Menú Portada

Arsenio Fernández de Mesa recorta los salarios de los Oficiales de la Guardia Civil que se forman al tiempo que gasta 6 millones de euros en neumáticos y baterías de los vehículos del Cuerpo

Septiembre 27, 2016

La Dirección General castiga la asistencia al Curso para incorporarse en las nuevas Escalas con la disminución del complemento de productividad, unos 500 euros. En la Campaña de control de velocidad puesta en marcha por la Dirección General de Tráfico del 22 al 28 de agosto, la Guardia Civil ha denunciado a 31.104 conductores por exceder los límites de velocidad

arsenio-jorge-fernandez

La Guardia Civil que dirige Arsenio Fernández de Mesa se desangra. Tanto a nivel económico como en lo concerniente al personal que la forma. Casi 500 personas se han dado de baja del Curso  para integrarse en las nuevas escalas aprobadas por el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz. El sistema selectivo para incorporarse en estas categorías es el de Concurso Oposición y el plan de estudios, un curso académico en la Academia de Oficiales de la Guardia Civil sita en San Lorenzo de El Escorial. El sistema de ascensos dentro de la Escala de Oficiales presenta tres niveles: de alférez a teniente, y de teniente a capitán, por el sistema de antigüedad; de capitán a comandante, por el sistema de selección; y de comandante a teniente coronel, por el sistema de elección.  Sin embargo, muchos de los Oficiales de la Guardia Civil se quedarán en el escalafón más bajo -condenado a desaparecer- debido al agravio con el que la Guardia Civil castiga su asistencia al curso: la disminución del complemento de productividad en lo que supone una reducción de 500 euros del salario de los funcionarios que acudan a recibir las clases presenciales.

Esta nueva estructura de Escalas fue aprobada por el Consejo de Ministros en 2014 a través de la Ley de Régimen de Personal de la Guardia Civil, que deroga la norma de 1999 y que tiene por objeto aprobar un régimen estatutario de la Benemérita actualizado y adaptado a las novedades legislativas para regular la nueva estructura de escalas, en la que la escala superior de oficiales y la de oficiales se integren en una sola.

Pero a pesar de cortarles las alas a los Oficiales que quieren ascender dentro del cuerpo mediante estos recortes, la Guardia Civil utiliza sus activos para objetivos que, a priori, pueden parecer secundarios. Este es el caso del mantenimiento de su parque móvil, en detrimento de mantener los salarios de los oficiales que quieren promocionar dentro de la Guardia Civil, a través de sus propios méritos.

5,5 millones en neumáticos y medio millón en baterías

Así lo demuestra el contrato para el “suministro de neumáticos y baterías con destino a los vehículos pertenecientes al Parque Automovilístico de la Guardia Civil durante los años 2017 y 2018” que viene reforzado por nada más y nada menos de 6.032.203,32 euros como presupuesto base de licitación (impuestos incluidos). El total del importe del convenio se repartirá entre tres lotes destinados a neumáticos de automóviles (5.345.056,42 euros); neumáticos de motocicletas (126.178,8 euros); y batería de arranque (560.968,1 euros).

Por otro lado, la Benemérita continúa realizando su labor recaudatoria y así lo ha demostrado con los resultados de una de sus últimas operaciones. En la Campaña de control de velocidad puesta en marcha por la Dirección General de Tráfico del 22 al 28 del pasado agosto se analizó la velocidad de 502.473 conductores en diferentes puntos de la geografía española, tanto en autopistas como en vías convencionales y travesías. De éstos, la Guardia Civil ha denunciado a 31.104 automovilistas por exceder los límites de velocidad, lo que representa un 6% de todos los vehículos examinados en tan solo una semana. Casi nada.

Doinel Castro