Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Asaltan la casa de Salva Ballesta y roban sus recuerdos como futbolista

Mayo 12, 2017
salva ballesta

El ex futbolista Salva Ballesta ha recibido una desagradable sorpresa en los últimos días. A pesar de que había extremado las medidas de seguridad -con alarma incluida- unos desconocidos asaltaron su casa y le robaron parte del patrimonio futbolístico que poseía. El maño está dolido, sobre todo, por el valor emocional de algunos de los objetos hurtados.

Uno de estos objetos es un reloj de la marca ‘Cartier’ conmemorativo de la Liga que ganó con el Valencia, uno de los momentos álgidos de su carrera como profesional en los terrenos de juego. Pero no sólo ha sido afectado el aspecto sentimental de Salva. Este desafortunado golpe del destino le ha supuesto cuantiosas pérdidas económicas. Ahora ha instalado unos sensores en su residencia para que esto no se vuelva a producir en el futuro. Por otro lado, la Policía está buscando a los responsables de tamaña tropelía. El ex delantero (y ahora entrenador), pues, no pierde la esperanza de poder recuperar sus recuerdos.

Atlético de pro

El corazón de un ex futbolista profesional, normalmente, está repartido en pequeños compartimentos correspondientes a los clubes en los que ha jugado. En el caso de Salva hay un hueco muy importante teñido de rojiblanco. El ex delantero nunca ha ocultado su sentimiento atlético y siempre que puede aprovecha para apoyar a su equipo. No es de extrañar entonces que estuviera presente en el último derbi disputado en el Vicente Calderón. Ballesta creía en la remontada pero tuvo que conformarse con un digno partido de los suyos.

La otra porción que sobresale en su interior corresponde al Málaga. Precisamente allí se ha desempeñado como entrenador. Lo ha hecho con el filial del club blanquiazul, el Atlético Malagueño, al que llevó dos veces consecutivas a los playoff de ascenso a Segunda B, hito que no llegó a lograr. En los últimos años su nombre ha sonado para sentarse en el banquillo de entidades de élite. Célebre fue su polémica en el Celta, club al que no llegó a entrenar por sus supuestas inclinaciones políticas. Algo parecido ocurrió tiempo después con el Cádiz.

El histrionismo en la vida de Salva (siempre se le recordará en su avión) unido a ciertas declaraciones que se pasaron de vehementes (“Le tengo más respeto a una caca de perro que a Oleguer”) le han valido la -seguramente merecida en muchas ocasiones- fama de hombre que -cuando menos- coquetea con la extrema derecha. No obstante, parece que las cosas se han calmado. Tuve la oportunidad de entrevistarle en la radio hace unos meses y, sinceramente, me pareció un buen tipo. De hecho, en esa entrevista mostró la cordura que a muchos les ha faltado para tratar el tema de Gerard Piqué y la selección española (“Está representando a España y hay que apoyarlo siempre”). Especial, impulsivo y español elevado a la enésima potencia. Pero buen tipo, al fin y al cabo. Ahora busca, por fin, su oportunidad como entrenador. Eso y recuperar sus recuerdos.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99