Menú Portada
En el marco del Congreso "La Empresa, Capital para Europa", celebrado por la OPCE hoy en Madrid

Arturo Fernández, reelegido presidente de la Organización de Patronales de Capitales Europeas

Octubre 18, 2012
pq_927_arturo-patronal.jpg

El presidente de los Empresarios de Madrid (CEIM-Cámara de Comercio de Madrid), Arturo Fernández, fue reelegido este jueves, por unanimidad, presidente de la OPCE (Organización de Patronales de Capitales Europeas) en el marco del Congreso “La Empresa, Capital para Europa”, que esta organización ha celebrado hoy en Madrid.

La OPCE se creó en 1989, con el objetivo de establecer un mecanismo de diálogo multilateral permanente para poder estudiar la problemática común a la que se enfrenta el empresariado de las grandes capitales europeas, y analizar las diferentes vías de solución en cada una de ellas.

En la OPCE se han desarrollado tres campos de colaboración prioritaria: el fortalecimiento de los contactos institucionales entre los empresarios de las capitales europeas; el estudio de las mejores experiencias desarrolladas y el impulso de la capacidad de interlocución del empresariado de las capitales europeas frente a las principales instituciones comunitarias.

En el Congreso que hoy han celebrado en Madrid, importantes empresarios y personalidades de las capitales europeas y de las administraciones madrileña, francesa, italiana, portuguesa, polaca y griega, entre otras, debatieron sobre las medidas que hay que poner en marcha para que el mundo en general, salga reforzado de esta crisis económica mundial. 

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, junto al presidente del Consejo Superior de Cámaras, Manuel Teruel; y el presidente de los Empresarios de Madrid, Arturo Fernández, clausuró dicho Congreso. En su discurso de clausura, el recién reelegido presidente de la OPCE, Arturo Fernández, destacó que todos los participantes del Congreso habían confluido en señalar en que para poder salir de la crisis, era necesario que “los estados miembros de la UE se esfuercen por mantenerse unidos y por profundizar en nuestra unión; y además, deben tomarse todas las medidas que sean necesarias para reactivar el tejido empresarial europeo, y para hacerlo competitivo a nivel mundial”. 

A lo largo de la mañana, se desarrollaron dos grupos de trabajo. En el primero, se abordó el tema sobre el Modelo de Futuro de las Organizaciones Empresariales, en el que participaron el secretario general de la CEOE, José María Lacasa, quien dio una ponencia sobre este asunto y, posteriormente, representantes de Francia, Portugal e Italia explicaron los modelos que están implantando en cada uno de sus países. 

El segundo grupo se centró en la Prestación de Servicios. Un Alto Representante de la Cámara de Comercio de París expuso una visión de la experiencia francesa en esta materia. Seguidamente, ponentes de España, Polonia y Grecia debatieron sobre este importante asunto. 

Posteriormente, se celebró un almuerzo presidido por Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, en la Real Casa de Correos, al que asistió una destacada representación de los principales empresarios madrileños, españoles y europeos, encabezados por los presidentes de los Empresarios de Madrid, de la CEOE y del Consejo Superior de Cámaras, Arturo Fernández, Juan Rosell y Manuel Teruel, respectivamente. 

Durante su intervención en este almuerzo, el presidente de los Empresarios de Madrid apuntó la necesidad de que en Europa se empiece a debatir sobre el fortalecimiento de la empresa, porque tal y como señaló Arturo Fernández, “sin empresa, no hay Europa”. 

En este sentido, el presidente de CEIM y de la Cámara de Comercio de Madrid explicó que “sin la actividad económica que genera la empresa –que integran empresarios y trabajadores-, no hay ni euro, ni desarrollo general, ni proyecto europeo de futuro”. 

Una vez más, el presidente de los Empresarios de Madrid reivindicó que “la empresa es esencial para todos los europeos; que los gobiernos tienen que facilitarnos nuestra tarea y no entorpecerla; que los empresarios somos los primeros que queremos que la generación de bienestar económico alcance a toda la sociedad; y que defendemos el diálogo como fórmula para alcanzar una paz social basada en el interés general”. 

Para que todo esto sea posible, Arturo Fernández destacó que “las organizaciones empresariales y sindicales deben estar al día, tienen que ser conscientes de que tienen que modernizarse, adecuarse a lo que requiere el nuevo mundo que el siglo XXI impone, y que se olviden de las fórmulas de funcionamiento ya obsoletas”. 

Por último, el presidente de los Empresarios de Madrid recordó que el gobierno de la Comunidad de Madrid es un ejemplo de cómo las Administraciones deben tener presente las necesidades de la empresa, que no son otras que las de “no subir los impuestos y eliminar las trabas que impiden el normal desarrollo de la actividad empresarial”.