Menú Portada

Así cautiva a sus afiliados Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, para luego apartarles de la actividad política a través de sus “topos”

Marzo 3, 2016

Junto a Fran Hervías, “el Señor Lobo”, hay otra persona de confianza de la cúpula para controlar a las bases: Vicente del Castillo, colocado como persona de confianza de C´s en la Diputación de Barcelona. Se encarga de viajar por toda España, pero la gravedad es que está percibiendo un sueldo de esta institución, no prestando el debido servicio en la misma

rivera

Un gran número de afiliados se han dado ya de baja en la formación Ciudadanos, el partido que lidera el catalán Albert Rivera, desde que este partido irrumpiera con fuerza a nivel nacional. Sin embargo, este preocupante dato no parece minar la credibilidad de Rivera y sus hombres de confianza, un grupo cada vez más reducido. Para ellos, estos casos “son pequeñeces locales, dada la dimensión del partido en estos momentos”. Los ex afiliados, que han ido denunciando a Extraconfidencial.com sus quejas, indican que se “les relega” y que “se supedita cualquier interés de la cúpula del partido por encima de los principios democráticos internos”. Son además afiliados que impulsaron en su momento el movimiento fundacional de C´s.

Mismo modus operandi

El patrón utilizado por Albert Rivera y sus hombres de confianza se repite por toda la geografía española. Siempre con las mismas formas, el mismo modus operandi. Las denuncias recibidas indican que “llegan de improviso a Agrupaciones donde afiliados genuinos ya trabajaban por el proyecto ciudadano. Antes o después, estos son apartados, en la mayoría de los casos, con malas formas. Los recién llegados no son conocidos en la localidad, ocultan su biografía, no hacen comentarios sobre su profesión, ni historia familiar. Su perfil se manifiesta luego con toda claridad porque son de una condición “no ciudadana” tan evidente que no pasa desapercibida”.

Los órdenes emanan desde Barcelona y los delegados territoriales las interpretan “a su manera”. Hay delegados territoriales como el de la Comunidad valenciana, Emilio Argueso -25 años en Cuerpos de Seguridad del Estado, licenciado en la Universidad Católica de Ávila-, y otros de parecido perfil, que están acostumbrados a resolver las dificultades de organización de un partido como se haría en un cuartel. De hecho, su frase preferida es “un partido es como un ejército”.

Según relatan testimonios de afiliados, todo se inició a principios de 2014. En aquellos años, a los “Cafés Ciudadanos” acudían personas atraídas por el discurso de Rivera. En general, no se les dinamizaba desde Barcelona, ni se les convocaba para grupos de trabajo. Solo en unas pocas localidades se conformaban grupos fuertemente motivados, con afiliados movilizándose, trabajando y haciendo partido. Son la excepción.

Todo cambió cuando Rivera y Ciudadanos deciden presentarse a las Elecciones Autonómicas y Municipales. En noviembre de 2014 se da el pistoletazo de salida y “los topos” empiezan a hacerse visibles. Según las denuncias recibidas, “es entonces cuando todos los resortes se activan para que los que mueven los hilos tomen por asalto algunas agrupaciones que son de su interés. El atractivo en estos casos es que Ciudadanos pueda obtener representación en estos consistorios o en los consejos autonómicos y puedan ser decisivos en un futuro pacto bien con el PSOE o con el PP. Si se da esta circunstancia, envían allí personas de su cuerda”.

Autonombramientos

Según testimonios de afiliados, es a partir de diciembre de 2014 cuando comienzan a aparecer caras nuevas que se anuncian y presentan como cargos organizativos: la sensación que producen entre los veteranos es que los nuevos penetran con un perfil más agresivo y se “autonombran”. “Estas designaciones no dejan rastro: no son elegidos en asamblea, no hay actas de su nombramiento; se trata de co-optados ‘sin-papeles´ nombrados verbalmente. En unos casos, los seleccionados argumentan que los ha nombrado el delegado territorial. En otros, mencionan que han sido designados por Fran Hervías, secretario de Organización de Cs”, indican en sus denuncias.

Estos cargos de reciente aparición simulan procesos democráticos para elegir candidatos en primarias en las listas de C´s para los diferentes comicios electorales. Unos días antes de la Asamblea, los hombres de Rivera llaman por teléfono a afiliados, usando para tal fin, de forma  ilegitima, el censo. “Esta es su forma de hacer campaña para colocar a personas de su interés o conveniencia; o entregan papeletas marcadas de antemano antes de entrar en la sala de votaciones, con los nombres de quienes quieren que ganen. Hay afiliados que actúan de buena fe creyendo que Barcelona ha recomendado la lista de co-optados. Otros afiliados se muestran reticentes al ‘apaño’. A estos se les chantajea con la posibilidad de autorizarles una agrupación en su localidad a cambio de su voto (por debajo de 150 afiliados, la autorización  es potestativa del Comité Electoral- Ejecutiva de Barcelona)”, señalan.

