Menú Portada

Arranca el Gran Premio de Italia con el futuro de todos los pilotos punteros de MotoGP decidido… menos el de Marc Márquez

Mayo 19, 2016
marc marquez

En la rueda de prensa de pilotos del jueves estarán casi todos los que ya conocen su futuro. A las doce del mediodía está previsto el comunicado oficial de Suzuki, despidiendo con honores a Maverick Viñales, mientras que unas dos horas después se producirá la bienvenida oficial por parte de Yamaha.

Y decimos casi todos porque falta por confirmar a Andrea Dovizioso ante los periodistas, ahora que es el elegido por Ducati como compañero de Jorge Lorenzo. Es posible que sustituya al su tocayo Andrea Iannone, que a su vez suena con fuerza como futuro piloto de Suzuki tras perder su “asiento rojo” de cara a 2017. El caso de Marc Márquez es de traca: por eso lo dejamos para el final.

Dani Pedrosa, a por un récord

El piloto de Castellar sí ha sido convocado a última hora, tras su renovación por dos años más con Honda. Finalmente, las noticias que aseguraban que por fin cambiaría de moto, se perdieron como lágrimas en la lluvia. Ya lo asegurábamos en esta web: la primera opción de Lin Jarvis en Yamaha era fichar a Viñales y la prioridad de Honda era retener al catalán.

Dani Pedrosa correrá el próximo domingo su GP número 250, todos con Honda en todas las categorías. Y acaba de firmar los próximos 48, también con la firma del ala dorada. Dani no es solamente un “perfecto compañero” para Márquez o un gran trabajador en el desarrollo de la moto. Sencillamente, es que, colocadas las otras piezas (top riders, se entiende) en el resto de motos, realmente no existe en la parrilla de MotoGP nadie mejor que él. Así de claro.

Mick Doohan estuvo once temporadas en HRC. Pedrosa batirá este récord, dato absurdo, por otra parte, en la cabeza de cualquier piloto con instinto ganador. Y  Dani lo tiene y, sobre todo, siguiendo en su casa de toda la vida, lo podrá mantener, para seguir luchando contra quienes le ganan casi siempre, que por ahora son sólo tres.

Yamaha recupera su rumbo, presente y futuro

El fichaje de Maverick Viñales era lo que Jarvis quería, lo que a Iwata (Yamaha Japón) le ilusionaba y lo que a Telefónica le valía, toda vez que el sueño de contratar a Marc Márquez sigue siendo un imposible metafísico. En ningún caso la opción de Pedrosa constituía una prioridad del patrocinador español  del equipo en forma de venganza contra Repsol, con quien se casó Dani hace diez años. Si existe algún juego de ejecutivos en este sentido (por cierto: existe) el objeto de deseo de Movistar tras su regreso a MotoGP ha sido, es y será Marc.

El deseo de Viñales de cambiar fue inmediato. El retraso lo produjo el contrato. El retraso, decimos, y los `macutazos´. No sólo de la prensa, también de los despachos. Davide Brivio se mostró resignado en primera instancia, dando por perdido a su piloto, pero desde Hamamatsu alguien levantó el dedo y el teléfono. Y el campeonato pujó por que Suzuki no perdiera a su promesa rampante. No había nada que hacer: cuando quieres irte te vas, en las motos como el fútbol. Y si te llamas Maverick, con más razón. Le costará dinero, pero ganará mucho más, y muchas cosas más. También presión, pero así se corre, y así ganan, los auténticos campeones.

Pero Yamaha no tiene, solamente, asegurado su futuro: también trabaja duro en su presente. Jorge Lorenzo llega a Italia líder y Valentino Rossi tercero. Michelin trae la carcasa de Le Mans que le gustó a Jorge y podemos poner un dólar por su victoria el domingo, tal vez como lo hizo en Francia: sin dar opciones. Y otro a que Rossi volverá a dar una lección de experiencia. Jarvis sigue teniendo la misma papeleta que el año pasado: dos gallos en el mismo gallinero. Nada ha cambiado, nadie, en ese garaje, tampoco. Aún.

Marc Márquez tiene lentejas de almuerzo

Y ojo, porque lo más probable es que al piloto, esta situación no le importe en absoluto. El de Cervera ya le dijo en privado a Shuei Nakamoto, jefe de Honda a punto para su jubilación, que su prioridad es volver a ganar con Honda. Volver a ganar, lean bien. Por supuesto que Marc mira de reojo los movimientos de sus rivales y el salto de Lorenzo le atrae, pero no se plantea salir por la puerta de atrás de un equipo como el que le apoya desde siempre. Ganando, es otra cosa. Porque ganar, lo es todo.

Eso sí, el dinero es otro tema; por eso el piloto se desvincula de ello todo lo que puede. Las negociaciones en firme para la renovación se iniciaron con el mercado en ebullición y las motos buenas cayendo poco a poco. Se habla de una oferta de Honda de ocho millones por año, una posible subida a nueve; pero jamás los doce que pide el manager de Marc Márquez. Ahora no existe lugar mejor al que ir; ahora sólo queda la opción de quedarse. Por eso, el sueldo serán lentejas: si quieres las tomas, si no, las dejas. Tienen mucho hierro, por cierto.

Se puede, se está hablando, de hecho, de otros detalles. La fórmula de un contrato de dos años con la posibilidad de no cumplir el segundo si existe una oferta concreta, o si no se cumplen objetivos, es posible que se produzca. Ya le sirvió a Jorge Lorenzo el año pasado. A día de hoy, ni HRC ni Marc tienen prisa. No parece que se anuncie nada en Mugello, teniendo el GP de casa, Montmeló, a la vuelta de calendario.

Diego Lacave

@DiegoLacave