Menú Portada

Arranca la carrera por la presidencia de la LFP: Javier Tebas, el precursor del reparto de los derechos televisivos, frente a Álex Aranzabal, el candidato de Barça y Madrid

Septiembre 28, 2016

La Comisión Electoral de la Liga tiene que fijar una fecha para las elecciones

tebas

Los próximos meses serán cruciales para el devenir del fútbol español. A las elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol ahora hay que sumar los comicios electorales que elegirán a un nuevo presidente de la Liga de Fútbol Profesional. A falta de confirmación oficial, dos serán los candidatos que pelearán por el sillón de ‘LaLiga’: Javier Tebas y Álex Aranzabal. Dos hombres que representan la polarización del balompié nacional actual: paradójicamente, el que siempre ha estado acusado de favorecer a los grandes se ha erigido en defensor de los clubes modestos mientras que el ex presidente de una de las entidades más pequeñas de España cuenta ahora con el respaldo de Barcelona y Real Madrid.

Javier Tebas: contradicciones, luces y sombras

Javier Tebas llegó a la presidencia de la LFP en abril de 2013. En aquel entonces no hubo elecciones, ya que el abogado fue el único candidato para suplir a José Luis Astiazarán. Ligado al mundo del fútbol de una manera u otra, el oscense de adopción pero natural de Costa Rica, asesoró legalmente a varios clubes españoles (Huesca, Rayo, Granada o Betis), defendió al polémico Dmitry Piterman (de negro pasado en el Racing de Santander y el Alavés) y fue vicepresidente de la Liga de Fútbol Profesional durante más de una década.

Tebas lleva inmerso en la lucha por conseguir un reparto de los derechos televisivos más justo para los clubes de Primera y Segunda desde que en 2003 fue elegido como representante del G-30. Así, y después de años de batalla, por fin ha conseguido su objetivo, aunque con el rechazo de algunos de los clubes más grandes -con el Real Madrid en la cabeza- y con la incansable persecución de la Federación (encarnada en Ángel María Villar). El nuevo Decreto mejora sustancialmente la situación de todos los clubes y aporta un pequeño porcentaje para los deportistas de alto nivel y el fútbol no profesional. Los estamentos en contra (Real Madrid y Federación) se amparan precisamente en eso para rechazar la propuesta: no creen que esas cantidades sean suficientes para el fútbol pequeño. La realidad es que los clubes más poderosos no ven con buenos ojos que la balanza se equilibre un poco (que no iguale, eso es imposible).

Lo cierto es que esa venta centralizada de los derechos ha sido -junto con el mayor control financiero de los clubes- su mayor logro en estos dos años de presidencia. La cifra de ingresos en este aspecto asciende ya a 1600 millones, lo que ha ayudado sobremanera al saneamiento de la mayoría de los clubes. La severidad en cuanto al ‘fair play’ financiero también ha hecho que la deuda con Hacienda se rebaje notablemente. Todo ello -y eso es novedad- sin dinero público. Eso es lo que le trajo el inestimable apoyo del presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal.

Sin embargo, también hay lunares en la gestión de Tebas. Al contrario de lo que pudiera parecer, son los aficionados de los clubes más pequeños los más contrariados con el presidente de la LFP. Existen varias razones que realmente se reducen a una: el descarado deseo de conseguir que, ante el mundo, destaquen únicamente Real Madrid y Barcelona. De hecho, el abogado ha reconocido sin reparo en más de una ocasión que es seguidor del club blanco. Además, en las redes sociales ha mantenido debates con algunos periodistas en los que defendía la utilidad de que una final de la Copa del Rey, por ejemplo, se jugase entre Real Madrid y Barcelona. Todo ello sin olvidar, por supuesto, los horarios. Los aficionados se quejan amargamente de que se privilegie antes a los seguidores residentes en China que a ellos.

De todos modos, el balance de la gestión de Javier Tebas nos deja más cosas buenas que malas. En general, la situación del fútbol español ha mejorado.

Álex Aranzabal, el modesto empresario que prefieren los grandes

El sorprendente rival de Javier Tebas puede ser Alex Aranzabal, ex presidente del Eibar y pionero en los llamados ‘planes estratégicos’. Este joven empresario (42 años) fue el artífice de una gestión ejemplar al frente de uno de los clubes más modestos del balompié patrio. Su máxima es “ver más allá del fútbol” y priorizar el largo plazo en detrimento de lo inmediato. Galardonado con varios premios gracias a su inmaculada gestión empresarial, Aranzabal decidió dejar el Eibar en el punto más álgido de su éxito colectivo y personal. Pocos lo entendieron pero lo respetaron.

Ahora aparece como principal contendiente de Javier Tebas en el asalto al cetro de la LFP y con el apoyo de los dos grandes tiburones del fútbol español: Real Madrid y Barcelona. El club blanco, que siempre se ha posicionado públicamente en contra de la gestión de Tebas, cree que Aranzabal cuenta con opciones reales de ganar al ya ex presidente. Le acompaña en esta travesía, aunque más en la sombra, el Barcelona. Ambos clubes quieren ingresar más dinero en concepto de derechos televisivos.

Para poder presentarse, Aranzabal necesitaría el aval del 25 % de los clubes miembros de la Asamblea. Según diversas fuentes, contaría actualmente con el apoyo de 11 de los 42 clubes, con lo que podría presentarse. Cuando Tebas fue elegido en 2013 contó con el apoyo de 32 de los 42 clubes. Ahora habría perdido un voto.

Sea como fuere, Javier Tebas parte como favorito para ser reelegido aunque le ha salido un rival preparado y con fuertes apoyos. Veremos.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99