A las votaciones presenciales acuden miembros del Comité de Garantías para velar por la buena marcha del proceso. “Pero a las personas que presuntamente adulteran los procesos democráticos, la presencia de Garantías no les intimida porque todo el proceso ya se ha falseado antes de las votaciones. Los miembros de Garantías permanecen en la Sala ajenos a las llamadas que se hayan hecho con anterioridad o a las papeletas marcadas entregadas a afiliados fuera del recinto. En suma, Garantías no se entera de nada”, afirman.

Los afiliados veteranos, seguidores del proyecto ciudadano, intuyen que ha habido “tongo” y se apartan del proyecto. Y los que expresan su descontento por la ausencia de un proceso limpio de asambleas, o de primarias, son eliminados políticamente. O bien se les expedienta o se revoca su afiliación. Todos los consultados coinciden que estas son las maneras impuestas por Fran Hervías, secretario de Organización, con la aprobación de Matías Alonso, Secretario General. Ambos con vinculaciones a los Cuerpos de Seguridad del Estado por familia o por carrera.

Las denuncias indican que “uno pensaría en un primer momento que la ejecutiva de Barcelona promueve la co-optación, en lugar de procesos de primarias, porque desean colocar en los puestos de salida a personas con más capacidad o mérito que las que pudieran ser elegidas por los afiliados. Sorprende comprobar que no es así. En lugar de personas con prestigio, son co-optados personas sin estudios, vulnerables, o con pocos recursos económicos; opcionalmente, se eligen a académicos que se les presume con poco carácter y que creen que pueden ser fácilmente manipulables”, señalan.

Contratación de detectives

En uno de los puntos de la Carta Ética que Rivera y sus hombres hicieron firmar a sus candidatos ya se hablaba de la contratación de una “agencia de detectives”. En realidad, esta empresa no sólo “investiga” sino que asesora a C´s sobre la toma de decisiones y la estrategia a seguir en cuestiones de organización interna. Era un mal menor ante un crecimiento rápido del partido. Pero aunque su contratación, a modo de filtro previo de candidatos, pudo estar cargada de buenas intenciones, los resultados de tal decisión han sido perversos en el caso del partido en diferentes puntos de España.

El miedo a la frase “que viene el Señor Lobo”, como se conoce en el partido a Fran Hervías, secretario de Organización del partido, se ha usado para que determinados delegados coloquen a gente de su cuerda y a familiares, amigos, anteriores compañeros de otros partidos etc.

“El argumento empleado es que estas personas eran más fiables, obedientes y ‘controlables’ por el simple hecho de ser personas del entorno de los cargos orgánicos del partido en la provincia. Pero, se busca obediencia ¿para qué?, ¿para construir partido en base al ideario de Cs? o ¿para disponer de voluntades inquebrantables con las que continuar con componendas corruptas en las instituciones?”, señalan las denuncias recibidas.

Fran Hervías, el controlador

Junto a Fran Hervías, el señor Lobo, hay otra persona de confianza de la cúpula para controlar las bases. Se trata de Vicente del Castillo, colocado en la Diputación de Barcelona, como “personal eventual de asesoramiento especial”, es decir, persona de confianza del grupo político de  C´s.

hervias
Fran Hervías

Vicente del Castillo es la persona que se encarga junto con el Lobo  de viajar por toda España, pero la gravedad radica en que está percibiendo un sueldo de la Diputación de Barcelona y no está prestando el debido servicio en la misma. Según las denuncias recibidas, “se puede demostrar que son muchos los viajes que efectúa por todas las agrupaciones del Territorio, en horarios laborales de la Diputación, los últimos viajes, Ceuta, Jaén, Valencia y un sin fin más, insistimos en horarios laborales. Como se puede comprobar es un claro ejemplo de ilegalidad y corrupción política, puesto que con el dinero de los contribuyentes, lejos de hacer el trabajo encomendado en la Diputación lo realiza para el partido, pagado por la Diputación de Barcelona donde entró en octubre de 2015”.

Denuncias de Nepotismo

También hay denuncias sobre nepotismo dentro de la formación naranja. Así, un grupo de afiliados de Castilla y León ha dirigido un escrito a la Secretaria General, Secretaria de Organización y al Comité Ejecutivo de C´s en Barcelona, que obra en poder de Extraconfidecial.com, en el que se define el malestar de una gran parte de afiliados con los acontecimientos que están sucediendo en el partido de Albert Rivera.

Sobre todo, en materia de nepotismo, ya que siempre desde C´s se ha criticado, y mucho, al bipartidismo por utilizar este método. “Nos parece lamentable que se coloque a la hija del Delegado Territorial de Valladolid (Miguel Ángel González), María González Villacorta, como funcionaria en la Diputación a “dedazo”, siendo consentidora y firmante de este mandato, la diputada autonómica Pilar Vicente Tomás, que es amiga íntima desde época de estudiante, de la susodicha”.

Más denuncias obran en nuestro poder en relación a cuestiones internas de C´s en Madrid, alguna de ellas tan relevantes como el voto telemático. Está en la mano de Albert Rivera que las malas prácticas no se instalen en su partido. Sólo debe reaccionar a tiempo, antes que el desencanto de los afiliados en algunas zonas de España afecte definitivamente al proyecto en su totalidad.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@eextraconfidencial.com

@jlgaliacho