Menú Portada

Así cataloga el Real Madrid a los socios que se presentan para ser compromisarios: “Florentinista, neutro o contrario”

Marzo 15, 2016

El proceso de elecciones a compromisario está repleto de lagunas y dificultades

asamblea socios real madrid

El pasado 9 de marzo -los socios tienen hasta el 23 de este mismo mes- se abrió el plazo para presentarse a las elecciones de socio compromisario en el Real Madrid. Ha sido en estos últimos días (como ocurre en cada proceso) cuando desde varios sectores ha comenzado a correr la voz de alarma sobre el sistema de elección y el oscurantismo inherente a él en los últimos años. Al contrario de lo que pueda parecer desde fuera, las voces críticas no vienen únicamente desde grupos o asociaciones contrarias a la gestión de Florentino Pérez. El diario ‘As’, por ejemplo, ha dado voz a diferentes personalidades que han vivido in situ la preparación de estas asambleas. Sin ir más lejos, Vicente Boluda (ex presidente del Real Madrid) ha atacado con fiereza en este mismo medio la praxis de estos procesos: “Parece que el club lo controla fácilmente, habría que cambiarlo”. Otro testimonio mucho menos creíble es el del también ex mandamás de la entidad blanca, Ramón Calderón, que afirma sin sonrojarse que él nunca supo nada de lo que se gestaba en las asambleas ni en los momentos previos (el Real Madrid vivió los momentos más bochornosos con él al mando en la época de Nanín). El caso es que desde hace tiempo convertirse en compromisario es más una cuestión de servilismo al mandatario de turno que de amor al Madrid.

Un camino difícil y poco transparente

Parece increíble, pero una gran parte de los socios madridistas desconocen cuáles son los pasos que deben seguir. Algunos incluso no tienen ni idea de qué es eso de la asamblea de compromisarios. El club tampoco lo pone fácil. Envía a sus socios por correo urgente multitud de documentos pero no las bases para presentarse a compromisarios. Por ejemplo, envía un estudio minucioso de los presupuestos con una edición cercana al lujo, pero paradójicamente no envía un folio informando de cómo formar parte del órgano que aprueba esos mismos presupuestos. El Real Madrid se limita a publicitar en contados medios y con anuncios poco visibles este proceso, además de tener un apartado en su página web en la categoría de ‘socios’, no en portada.

Lo primero que tiene que hacer el socio interesado es comprobar en la página web oficial del club merengue (durante los dos primeros días, luego desaparece de la página y hay que acudir presencialmente al club) si está censado y en caso de ser así a qué millar pertenece. Es entonces cuando puede dirigirse a la Oficina de Atención al Socio a recoger su papeleta (en párrafos posteriores incidiremos en este punto). Después hay que rellenar la papeleta y presentar la documentación pertinente del propio socio y de los tres avalistas (cada socio únicamente puede avalar una candidatura), todo ello antes del 23 de marzo.

Una vez que acepten la candidatura existen dos posibilidades: si en ese millar hay menos de 29 candidatos, el socio pasará de forma directa a ser compromisario mientras que si hay más habrá elecciones en ese millar. El proceso, per se, ya echa para atrás a muchos socios, que quizás no son conscientes de la trascendencia de las asambleas.

“Florentinista, neutro o contrario”

Cuando el potencial candidato se acerca a la Oficina de Atención al Socio del Real Madrid, los trabajadores le realizan una suerte de cuestionario previo (si pertenece a alguna peña, antigüedad, ubicación del abono, etc.) que utilizan para un archivo interno en el que tienen que elegir una de estas tres opciones: “Florentinista, neutro o contrario”. Las candidaturas ‘contrarias al régimen’ son examinadas con lupa y en muchas ocasiones se echan para atrás alegando motivos de peso (nótese la ironía) tales como la poca visibilidad del número de identificación nacional. Algunos socios van alertados sobre esta situación y, lo sean o no, se erigen en acérrimos seguidores del presidente, convencidos de impedir cualquier tipo de sublevación. Este es el primer paso que da el club para controlar los integrantes de la asamblea, pero no el único.

Cuando hay elecciones en un millar, la situación se torna completamente surrealista. En primer lugar, los socios de cada millar (no solo los candidatos) pueden votar a todos los que quieran, pero únicamente de ese millar. Se da la circunstancia de que en la mayoría de casos los integrantes de un millar no conocen a nadie de su mismo millar. Los candidatos se exponen, pues, al gran obstáculo que supone no saber cómo hacer llegar sus propuestas a los potenciales votantes. Y ahí es cuando se da rienda suelta al ingenio de cada cual. No es extraño, por ejemplo, ver en los aledaños del Bernabéu en período de elecciones la siguiente estampa que bien podría estar sacada de una película de Paco Martínez Soria: candidatos deambulando por la calle con un cartel en el pecho en el que indican su millar para buscar posibles votantes e improvisar, si se tercia, un mitin callejero. En estos días tampoco es raro ver perfiles de Twitter con el número de millar y una peculiar descripción en su perfil: “Busco socios de mi mismo millar para que nos votemos”. También se crean grupos de Facebook con la misma finalidad.

Mientras, el Real Madrid comienza a mover su pesada maquinaria para intentar conformar la asamblea a la imagen y semejanza de quién esté presidiendo en este momento. La entidad blanca utiliza su red de contactos (peñas, trabajadores del club, seguidores con poder de convocatoria), para lograr que los socios elegidos comulguen con el ideario del presidente. Son muchos socios los que se quedan fuera del proceso sin saber por qué o los que han recibido algún tipo de instrucción para votar a uno antes que a otro. A todas luces, un sorteo sería mucho más justo que esta fórmula.

Tras esta larga travesía llega la asamblea donde se vota a mano alzada, como en los tiempos del colegio. Y ahí es donde se decide el futuro del Real Madrid, acaso el club más importante del planeta.

Felipe de Luis Manero

@felipedeluis99