Menú Portada

“Armonía”, el nuevo libro del Príncipe de Gales, llama a la revolución ecológica y de las conciencias

Octubre 28, 2010
pq__Charles.jpg

Una vez más el Príncipe de Gales, cuyas nada reprimidas ideas sobre cuestiones de candente actualidad causan mucha molestia entre la clase política británica, ha sorprendido a sus conciudadanos con la publicación, a comienzos de octubre, de su nuevo libro titulado “Armonía. Una nueva forma de mirar a nuestro mundo”. La obra, que de nuevo apela al despertar de las conciencias para que se pueda alcanzar una mayor sostenibilidad en el mundo, gira en torno a temas de enorme interés y preocupación para el Príncipe Charles como la ecología, el desarrollo sostenido, la nueva arquitectura, la espiritualidad, el cambio climático, la medicina y la salud, la necesidad de un abordaje holístico en la ciencia y en la medicina, y la creciente desconexión de la sociedad moderna.
 
Se trata, en suma, de una reflexión profunda en torno a todo aquello que, a su entender, hemos perdido en el mundo moderno tanto en términos de valores como a causa de nuestra cada vez más difícil y distanciada relación con la naturaleza. Este nuevo trabajo del Príncipe de Gales, que no es el primero en este ámbito del conocimiento, ha generado gran polémica en el Reino Unido por mostrar aquellos desequilibrios que, en sus propias palabras, “están en el núcleo de la crisis actual y que ahora amenazan a nuestra civilización”.  

Personaje incómodo

El Príncipe de Gales, que al igual que la reina doña Sofía, fue educado de acuerdo a los singulares principios pedagógicos de Kurth Hahn en la escuela de Gordonstown, se ha erigido sin ambages en un paladín de una nueva forma de pensar, pero su franqueza en relación con temas que tocan de forma directa a cuestiones políticas pone en entredicho el tradicional silencio democrático de la familia real británica en torno a cuestiones de opinión.

 
Personaje cada vez más incómodo en ciertos círculos de su país, el Príncipe Charles firma este libro que, según un portavoz de su residencia oficial de Clarence House, es de su autoría pero en colaboración con Tony Juniper, ex director de la organización “Friends of the Earth”, y con Ian Skelly, un colaborador de BBC Radio. La obra, publicada y ricamente ilustrada, al precio de 25 libras esterlinas, por la prestigiosa editorial “Harper Collins” en su colección “Blue Door”, ya cuenta con una edición más sencilla para niños, que tiene pretensiones pedagógicas, y con su propio DVD 
 

Al igual que el rey Enrique VIII se proclamó en su tiempo “Defensor de la Fe”, en una reciente entrevista el Príncipe de Gales se ha declarado absolutamente determinado a ser “Defensor de la Naturaleza” lo cual, reconoce, es una temeridad por atreverse a “poner en cuestión el poderoso status quo del racionalismo científico moderno” tan íntimamente relacionado con los poderes del “Establishment”. A eso, a ser Defensor de la Naturaleza, es a lo que ahora afirma querer dedicar el resto de su vida, añadiendo: “Pienso que las personas no acaban de entender lo mucho que requiere el sacar la cabeza por encima del parapeto de las conveniencias y de lo establecido. No es nada agradable que a uno le estén siempre cortando la cabeza. Pero lo que siento lo siento muy profundamente, y sé que este libro va a liberar los látigos de todas las críticas”.
 
Dispuesto a arrastrar esas críticas, como la que se le hace por los 60.000 euros gastados en viajes por el Reino Unido para la redacción de este trabajo, el Príncipe Charles se afirma cada día más en sus ya conocidas posiciones cosa que, sin duda alguna, hace peligrar poderosamente su posición como heredero de una corona cuyos representantes han sostenido siempre, como principio de pulcritud democrática, el mantener la mayor discreción posible frente a cuestiones de opinión tan espinosas y tan trascendentes como estas.
 

Ricardo Mateos