça toma oxígeno y el Atlético se tambalea

Agosto 21, 2017
real madrid depor

Cada ciclo tiene sus características. En el que nos ocupa, el Real Madrid suele mostrarse como un equipo vulnerable en algún momento del partido. Curiosamente eso no pasó en las dos Supercopas pero sí sucedió en Riazor. Fue al principio, con un ramillete de ocasiones de un voluntarioso pero desacertado Andone. Fue solamente un susto del que se repuso con claridad el equipo blanco, como quien se sabe el guion de la historia antes incluso de que comience. Bale y Casemiro sentenciaron el choque en la primera parte. Lo del brasileño es espectacular: el tipo poco dotado técnicamente por el que suspiraba Benítez se ha convertido en el pilar del equipo más en forma del momento. Roba, destruye, inicia, llega al área contraria y marca goles. Y además en partidos importantes. Al principio “únicamente” aportaba equilibrio, ahora su influencia en el juego es total. Para los escépticos, el cuadro merengue hizo 44 toques antes de anotar el segundo. Una locura.

Zidane, como de costumbre, exhibió su fondo de armario y cambió algunos cromos. Un once en cada partido solía ser considerado como síntoma de inestabilidad. Aquí denota poderío. En la segunda parte, misma secuencia de acontecimientos: susto para el Madrid y gol de Kroos. Si los blancos sufren, que tiemble el rival. También hubo lugar para la polémica, con una fea acción de Ramos que desde la lógica era merecedora de roja pero que algunos afirman, reglamento en mano, que sólo se sanciona con amarilla, como finalmente fue. Más tarde hubo la justicia divina actuó de oficio: recibió una segunda amarilla muy dudosa que lo mandó a la caseta un minuto antes de tiempo.

Con 0-3 en el marcador, Zidane pudo hacer la buena acción del día, sacando a Llorente. Esta plantilla es un no parar. Con todo decidido, Andone pudo redimirse -en parte- de sus errores anteriores, pero se fue si cabe más hundido, al marrar un penalti. Lo paró Keylor, otra de las buenas notas de este Madrid, aunque cada vez sea menos noticia.

El Barça se toma un respiro en medio de la tormenta

El Barcelona vivió una tarde tranquila y se llevó los primeros tres puntos de la temporada. Y no es poca cosa según están las cosas en la casa blaugrana. El encuentro, inevitablemente, estuvo marcado por el sentido homenaje a las víctimas de los terribles atentados de Barcelona y Cambrils. Nuestra vida debe seguir y esa fue la lección que se mandó a los miserables terroristas desde Can Barça. En lo deportivo, sin ser un cúmulo de alardes, hay cosas que rescatar: la presión del equipo impuesta por Valverde, el buen papel de Semedo en la banda derecha y el alto nivel demostrado por Sergi Roberto en el centro y más cerca del área contraria, su posición más natural y donde parece que en esta campaña va a tener cancha. Caso aparte es lo de Messi, el clavo al que se sigue agarrando el barcelonismo en tiempos de penumbra. El argentino (casi) siempre brilla. Y buena nota para Deulofeu, que se hartó de perder trenes. Un centro suyo acabó rematado en propia puerta por Tosca y un robo desembocó en el definitivo tanto de Sergi Roberto.

Enfrente estaba el Betis, un equipo de fuegos artificiales, pero sin explosión final. Las ideas por sí solas no ganan partidos, aunque algunos técnicos se resistan a verlo. El equipo andaluz mostró debilidades que el Barça aprovechó sin mayor apuro. Es un equipo el de Valverde que se maneja mejor robando que construyendo. La vuelta al estilo ortodoxo está lejos y de momento lo que cuenta es ganar. Es muy necesario en esta situación.

El Barça tenía bajas que no se notaron en demasía, quizás más por la poca resistencia que opuso el rival que por sus propias virtudes. En cuanto a fichajes, lo que se espera es otro centrocampista más: en este caso Seri, el apodado (tal vez de manera demasiado atrevida) ‘Xavi africano’. La nómina de mediocampistas sigue aumentando en el Barcelona a la espera de que se resuelva la llegada de Dembelé. No parece, en cualquier caso, que la hoja de ruta esté clara para la directiva azulgrana. Y Laporta ya ha empezado a hablar. Ojo. Uno piensa que esto se arregla fácilmente: Messi + cantera. Tan sencillo y tan complicado a la vez.

El Atlético tira de orgullo ante la falta de fichajes

La gran duda de esta temporada en torno al Atlético es si aguantará la estela de los dos de (a priori) arriba hasta que lleguen los refuerzos. Ahora mismo la respuesta está clara: poco probable. El equipo de Simeone naufragó durante mucho tiempo en un campo de un debutante en Primera y acabó arañando un punto a base de orgullo y gracias a Oblak. Estos dos factores no siempre serán suficiente. El problema fue que el Atlético falló donde se supone nunca falla: los tantos de Stuani, procedentes de centros laterales, dejaron en evidencia a la defensa (de circunstancias) rojiblanca.

En el horizonte sigue el anhelado Diego Costa, rebelde con causa (colchonera), que con su actitud se hace querer aún más por la afición rojiblanca. Dice el hispano-brasileño que no volverá a Londres hasta que se resuelva su situación. Que Atlético o nada. El problema, en cualquier caso, es que el final feliz sólo se produciría en enero. Demasiado tiempo para este Atlético.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99